Cultura

El Museo del Prado lanza una web con un millar de obras de Goya

Hasta ahora la colección del Prado de Goya, la mayor y más importante que existe, solamente era conocida a través de publicaciones parciales. Goya en el Prado pone a disposición del usuario las más de mil obras del artista, entre pinturas, dibujos, estampas y documentos, que se conservan en el Prado, muchas no expuestas habitualmente.

El Museo del Prado lanza una web con un millar de obras de Goya
El Museo del Prado lanza una web con un millar de obras de Goya

El Museo Nacional del Prado ha puesto en marcha Goya en el Prado, un sitio web alojado dentro de la página institucional del Museo dedicado exclusivamente a Goya y que muestra por primera vez en su integridad la extraordinaria colección de obras y documentos del artista que conserva la pinacoteca.

Hasta ahora la colección del Prado de Goya, la mayor y más importante que existe, solamente era conocida a través de publicaciones parciales. Goya en el Prado pone a disposición del usuario las más de mil obras del artista, entre pinturas, dibujos, estampas y documentos, que se conservan en el Prado, muchas no expuestas habitualmente. Además, incluye documentos imprescindibles para conocer su personalidad, como las cartas a su amigo Martín Zapater.

 Organizado por tipos de obra (pinturas, dibujos, estampas, documentos) el sitio ofrece una rigurosa información técnica e histórica de cada una de las obras, así como un amplio apartado bibliográfico, fruto de los trabajos de investigación y documentación desarrollados por el Museo en los últimos años. También proporciona imágenes en alta resolución (mín. 5Mb; 150-300ppp), que permiten apreciar con extraordinario detalle todas las obras y compararlas entre sí.

Apartados

El aspecto más conocido de la colección por su visibilidad en las salas del Museo es el conjunto de 152 pinturas, que abarcan toda la carrera de Goya y entre las que se encuentran sus obras más conocidas. Este conjunto se organiza por series y géneros: cartones para tapices, pinturas negras, pintura religiosa, asuntos históricos, pintura alegórica, las Majas, retratos y pintura de género. Asimismo se incluyen cuadros de seguidores e imitadores y también copias tardías.

Asimismo, el Museo del Prado conserva 620 dibujos de Goya, incluyendo los que forman el Cuaderno italiano, que conforma la mayor colección existente. La importancia de este conjunto es muy elevada, tanto desde un punto de vista cuantitativo como por su relevancia en la renovación formal y técnica del arte del dibujo a fines del siglo XVIII.

El Museo del Prado conserva 620 dibujos de Goya, incluyendo los que forman el Cuaderno italiano.

En los álbumes se revela el dominio espontáneo de la técnica, el poder de la invención y la fuerza del medio para transmitir el universo interior del artista. Concebidos para ser contemplados en intimidad, a modo de diario visual, estos dibujos constituyen la obra más privada del pintor.

Los dibujos preparatorios constituyen el medio gráfico donde Goya plasmó las ideas preliminares de cada una de las composiciones que posteriormente grabó sobre las láminas de cobre y que forman sus series de estampas.

En cuanto a las estampas, el Prado guarda ejemplares de las primeras ediciones de las series de Goya (Copias de Velázquez, Caprichos, Desastres de la guerra, Tauromaquia, Disparates) así como importantes pruebas de estado de los Caprichos y otras estampas sueltas.

En cuanto a las estampas, el Prado guarda ejemplares de las primeras ediciones de las series de Goya.

Goya desarrolló a través del grabado una actividad artística totalmente independiente, en la que el mundo de las ideas adquirió un protagonismo sin parangón en la época. Realizadas con un extraordinario dominio de las distintas técnicas, en especial su capacidad para combinar el aguafuerte y el aguatinta, estas series sitúan a Goya a un nivel que ningún otro artista había alcanzado hasta entonces.

Documentso Reveladores

Por último, los documentos manuscritos de Goya, de los que el Museo conserva 123, tienen un papel esencial para su conocimiento como artista y ser humano. En este sentido las cartas a su amigo Martín Zapater, escritas entre 1775 y 1799, los años del ascenso de Goya en la corte hasta su nombramiento como Primer Pintor de Cámara, además de aportar información biográfica de tipo profesional y personal, revelan sin reservas su carácter.

Los documentos manuscritos de Goya, de los que el Museo conserva 123, tienen un papel esencial para su conocimiento como artista y ser humano.

Lo mismo ocurre con una de las últimas cartas escritas por el pintor desde su exilio en Burdeos, en este caso al banquero Joaquín María Ferrer, que constituye lo más parecido a un testamento vital del artista en su vejez.

Por último, el comentario manuscrito de los Caprichos es una fuente excepcional para comprender el significado otorgado a esta serie en época de Goya.

Además de la bibliografía específica contenida en cada una de las obras, esta web ofrece una biblioteca digital, que contiene las principales publicaciones sobre el artista editadas hasta 1920, muchas de ellas de difícil acceso, que han constituido las bases del saber posterior sobre el artista.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba