Cultura

Antonio Gala: "No se puede decir que tenemos un Gobierno de gilipollas, pero sí puede pensarse"

Recuperado tras un duro tratamiento, a sus 76 años, el escritor reaparece para presentar su libro de aforismos Quintaesencia, publicado por la editorial Planeta. El libro reúne los pensamientos sobre el amor, la naturaleza, la belleza, el sexo, España, o Dios.

Después de llevar tiempo fuera del escaparate público y de superar con éxito un duro tratamiento, Antonio Gala ha aparecido para presentar su libro de aforismos Quintaesencia y lo ha hecho derramando humor, sinceridad y sarcasmo. "Sigo moribundo, porque la vida es estar muriendo y nada más". Un Gala "moribundo" con muy buen aspecto: buen color, ataviado con sus característico pañuelo al cuello, su bastón y cubierto con un poncho, que le daba un aire a lo Chavela Vargas; en todo caso, y como siempre, con un aspecto refinado y singular.

A sus 76 años, con cuatro millones de ejemplares vendidos y más de quinientos premios, Antonio Gala ha decidido salir porque ha debido pensar que "la soledad se lleva mejor en compañía", como reza uno de los muchos aforismos de su libro y así ha hecho las delicias de las multitud de periodistas que han asistido al Jardín Botánico de Madrid a la presentación del libro. Gala ha hablado de todo y de todos, a repartido con sutileza y gracia a tirios y troyanos y de Quintaesencia, publicado por Planeta, ha hablado poco. El libro reúne los pensamientos sobre el amor, la naturaleza, la belleza, el sexo, España, o sobre Dios, del narrador, dramaturgo y poeta, nacido en Brazatortas, Ciudad Real, aunque Cordobés de vida y adopción.

"Este libro no está mal -ha espetado-. Supongo que habrá gente que le guste y a otros que no, con algunas de las citas ya no estoy de acuerdo. Yo hubiera quitado alguna y hubiera hecho el libro más pequeño, para leerlo en el metro. Es un resumen de mi vida. Una referencia de mi obra de pensamiento, no de ficción". Los aforismos de las casi 350 páginas de Quintaesencia han sido reunidos por Isabel Martínez Moreno, una experta en la obra de Antonio Gala, el escritor que ha dicho que una frase de su juventud que hoy no volvería a repetir es la "Si Dios quiere", porque con este tema se ha llevado "una decepción muy grande".

Y por contra ha dejado muy claro que la frase o pensamiento que hoy sí diría sería: "Dejad que los niños se acerquen a mí". "Ahora solo tengo un perrillo, tengo mucho sitio en casa y siempre he echado de menos niños a mi alrededor. "Siento no tenerlos. Amo a los niños", ha recalcado. Pero el autor de El manuscrito carmesí también ha hecho un repaso de su carrera y ha dicho que se considera alguien que ha cumplido con lo que pensaba que tenía que cumplir, y ha defendido su compromiso y papel social. Todo eso mezclando comentarios y jugando con su perdida de memoria. "Estoy como un gazpacho", ha soltado riendo.

"Yo no soy un escritor de anécdotas. Ahora voy a Córdoba para hablar con Médicos sin Fronteras que es una asociación que adoro, y hasta en mi novela Más allá del jardín había una escritura que hablaba del genocidio en Ruanda", ha explicado."He cumplido -dice-, he sido sincero y he dicho verdades antipáticas, incluso para mí; por eso, el empeño que tiene mi editora de que escriba una biografía, me resultaría doloroso por tener que volver al pasado y hablar de nombres y denunciar a personajes".

"Antes -continúa- esas memorias se llamarían Autorretrato con paisaje al fondo y hoy, con este estado de humor que tengo, se llamarían No os levantéis, conozco la salida". Y aunque ha confesado que ahora se sentía "menos ácido, más comprensivo", sí que ha dicho que del personaje que hablaría -"porque le odio a muerte"- es de Arias Navarro, y a continuación ha hecho una parodia del que fuera presidente del Gobierno con Franco el día que éste anunció la muerte del dictador. "Cuando quiero reírme me pongo en la tele lo de españoles Franco ha muerto", ha dicho imitando la voz del político.

El dramaturgo ha reiterado su agradecimiento a los lectores a los que dice es fiel y ha recordado su vocación social con la Fundación que lleva su nombre para jóvenes creadores, una faceta que también suple, asegura, a los hijos que no ha tenido. Gala, que sigue escribiendo en El Mundo su breve columna La Tronera, donde opina de todo y no se casa con nadie, ha reiterado que, aunque no es de ningún partido político y que solo votó el día del referéndum sobre la Constitución en 1978, tiene ideales.

"Y voté la Constitución -ha precisado- porque me lo dijo Pilar Miró que tenía que ir; por cierto, una Constitución que se ha reformado muy poquito y tenía que ser reformada bien, como en el asunto de la Ley Sálica" (que establece la preferencia del varón a la mujer en la sucesión a la Corona). Antonio Gala ha cerrado su intervención diciendo que de libertad va "muy bien", y que la gente sí que puede utilizar la libertad, en este momento, como quiera, aunque hay que saber usarla. "No se puede decir que tenemos un Gobierno de gilipollas, pero sí puede pensarse", ha concluido el escritor.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba