Cultura

Francisco Vidal afila los colmillos a Tennessee Williams en su versión de El zoo de cristal

Amanda lucha a brazo partido por salir de la pobreza y es capaz de cualquier cosa para conseguirlo. Ambientada en la gran depresión, 'El Zoo de cristal', del dramaturgo norteamericano, regresa en una versión de Francisco Vidal. Un drama que separa los deseos de la realidad, a dentelladas.

Silvia Marsó interpreta a Amanda; Carlos García Cortazar a Jim; Alejandro Arestegui a Tom y Pilar Gil a la frágil Laura.
Silvia Marsó interpreta a Amanda; Carlos García Cortazar a Jim; Alejandro Arestegui a Tom y Pilar Gil a la frágil Laura.

Los Wingfield, una familia sureña en la Norteamérica de la gran depresión sirvió a Tennessee Williams para retratar el abismo que separa a los seres humanos de sus deseos, ese raro foso al que van a morirse las noches y los días, y que ahora vuelve en una versión de El zoológico de cristal adaptada por el escritor Eduardo Galán y dirigida por Francisco Vidal que se presenta hasta el 30 de noviembre en el teatro Fernán Gómez de Madrid.

“Esta comedia son los recuerdos”, asegura Tom, el mayor de los Wingfield, en el monólogo inicial que pone en marcha la obra. Precedidos por el hijo que hace las veces de narrador, confluyen en un mismo espacio Amanda, una madre desesperada por sacar a sus hijos de la pobreza, que pondrá en marcha ese amor feroz que azota a la vez que acuna.

Empujada por su propia tenacidad, Amanda hará todo cuanto esté a su alcance para conseguir un pretendiente para su hija Laura, una joven coja e introvertida que consume la mayor parte del día jugando con animales de cristal. Es allí cuando entrará en escena Jim, un compañero de trabajo de Tom, que ejecuta su papel de columna y sostén familiar.

En esta obra, el amor es un festín, el que podría darse un festín con una cebra.

Para algunos un trasunto de la vida del propio Williams, El Zoo de cristal opone en escena la fuerza de una mujer abandonada por su marido que actúa como el motor de una enorme máquina en la que el amor se convierte, a su manera, en un festín: el que podría darse un león con una cebra. Es, sin duda, el relato de una carrera contra la vida –puñetera- que Amanda intenta corregir, acaso ciegamente, a través de la vida de sus dos hijos.

"Es la pelea entre los sueños, los deseos, las fantasías y la realidad", dijo sobre la obra el director Francisco Vidal  a la prensa. El texto, asegura Vidal, aborda “cómo, para sobrevivir, se cierran los ojos a esa realidad, para no aceptar lo que ocurre". Sin duda, se trata de una obra que conoce bien, ya que Tennesse Williams y Arthur Miller forman parte de su abecedario escénico.

Estrenada en el Playhouse Theater de  Broadway el 31 de marzo de 1945 con un reparto que incluía a Laurette Taylor, Julie Haydon, Eddie Dowling y Anthony Ross en, la obra se mantuvo en el cartel durante 563 funciones. Cinco años más tarde fue llevada al cine por Irving Rapper con Gertrude Lawrence, Jane Wyman y Kirk Douglas. En esta versión madrileña, Silvia Marsó interpreta a Amanda; Carlos García Cortazar a Jim; Alejandro Arestegui a Tom y Pilar Gil a la frágil Laura.

Estrenada primero en Santander, esta versión de El zoo de cristal ha sido producida por Secuencia 3 en colaboración con el Teatro Español, el Teatro Fernán Gómez y el Palacio de Festivales de Cantabria, que acogió su estreno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba