Cultura

Tras dos años sin concederse, el Premio Velázquez reconoce a Jaume Plensa

Ramón Gaya, Cildo Meireles, Antoni Tapies, Pablo Palazuelo, Antonio López, Antoni Muntadas y más recientemente Artur Barrio han sido reconocidos con este premio que ahora se concede a Jaume Plensa. A pesar de publicarse su convocatoria en el BOE, éste no había sido otorgado desde 2011.

Jaume Plensa.
Jaume Plensa. EFE.

 El Premio Velázquez ya tiene quien lo reciba. Después de dos años sin concederse,  Jaume Plensa ha sido galardonado con el que muchos llaman el Cervantes de las artes plásticas. Dotado con 100.000 euros, el reconocimiento le ha sido concedido al catalán por “su renovación del lenguaje plástico de la escultura y sus propuestas de gran intensidad estética", según el fallo del jurado hecho público  por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

Plensa es uno de los artistas plásticos con más proyección nacional e internacional. Fue reconocido con el Premio Nacional de las Artes Plásticas debido a su preocupación por la humanización del espacio urbano. Tras sus estudios en la Llotja, la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona, y en la Escuela Superior de Bellas Artes de Sant Jordi, trabajó en talleres de forja y mecánica. Y del hierro forjado y fundido, origen del que parte su obra, pasó a incorporar materiales tan diversos como el cristal, el plástico, el alabastro, la resina, el nylon e incluso el sonido y la luz.

En su obra, el eje central lo protagoniza el hombre y su relación con el entorno; y de hecho, el espectador puede tocar algunas de sus piezas, escucharlas o entrar en ellas. Plensa, que muchas veces ha recalcado que su obra debe más a poetas como Baudelaire, Blake, Goethe, José Ángel Valente o el valenciano Vicent Andrés Estellés que a los artistas, siempre se ha alejado de la escultura tradicional.

El Libro de Vidrio, de 1982, abrió su etapa de esculturas realizadas en hierro forjado y, aunque en un principio solamente lo forjaba, moldeando piezas previamente fabricadas, pronto descubrió las ventajas del hierro fundido, un material más susceptible de ser modelado y que tiene, según el autor, "un carácter más ancestral y primitivo".

Entre 1984 y 1986, realiza obras más figurativas como los Zoomorfismos; pero pronto vuelve a la abstracción y a lo simbólico y en 1986, da el paso definitivo hacia su particular mundo abstracto. El cuerpo humano es clave en su obra, al que considera un "espacio de resonancia poética del individuo", así como la luz, el silencio y la poesía, tal y como reflejan obras como Song of Songs, Three Graces, o Wispern, esculturas que poseen luz interior.

Al ser consultado por la prensa, el artista se ha mostrado sorprendido por el Premio. "La escultura es una de las formas más perfectas para plantear esas grandes preguntas existenciales que en un momento u otro todos los seres humanos nos hacemos", afirmó.

Preguntado por la situación de la escultura en España, ha señalado que la no está "muy al corriente", ya que se pasa la vida en el estudio "en una lucha permanente en intentar resolver" sus propios problemas.

Además de Plensa, están en posesión del Velázquez de las Artes Plásticas los españoles Ramón Gaya, Antoni Tapies, Pablo Palazuelo, Antonio López, Luis Gordillo y Antoni Muntadas, así como al mexicano Juan Soriano, el brasileño Cildo Meireles, la colombiana Doris Salcedo y el brasileño de origen portugués Artur Barrio.

El Velázquez regresa

Según las bases reguladoras del Premio, este debe tener carácter anual y no puede quedar desierto. La convocatoria de su edición de 2012 fue publicada en el BOE en junio del pasado año. Sin embargo, en ese tiempo no hubo ni rastro del premio: ni candidatos ni ganador.

Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, sí se había realizado la convocatoria, sólo que el proceso no había podido completarse ya que las asociaciones de arte e instituciones calificadas para proponer a los artistas candidatos no habían presentado ningún nombre. Incluso, hace unos meses, La Unión de Asociaciones de Artistas Visuales (UNION mostraron su negativa a colaborar con el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes en la selección de las personas que puedan formar parte del jurado del Premio Velázquez de las Artes Plásticas, por considerar que la actitud del gobierno a la cultura es “hostil”.

El Velázquez, creado en el año 2002 para premiar el conjunto de la obra de un creador del ámbito de las artes plásticas en Iberoamérica, contempla entre sus bases que las Academias de Bellas Artes, los museos de Arte Moderno y Contemporáneo, las asociaciones de críticos de arte, los autores premiados en anteriores convocatorias, los miembros del jurado y otras instituciones vinculadas a las artes plásticas tanto en España como en los países de Latinoamérica y Portugal pueden presentar sus candidaturas al premio.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba