Cultura

¿Los españoles son de Marte y los catalanes son de Venus?

Una ‘confesión plural’ sobre por qué se ha deteriorado peligrosamente la relación entre Cataluña y el resto España. Publicado por Península y escrito por Anna Grau, reúne decenas de entrevistas en las que hablan desde escritores como Javier Cercas hasta políticos como Zapatero, Tania Sánchez o Esperanza Aguirre.

Un detalle de la portada del libro de Anna Grau.
Un detalle de la portada del libro de Anna Grau.

Esto no es psicología pop, ni nada que se parezca a la fenomenología chapucera de John Gray en ¿Las mujeres son de Marte y los hombres de Venus?, libro superventas de los noventa cuyo título la periodista Anna Grau parodia en el ensayo ¿Los españoles son de Marte y los catalanes son de Venus?, publicado por Ediciones Península y que llegará a las librerías la semana que viene.

Partiendo de la idea de desencuentro e incomunicación, pero no necesariamente de la simplificación –como sí lo hacía el de Gray-, el libro Grau hace un repaso por los errores y desaciertos políticos que han agriado la convivencia entre catalanes y el resto de los españoles, un tema que, valga decir, ha dado origen a más libros en los últimos dos años que en toda la década.

"La selección es, acaso, demasiado diversa. Desde Esperanza Aguirre hasta Lolita Flores"

En el caso de éste, según asegura Grau, se intenta dar espacio a "una nueva sensibilidad española que busque reconducir la situación y reencarrilar la concordia", o que al menos permita que no se frustre completamente esa histórica relación de "conllevancia" entre Cataluña y España de la que hablaba Ortega y Gasset.

En busca de ese reencuentro, Anna Grau teje un libro urdido a partir de decenas de conversaciones con personajes de distintos ámbitos: políticos, empresarios, artistas, escritores, periodistas o editores. El resultado sin embargo, resulta excesivo: por el número de participantes, por la disparidad de sus visiones: es decir, pertenecen a ámbitos profesionales e intelectuales muy diversos -de la literatura a la política, del cante al periodismo-, por no decir que, buena parte de ellos, se sitúan en las antípodas ideológicas.

La diversidad, en este caso, es excesiva y confusa. Intervienen en el libro Josep Piqué, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfred Bosch, Margarita Robles, Rafael Vera, Esperanza Aguirre, Albert Rivera, Irene Lozano, Joaquín Leguina, Rafael Arias-Salgado, Antonio Miguel Carmona, Cayetana Álvarez de Toledo, pero también Lolita Flores, Fernando Sánchez Dragó, Albert Boadella, Javier Cercas, Antonio García Ferreras, Mariano Guindal, Carlos Abella, Antonio Garrigues Walker, Casimiro García Abadillo, Mónica de Oriol, Jorge Verstrynge, Lucía Etxebarría, Cándido Méndez, Ignacio Fernández Toxo, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Tania Sánchez, Xavier Sardà o Alejo Vidal-Quadras.

A veces demasiado discordantes entre sí, las voces citadas por Grau buscan respuesta a la pregunta: ¿qué ha pasado para llegar hasta aquí?, ¿qué hemos hecho o qué hemos dejado de hacer para que el asunto llegara tan lejos? Para responder, los entrevistados tocan distintos aspectos de un mismo hecho: el constante desencuentro, las equivocaciones políticas, los malentendidos nacionales, las expectativas de determinados grupos e incluso la tajada política que muchos intenta sacar del asunto.

"Ocho años haciendo Crónicas Marcianasy en el PP me llamaban rojo y catalán de mierda, y ahora en Cataluña paso por españolista"

Según el empresario y político Josep Piqué, “el origen inmediato de la actual deriva política proviene de la pretensión del president Maragall de poner en marcha un nuevo Estatuto, sin que nadie lo pidiera (Pujol, en sus veintitrés años de mandato, jamás lo reivindicó) y, sobre todo, que arrancara del futuro presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el compromiso de aceptar el proyecto que viniera del Parlament de Cataluña”.

Sin cortarse ni un poco, Piqué se refiere a todo aquello como “un juego de tramposos y frívolos”, ya que, según él, ni el tripartito ni el PSOE pensaban que las elecciones de 2004 iban a darle el triunfo a Zapatero. “Todo lo que esperaban era que la reivindicación estatutaria quedara en un mero elemento de confrontación política con el futuro Gobierno del PP, presentándole como insensible a las demandas catalanas... Nada nuevo bajo el sol.”

Hay quienes, como el recientemente fallecido Carlos Abella, opinan que el asunto ha estado mal planteado desde un comienzo: “Cuando oigo decir a algún dirigente socialista que a los catalanes no les hemos dado cariño, no doy crédito. Pero ¡qué es esto de tratar a una nación de seis millones de ciudadanos como si fuera un niño mimado! ¿Cariño? Que les pregunten a los ciudadanos de Almería, Soria o Badajoz si les han dado cariño.”

El actual director de los teatros Canal, Albert Boadella se muestra, como siempre, crítico y polémico, especialmente con los catalanes. Sin embargo, el periodista y presentador Xavier Sardá se muestra mucho más tajante, con unos y con otros: "Me estremece la absoluta indiferencia del Gobierno, su incapacidad para mover ficha. No se enteran ni se quieren enterar de nada. ¿El PSOE? Por lo menos Pedro Sánchez dice que quiere a los catalanes, pide que no nos vayamos, algo es algo. Y cualquier cosa es mejor que esa indiferencia, esa pura incompetencia, de Rajoy. Es que es tremendo, ocho años haciendo Crónicas Marcianas y en el entorno del PP me llamaban rojo y catalán de mierda, y ahora en Cataluña paso por españolista".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba