Cultura

El escritor Philip Roth cuelga los guantes en la tele: deja de escribir definitivamente

Su ficción es rabiosa, polémica, ofensiva. Pero él, a sus 81, ya no está para enfurecer a nadie. Este martes ha sido su última aparición pública en la cadena de televisión británica BBC. El Premio Príncipe de Asturias de Las Letras y Pulitzer se calza ahora las pantuflas.

El novelista norteamericano en una foto de archivo.
El novelista norteamericano en una foto de archivo.

Siempre fue un gamberro y no va a cambiar a sus 81. A diferencia de John Updike, el cronista de la clase media americana, Philip Roth concentró su energía en una ficción rabiosa y polémica que lo convirtió en el príncipe -de Asturias 2012- de una corte como ninguna. En su obra ha abordado y descrito la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial o el macartismo. "Su chorro de creatividad es casi shakespeareano", declaraba a finales de los noventa el crítico Harold Bloom.

Pero Roth está cansado. De escribir. De bajar a la mina. Lo ha dicho varias veces: que no volverá a escribir ni a aparecer en público. Este martes ha sido la última,  en la cadena pública británica BBC. Se trata de la última aparición en pantalla del escritor, que atesora un premio Pulitzer por su novela American Pastoral (Pastoral americana), y que pondrá fin así a su carrera literaria. En 2004, el autor estadounidense afirmó que no concebía "una vida sin escribir", pero la fe le duró lo que las ganas y en 2012 anunció su retiro.

Su obra literaria está compuesta por más de treinta títulos. Para algunos, la verdadera destreza del autor de El teatro de Sabbath (1995), Pastoral Americana (1997) y La mancha humana (2000) está en su capacidad para hacer que el lector permanezca con los ojos abiertos ante los momentos más desagradables de la existencia cotidiana. Lo hace en Patrimonio (1991), cuando el narrador se convierte en testigo de la agonía y muerte de su padre. Lo hace, en distintos momentos de su obra, con la enfermedad o la vejez.

Para la crítica norteamericana, a partir de La mancha humana (2000) y de otros títulos como títulos como El animal moribundo, La conjura contra América, Everyman, Sale el espectro, Indignación y Humillación, Philip Roth, en lugar de recurrir a lo mejor de su escritura, parecía comenzar a repetirse. Esa era la idea de fondo que compartían las columnas de libros hasta la llegada de octubre de 2010, cuando se publicó Nemesis, la que para muchos fue, con diferencia, una de sus mejores obras.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba