Cultura

Busque las diferencias: ¿qué ha copiado Pablo Iglesias a Felipe González y Adolfo Suárez?

A pocos días de la renuncia/expulsión de Monedero, la opinión pública se pregunta: ¿realmente Podemos se parece a quienes dicen aborrecer? 'Hasta luego, Pablo' (Catarata), un libro de once ensayos, intenta responder a esa pregunta.

Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón.
Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Archivo.

El título es Hasta luego, Pablo pero podría ser cualquier otro. Hasta luego, Monedero… por ejemplo. Sea como fuere, algo premonitorio tiene la frase bajo la que se agrupan once ensayos críticos sobre Podemos, organización cuyo secretario general, Pablo Iglesias, ha anunciado hace apenas unos días la salida de uno de sus principales ideólogos y número tres del partido: Juan Carlos Monedero, de quien aún no queda claro si renunció o fue presionado para que abandonase Podemos tras la infracción tributaria a Hacienda que subsanó tras pagar 200.000 euros al fisco. A la vez que lírico, el rifi-rafe político protagonizado la semana pasada por quienes fueron una llave política parece confirmar la tesis principal de este libro: Podemos se parece más a lo que combate de lo que ellos mismos son capaces de distinguir.

Por un lado, Pablo Iglesias evoca el culto a la personalidad de Felipe González y, por el otro, la magia dialéctica de Suárez

Así lo afirma el analista político Rafael Cid al asegurar que “el know-how de Pablo Iglesias se retroalimenta en ambas tradiciones de la restauración monárquica. Por un lado evoca el culto a la personalidad de (Felipe) González y, por el otro, la magia dialéctica de (Adolfo) Suárez”. Seducir y negociar, dos atributos con los que se ganan elecciones… Claro, cuando el interesado consigue resistir hasta la fecha de los comicios sin pelearse con su plataforma política.

"En realidad, la fórmula Podemos no es ajena al panorama político de la Transición. Tiene dos precedentes imperfectos en los casos del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y de la Unión de Centro Democrático (UCD). Uno se urdió sobre el carisma de Felipe González como factor catártico, de ahí que esa etapa de gobierno socialista se consagre bajo el apelativo patronímico de felipismo. En el otro el acento estuvo en la eficacia de los mensajes, vista la imposibilidad de construir una franquicia democrática sobre la biografía de un Adolfo Suárez dilecto servidor de la dictadura”, asegura Cid.

El espumante caudillo y su caldito calentorro…

Podemos no es lo que parece o quería parecer. Sus contradicciones internas son mayúsculas, al menos en lo que a temas esenciales refiere. Así lo defienden en un grupo de once ensayos los activistas sociales, profesores, investigadores y periodistas convocados para participar en este volumen editado por el sello Catarata y que ya alcanza su segunda edición.

Justamente en el primer capítulo del libro, Podemos Trending Topic, el periodista Rafael Cid analiza el componente gaseoso de la estrategia pública de Podemos. Su rápido ascenso cual cresta de burbujas se convirtió en caldito calentorro. Muchos factores explican por qué, sin embargo Cid elige una perspectiva interesante: la usurpación del discurso del 15-M que ha hecho el propio Iglesias sin tomar en cuenta de que se trataba, casi, de un alimento fresco: entra fácil, pero caduca rápido.

'Sí se puede' remite a la capacidad de hacer, Podemos entraña en cambio dominación, dice Sánchez-Pinilla

Incluso señala Cid que Pablo Iglesias consigue travestir el “Sí se puede” del 15M en "Podemos", un guantazo caudillista sobre la expresión popular. “El primer concepto remite a la capacidad de hacer, mientras que el segundo entraña dominación (…) La clave de esta deriva caudillista, providencialista y burocrática está en esa estructura atrapalotodo”.

Podemos no entiende a los españoles a los que dirige su discurso como electores, sino como público, esa es la tesis del sociólogo Mario Domínguez Sánchez-Pinilla, quien en su ensayo Intelectual, político y académico. La elite de Podemos consigue no pocos aciertos –momentáneos- en la estrategia de Podemos, aunque sí muchos errores e inconsistencias. “Experimentaron en la comunicación política desde el principal espacio de socialización que es la televisión, y todo lo que ensayaron se aplicó después. En efecto, una larga fase de aprendizaje en La Tuerka desembocó para el líder de este partido en la participación sistemática” en el ruedo mediático.

La tribuna de la telegenia, que Pablo Iglesias presidió, tertuliano convencido primero y luego como codiciado portavoz en las pantallas, entre otros, del grupo Atresmedia –buena parte de los epígrafes del libro vienen de La Sexta Noche-. Otra vez, tics del tipo Adolfo Suárez, según el autor… Pero más allá de eso: toda primavera, sea la del 68, termina en invierno. Especialmente cuando la estrategia electoralista comienza a crear problemas entre la cúpula y las bases, asegura Sánchez Pinilla.

"La fórmula Podemos no es ajena al panorama político de la Transición. Tiene dos precedentes imperfectos en los casos del PSOE y UCD", asegura Cid

El discurso patriarcal y ¿militarista? ¿y contradictorio? de Podemos

“Pero no olvidemos el poder publicitario del otro mito: el mito del 15-M. Podemos no ha olvidado este contrapunto luminoso, pues crece a su costa. Su impostura de ser un movimiento neonato, surgido de la matriz del 15-M con el plus de la esperanza, es decisiva en la estrategia de marketing”, escribe la activista social y feminista Hélène Sonet Mancho al momento de increpar a Podemos por no fijar posición sobre el aborto así como su actitud poco abierta a recibir a los colectivos que trabajan el tema desde hace años.

"Las dimensiones de la perspectiva patriarcal en Podemos abarcan desde su discurso agonal militarista, que es la materialización discursiva de un totalitarismo esencial (lo ejercen manipulando conciencias a través de los medios de masas) y que está relacionado con una concepción antigua del poder, hasta la hiperpatriarcal tecnocracia de una elite que domina a la organización interna con la excusa —no justificada— del mérito, pasando por el apoyo que recibe del gran capital, los corruptores de los corruptores (que Podemos describe en los medios de masas como “empresarios decentes”). Veremos además cómo Podemos intenta reducir el feminismo a un sector en su partido", descerraja Hélène Sonet Mancho.

"Pero no olvidemos el poder publicitario del otro mito: el mito del 15-M. Podemos no ha olvidado este contrapunto luminoso, pues crece a su costa"

Colectivos asociados a la lucha pacifista, como por ejemplo, Utopía Contagiosa denuncian la contradicción interna de Podemos: Pablo Iglesias se declara pacifista y asegura que saldrá de la OTAN pero defiende la existencia del ejército; Monedero defiende el papel de unas fuerzas armadas. Pero ahí no terminan los reproches de cada uno de los representantes: desde la poca claridad en su posición con Cataluña y las identidades nacionales - Jordi Martí Font- o la inconsistencia de su discurso internacional, abordado por Ángeles Diez Rodríguez en el ensayo Claves internacionales de Podemos.

Dirigido por la filósofa Estela Mateo Regueiro, Hasta luego, Pablo reúne en total once ensayos. Además de los ya mencionados, se incluyen los que aportan Álex Corrons, Desiderio Martín Corral, Arturo de Nieves Gutiérrez de Rubalcava y Carlos Taibo. El arco temático es amplio y complejo. Por estas páginas pasan la trama interna de Podemos, el papel de la universidad y de los discursos meritocráticos, la relación de Podemos con el 15-M, la puesta en escena mediática, la discusión relativa al decrecimiento, la percepción de la trama sindical-laboral, la conflictiva relación, entre otros muchos y complejísimos temas que arrojan luz sobre las primeras fracturas, mejor dicho, grietas que se abren tras la ¿expulsión? de Juan Carlos Monedero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba