De cara

Messi no espera a Cristiano

Seis a uno. Cuatro a cero. Van dos jornadas de Liga y el Barcelona ya le saca cinco puntos al Barça. Van dos jornadas y Messi ya le aventaja en cuatro goles a Cristiano Ronaldo. Tito Vilanova ya cuenta con una expulsión. Mourinho es un ángel, aunque está más enfadado que nunca. No se enoja con los demás (ni recurre a paranoias) sino con los suyos, con su propio equipo. Tres encuentros oficiales ya y no ha ganado ninguno. En todos ellos llegó a ponerse por delante (quizás es eso, darse antes de tiempo por ganador). Un mundo raro.

La conferencia de prensa de Mourinho fue elogiosa con el rival y la más dura con sus futbolistas desde que entrena al Madrid. No mencionó ningún nombre como otras veces, pero utilizó palabras como partido inaceptable y horrible, dos goles ridículos, no se puede trabajar más la organización defensiva a balón parado pero algún futbolista no ha cumplido su misión... El campeón tiene un problema. Y no es físico ni futbolístico. Es de actitud, según el relato del propio jefe. Y urgente de resolver. La Liga no le espera.

El Barcelona también enseñó sus agujeros. Ganó, pero no estuvo bien. Defendió mal y le faltaron ideas en ataque. Especialmente sangró por donde se esperaba, los balones cruzados desde la banda que le tocan cerrar a Jordi Alba. Ya le pasó en los Juegos al lateral, anunció que por ahí flojea. Y le ocurrió de nuevo ayer. Los rivales lo saben y Tito aún no ha encontrado la forma de corregir la carencia. Alba no es Abidal. El problema no es quién cubre su flanco cuando sube, que para eso está Busquets (menos eficaz, eso sí, de lo que cuenta su leyenda: repasen también el centro del gol navarro). Sino cómo tapa el suyo, cuando el que sube es Alves y los centrales basculan.

La ventaja del Barça es que tiene a Messi, que incluso saca petróleo de sus peores días (los del equipo y los suyos propios). Por ahí, el Madrid sí ha echado de menos a Cristiano, que no se ha estrenado aún en lo que va de campeonato. No está determinante. No cuando las cosas se tuercen. Las comparaciones con el argentino, como casi siempre, le dejan mal.

Pero no fue Cristiano el único que no apareció en Getafe. Albiol volvió a preguntar con su actuación cómo es posible que sea internacional, Sergio Ramos se comió a Varela en el primer gol, Benzema no tuvo una sola ocurrencia… La Liga no ha hecho más que empezar y los resultados ya han desatado la primera tormenta. El mundo miraba a Tito, el técnico que se sometía a examen en este inicio de curso, pero los dolores los tiene Mourinho. Está desconocido para bien, deportivo y elegante, pero su Madrid no responde.     


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba