Cultura

El sector libro se alivia por los buenos resultados de la Feria pero no canta victoria

Tras dos años de pérdidas acumuladas cercanas al 29%, los libreros dan un respiro tras la edición de la feria del Libro de este año. ¿Basta eso para cantar victoria? Sin duda que no. El sector editorial se enfrenta a un 2013 muy duro.

El sector libro se alivia por los buenos resultados de la Feria pero no canta victoria
El sector libro se alivia por los buenos resultados de la Feria pero no canta victoria

Siete millones de euros en ventas, ése ha sido el resultado final de la feria el Libro de Madrid de 2013. El año pasado los números no fueron tan buenos: apenas 6,5. El incremento de esta edición  supone entonces un 9,3 por ciento más respecto al pasado año, una cifra que libreros y editores reciben con optimismo después de más de tres años con números rojos.

Ya desde finales de la semana pasada, con la feria aún en sus últimos días,  los expositores manifestaban de qué forma había crecido no sólo la afluencia, sino la compra de libros. "Es evidente que la mayoría de las personas esperó los descuentos de la feria para comprar libros". Así lo explicó a Vozpópuli  Aldo García, quien lleva diez años al frente la librería Antonio Machado.

Hay que ser realistas, por supuesto. Una buena feria no significa, ni mucho menos, la recuperación de un negocio visiblemente afectado por la crisis. "El sector estaba y sigue estando mal porque el 2013 ha arrancado fatal ", reconoce Teodoro Sacristán, director de la Feria del Libro.

En lo que a las ventas de libros en España se refiere ya en las cifras de 2010, la cantidad ejemplares vendidos alcanzó los 228.23 millones de libros, un 3,4% menos  que en 2009. Lo peor llegó en 2011: se vendió un 6,2% menos, según arrojó el Sistema de Indicadores Estadísticos y de Gestión de la Librería en España realizado por CEGAL.

Para entender lo que pasa en el sector hay que ir más allá de las ventas. En 2011 la tirada media cayó en un 22% respecto al año anterior, una proporción similar al descenso en el número de ejemplares impresos (24% menos). En total se editaron 100 millones de ejemplares, un dato que se mire como se mire es negativo: es menos de la mitad de lo que se imprimió en 2002. ¿La burbuja editorial comienza a desinflarse? Es posible.

En las dos semanas y media que ha durado la Feria, la afluencia de gente ha sido masiva, aunque también es cierto que este año el encuentro ha sido especialmente mediático. A los escritores clásicos, a los literarios o los autores de best sellers que acuden cada año a la Feria, como Almudena Grandes, Antonio Muñoz Molina, Javier Marías, Juan José Millás, Manuel Vicent, Fernando Aramburu, Javier Cercas, Julio Llamazares, Matilde Asensi o Javier Sierra, se han sumado los comunicadores y personajes mediáticos. Por ejemplo, el fenómeno de firma de libros del chef Jordi Cruz, del programa Master Chef.

No cabe duda de que la edición de este año tuvo un perfil más comercial, orientado a la venta y no necesariamente a la contundencia de las actividades culturales asociadas. Sólo basta comprobar cómo este año, a diferencia de otros no hubo país invitado, de la misma forma en que se programaron más firmas de ejemplares que conferencias o presentaciones.

El sector ha tenido, menos mal, una buena noticia. Pero no ha ganado la batalla de la bajada de las ventas generales. El sector debe enfrentar todavía los retos de los últimos trimestres para evitar un 2013 tan castigado como el año anterior.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba