Cultura

Blecua, el director de la RAE que aceptó 'papichulo' en su diccionario y recortó El Quijote

Su gestión no fue sencilla, al menos eso dice él. Años de vacas flacas, crisis, recortes… pero también decisiones desconcertantes. José Manuel Blecua podría hoy despedirse de su cargo como director de la institución, que este jueves celebra votaciones. En Valladolid, Blecua aseguró que asistía a su "última actuación como director de la Real Academia".

José Manuel Blecua, actual director de la RAE.
José Manuel Blecua, actual director de la RAE. EFE.

La sala estaba completamente llena de periodistas. “¿Se ve usted como director de la academia?”, preguntó uno, saltándose el tema de la convocatoria: la presentación de la edición popular del Quijote . Darío Villanueva dio un pase de muleta, uno más aquella mañana. “En la RAE no hay campañas electorales, todos los académicos somos candidatos”, aseguró el secretario general de la Academia para salir al paso sobre los rumores que circulan desde hace una semana y que le señalan como el académico que arrebatará a José Manuel Blecua la silla de director de la institución.

La Real Academia Española celebra este jueves las elecciones para votar los cargos vacantes, entre ellos el de director, puesto que desde 2010 ocupa Blecua, quien sustituyó a Víctor García de la Concha, actual director del Instituto Cervantes. El Pleno donde se eligen los cargos vacantes se convoca, siempre, el primer jueves de diciembre. Sin embargo, los compromisos de la institución en la Feria del Libro de Guadalajara de la semana pasada, obligaron a retrasar le fecha.

Todo depende de la compleja urdimbre de los apoyos, lo que parece faltarle a Blecua.

Cualquiera de los académicos puede ser elegido, ya que no se presentan candidaturas. Cuarenta y un académicos y un total de cinco vacantes. Todo depende, claro, de la compleja urdimbre de los apoyos, que son los que parecen faltarle a José Manuel Blecua. A diferencia del secretario de la RAE, Darío Villanueva, cuyo nombre suena como fuerte contendor, existe un “grupo significativo” –así lo publicó la agencia EFE - de miembros de la RAE que consideran necesario un cambio de director. Sin ir muy lejos, al ser preguntado el martes sobre si creía necesario un cambio en la dirección de la RAE, Arturo Pérez-Reverte respondió con un sí rotundo y cortante. En Valladolid, Blecua aseguró que asistía ayer a su "última actuación como director de la Real Academia".

Las Vacas flacas… ¿o las vacas locas?

Ya en 2009, cuando tocaba elegir al sucesor de Víctor García de la Concha, ambos, José Manuel Blecuay Darío Villanueva, se debatían como los candidatos más fuertes. Sin embargo, este año es el secretario quien luce más fuerte. José Manuel Blecua –quien honra la h de su silla, por lo de la mudez- no ha dicho nada sobre su intención de continuar.

Los cuatro años que le han tocado a Blecua han sido complejos, y comienzan a pasarle factura. Este es un "momento difícil", dijo Blecua en enero de este año, durante un encuentro con los medios de comunicación. Han sido años de vacas flacas -la RAE ha sufrido un recorte del 60% en la aportación estatal - pero también es cierto que muchas decisiones asumidas por la Academia durante la dirección de José Manuel Blecua resultaron desconcertantes para muchos.

Los cuatro años que le han tocado a Blecua han sido complejos, y comienzan a pasarle factura.

Durante la gestión de Blecua se continuó la política panhispánica de la Academia, así como la publicación de la nueva Gramática de la lengua española, además de las actividades del tercer centenario. Sin embargo, la trayectoria errática y dispar de algunas de sus decisiones más importantes se hizo más que visible: desde la aprobación de 4.000 nuevas palabras en la 23 edición de su diccionario, algunas de ellas muy cercanas al habla efímera de la calle –papi chulo, por ejemplo-, a la vez que permanecían expresiones y acepciones reclamadas por muchos colectivos –como por ejemplo, gitano- como discriminatorias.

Un Quijote sin complicaciones

El broche de oro lo puso la Academia con una edición popular del Quijote que hiciera posible en los estudiantes una lectura “rigurosa, limpia y sin obstáculos” del texto. Un Quijote acorde con los tiempos que corren: recortado. Aunque mejor no pudo explicarlo esta semana el responsable de la adaptación, Arturo Pérez-Reverte: un Quijote “sin complicaciones” y al que se le extirparon capítulos para refundirlos con otros.

La edición publicada por Santillana -que ha sacado una tirada de 30.000 ejemplares, de los cuales un tercio se queda en España-, cumple con el encargo recibido mediante una Real Orden de 12 de octubre de 1912, que confiaba a la institución la dirección de dos ediciones del Quijote, “una de carácter popular y escolar y otra crítica y erudita”. Esta última se publicó en 2004, a cargo del académico Francisco Rico.

El broche de oro lo puso la Academia con una edición popular del Quijote ... recortado.

Resulta especialmente significativo –y para algunos dramático- que la institución que representa la lengua que hablan 500 millones de personas no sólo mutile el texto más importante del idioma, sino que haga de eso un mérito, una buena nueva, un motivo para el bombo y platillo.

El presupuesto de la RAE es de 7,5 millones de euros. El próximo año recibirá del Estado la misma cantidad que en 2014, es decir, 1,61 millones. Sin embargo, la institución acumula un déficit de 2,5 millones de euros al año, una situación "muy difícil de sostener" –en palabras de Blecua- lo que obliga a pensar en "una reestructuración del sistema económico" de la RAE. Sin embargo, parece que las palabras de Blecua llegarán mucho más lejos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba