Cultura

La Fura dels Baus estrena una ópera de Verdi con trazos políticos y sociales

Doscientos años después del nacimiento de Verdi, la Fura dels Baus recupera el sentido político de Un ballo in maschera (Un baile de máscaras), una obra que pasó por diversas censuras en un momento convulso en Italia, aunque no se olvida de destacar la dimensión humana y contradictoria de sus personajes.

La Fura dels Baus estrena una ópera de Verdi con trazos políticos y sociales
La Fura dels Baus estrena una ópera de Verdi con trazos políticos y sociales

La compañía teatral La Fura dels Baus, considerada una gran innovadora de las artes escénicas, estrena en Australia su nueva obra con pinceladas políticas y sociales creada a partir de la ópera Un baile de máscaras, de Giuseppe Verdi. El estreno mundial de esta adaptación de la popular ópera del compositor italiano que incorpora a personajes inspirados en los que han dado vida al movimiento de "los indignados", ha elegido como escenario la emblemática Casa de la Ópera de Sídney.

Dirigida por el español Álex Ollé, con la colaboración de la argentina Valentina Carrasco, la adaptación cuenta con las voces del tenor mexicano Diego Torre, el barítono australiano de origen argentino José Carbó y la soprano georgiana Tamar Iveri, además de la batuta del italiano Andrea Molino. Doscientos años después del nacimiento de Verdi, la Fura dels Baus recupera el sentido político de Un ballo in maschera (Un baile de máscaras), una obra que pasó por diversas censuras en un momento convulso en Italia, aunque no se olvida de destacar la dimensión humana y contradictoria de sus personajes.

La versión de Ollé mantiene la historia del asesinato del rey Gustavo III de Suecia (Torre), así como el triángulo amoroso entre el monarca, su mejor amigo y secretario, el conde Anckarström (Carbo), y la esposa de éste, Amelia (Iveri). Pero lleva a los escenarios una visión más actual y política de la obra al inspirarse en la novela 1984, de George Orwell, e introducir personajes como "los indignados" para plasmar un ambiente de protesta que contrasta con la figura del rey Gustavo, un gran dictador.

La obra, según su director, supone una advertencia a la sociedad y a sus dirigentes y grandes corporaciones, así como una demanda de cambio respecto a la situación actual en donde el totalitarismo se esconde detrás de la máscara, símbolo de la alienación y la mentira. Esta adaptación, que es una coproducción de La Fura, la Casa de la Ópera de Sídney, el Teatro Real de La Monnaie de Bruselas, la Ópera de Oslo y Teatro Colón de Buenos Aires, se presentará en Sídney y Melbourne en el primer semestre del año y después Ollé estrenará a mediados de 2013, su segundo Verdi, "Aída, en la Arena de Verona. Un baile de máscaras ("Un ballo in maschera"), se representará en Argentina a finales de año y después en Bélgica y el resto de países de Europa durante 2015.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba