Cultura

La buena vida, más que un mercado ecológico

Inspirado en una tendencia global que nace con los Farmer’s Market, y que está tomando cuerpo en Europa, el mercado madrileño La buena vida reunirá ese fin de semana los productos emblemáticos de la  producción ecológicas.

La buena vida, más que un mercado ecológico
La buena vida, más que un mercado ecológico

Tomate que sabe a tomate, pan hecho en casa, cerveza artesanal. Alimentos naturales, ecológicos y de buena calidad que este fin de semana será posible encontrar en La buena vida, un mercado de entrada libre de productos alimentarios ecológicos y artesanos, que tendrá lugar el 2 y 3 de febrero en pleno centro de Madrid. Se celebrará en la nave del HUB Madrid (C/ Gobernador 26), un espacio de emprendimiento situado en el Barrio de las letras, que ofrece un escenario ideal de encuentro entre productores y el consumidor responsable.

Inspirado en una tendencia global que nace con los Farmer’s Market, y que está tomando cuerpo en Europa a raíz de experiencias surgidas en Grecia e Italia, en el que los productores acuden al centro de las ciudades para vender sus productos sin la intromisión de los grandes distribuidores, esta iniciativa madrileña busca reunir productos emblemáticos de la  producción ecológicas como aceite virgen extra, ahumados y escabeches artesanos, quesos de renombre internacional, pan con denominación de origen, embutidos ecológicos, conservas, vino y cerveza artesana, huevos de granja, frutas y verduras ecológicas, harinas, pastas y mucho más….

Pero, ¿quiénes son los valientes que en este momento se atreven con un proyecto como éste? ¿Cuál es su filosofía? ¿En qué creen? ¿Por qué apuestan? La buena vida es enl resultado del trabajo de 5ymedia,  una agencia de comunicación formada por 4 jóvenes madrileñas y especializada en nuevas formas de consumo. "¿Somos valientes? Quizás, lo que sí tenemos claro es que en nuestro adn está el riesgo: que para innovar hay que apostar fuerte por las cosas y trabajar duro para sacarlas adelante", dicen sus organizadores.

Su filosofía directa: "el tenedor es un arma de futuro" y así quieren transmitirlo. "Significa que el consumo es un arma muy poderosa para cambiar el mundo. Se trata de hacerse "consciente" de las consecuencias de nuestros actos: ¿de dónde viene el pescado que compras? ¿qué efectos tiene su pesca sobre su ecosistema? ¿quien lo produce? Si nos hacemos estas preguntas y las incorporamos a nuestras decisiones de compra, vamos a descubrir que los ciudadanos somos muy poderosos. Que podemos darle la vuelta a la tortilla".

De momento, La buena vida estará este 2 y 3 de febrero. Sin embargo, el plan es convertirlo en algo permanente. "El tiene vocación de permanencia: queremos repetir la experiencia una vez al mes. El objetivo de La buena vida es abrir un espacio de intercambio de productores que no tienen sede en la ciudad y los consumidores, en eso se diferencia de los mercados de toda la vida, como el de San Antón. Pero más que diferenciarnos nosotros queremos colaborar con esos mercados que son una referencia muy importante para el comercio local y artesano y cooperar con ellos. ¡Vivan los mercados!", explican estos jóvenes madrileños, decididos a mezclar el buen vivir con el buen hacer.

Esta edición de La Buena vida incluirá además las intervenciones culinarias de Francisco Soto, chef del afamado restaurante Casa de Pías, que ofrecerá a los visitantes las múltiples posibilidades de los productos artesanales y ecológicos. En las instalaciones del mercado se habilitará un espacio de degustación en el que tendrán presencia las cervezas y el vino artesano, zumería y cocktelería de frutas. Además,  La buena vida ofrece talleres de huerto urbano orientado a los más pequeños, y para los mayores, catas de las ginebras más sofisticadas del panorama nacional y algunos de los productos que se ofrecen en el mercado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba