Cultura

El escritor Jordi Llobregat 'descuartiza' a la Barcelona de 1888

Para algunos es novela negra, aunque eso no la excluye del género histórico. Sea como sea, el asunto empieza con un asesinato y las mutilación de un grupo de chicas a pocos días de inaugurarse la primera Exposición Universal en Barcelona.

Una imagen de la Barcelona de la Exposición Universal de 1888.
Una imagen de la Barcelona de la Exposición Universal de 1888.

El secreto de Vesalio (Editorial Destino), del escritor valenciano Jordi Llobregat, se desarrolla en la Barcelona de 1888. A pocos días de inaugurarse la primera Exposición Universal en España aparecen los cuerpos horriblemente mutilados de varias muchachas. Sus heridas recuerdan a una antigua maldición de la ciudad olvidada hace ya largo tiempo. El asunto tiene bastante más hilo de dónde tirar, sin embargo, el director del Festival Valencia Negra, se centra en la confección de una trama que mezcla investigación y crímenes con pincelada histórica.

Tres personajes forman parte de esta historia. El primero es Daniel Amat, joven profesor residente en Oxford, quien recibe la noticia de que su padre ha muerto, lo que le obliga a volver a Barcelona después de años de ausencia. A partir de ese momento, se verá arrastrado a la persecución de un despiadado asesino mientras se enfrenta a las consecuencias de su propio pasado. En esa búsqueda se le unirán Bernat Fleixa, reportero del Correo de Barcelona, cuyo único interés es conseguir una noticia que le haga famoso, y Pau Gilbert, un enigmático estudiante de medicina que oculta un secreto.

El otro gran personaje alrededor del cual gira la historia es Vesalio, un médico belga del siglo XVI considerado padre de la anatomía moderna y que fue condenado a la hoguera por haber diseccionado a un hombre vivo. Felipe II le conmutó la pena por una peregrinación a Jerusalén de la que no volvió. Murió en una isla griega en extrañas circunstancias. Esa presencia atravesará todo el libro, como motivo e idea fuerza. Sobre esta novela, cuyos derechos ya se han vendido a 18 países, conversa el escritor con Vozpópuli.

-¿El punto neurálgico de la novela cuál es exactamente: la ciencia, el misterio, el pasado? ¿Acaso todo a la vez?

-Yo creo que es la mezcla de todo junto y, sobre todo, el equilibrio entre historia, ciencia y misterio. A lo que añadiría la inclusión de temas de calado que trata la novela de modo sutil por medio de los personajes, como el peso de la culpa, las consecuencias del pasado, la situación de la mujer a finales del siglo XIX… y en general, lo que otorga consistencia a la trama de aventura y misterio.

"Creo que las buenas historias no se agotan, independientemente del género que utilicen para expresarse"

-Da la impresión de que, más que un tema, le interesó un personaje: Vesalius. Sin embargo, El secreto de Vesalio tiene tres tramas pero en ningún momento aparece Vesalius. ¿Por qué?

-Vesalio y su gran obra, De Humanis Corporis Fabrica, aparecen de modo transversal durante prácticamente toda la novela. De humanis funciona a modo de McGuffin puesto que provoca la acción de los personajes. A Vesalio, por su parte, me gusta considerarlo como un cuarto protagonista invisible pero siempre presente, al fin y al cabo, comparte muchas características personales con el resto de protagonistas. De hecho, estoy seguro que hubiera estado encantado de vivir las peripecias de la novela junto con Daniel, Bernat y Pau.

-Elige la Barcelona gótica de finales del siglo XIX la ubicación mejor que se podría soñar, con el trasfondo de la Exposición Universal de 1888, ¿qué otros personajes históricos o inspirados en tales aparecen a propósito de esa circunstancia?

-Aparecen varios personajes históricos como el alcalde Rius, el mismo Comité de los Ocho, el doctor Juan Giné y Partagas -al que modelo como personaje de forma más profunda-, también alguno de los profesores de la Facultad de Ciencias Médicas... Me resulta bastante atractivo incorporar personajes reales a la novela y es muy divertido permitirme ciertas licencias al respecto, siempre desde el respeto y la verosimilitud de la historia.

-¿Cómo darle la vuelta a la idea de que el thriller histórico está agotado?

-Creo que las buenas historias nunca se agotan, independientemente del género que utilicen para expresarse. Los lectores son inteligentes y lo saben.

-Para ser una primera novela... 18 traducciones antes de salir suponen, por decir lo mínimo, un espaldarazo.

-Sin duda. En ese sentido, me siento muy feliz pues supone que lectores procedentes de culturas de lo más diversas vayan a leer El Secreto de Vesalio. Estoy impaciente por recabar la reacción de esos lectores porque estoy seguro que será de lo más interesante.

-Es una primera novela publicada, pero no escrita, ¿cierto? ¿Desde hace cuánto escribe? ¿Le interesa algo más que el Thriller?

-La primera novela terminada sí que lo es, aunque contar historias lo he hecho desde que tengo memoria. En serio, lo que se dice en serio, podríamos decir que escribo desde hace seis o siete años. Como lector, me atrae cualquier buena novela sin distinción de género, de igual modo me ocurre como escritor, me interesan todos aquellos instrumentos narrativos que me permitan y que se ajusten mejor para contar una buena historia. Es lo único importante.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba