Cultura

Los devaneos de Merkel: esa mujer que cuida su huerto, ve la Bundesliga y escucha Wagner

Dicen que a la canciller alemana solo le gusta la jardinería y el fútbol. Pero se equivocan. Disfruta de la música... y no de cualquiera. Merkel asistió al Festival de Ópera de Bayreuth, el encuentro que todos los años, desde 1876, representa únicamente obras de Wagner.

La canciller alemana suele asistir a muchos encuentros de fútbol, pero también a la ópera
La canciller alemana suele asistir a muchos encuentros de fútbol, pero también a la ópera

Angela Merkel admite que su tiempo libre se le va en tres cosas: ver la Bundesliga, leer los horóscopos y atender el huerto de su casa de campo de Brandeburgo. Sin embargo, el abanico de la canciller es bastante más amplio, al menos así lo demuestra su afición a los festivales de Ópera. Y no a cualquiera sino a uno de los más antiguos y elitistas, santo y seña de la ciudad bávara de Bayreuth y punto de encuentro de los wagnerianos más exigentes.

Se trata del Festival de Opera de Bayreuth, un encuentro que todos los años representa únicamente a Wagner, desde su fundación en 1876, y que presume de tener listas de espera de diez años para las cerca de 60.000 entradas que se reparten en las 30 galas que dura la temporada. 

Fue justamente a esta cita a la que Angela Merkel acudió este miércoles, a título privado. Fue específicamente a la representación de Sigfrido, una ópera en tres actos con música y libreto  de Richard Wagner. Llegó acompañada de su esposo, Joachim Sauer, tan asiduo a ese festival desde hace más de veinte años como ella.

El Festival se abrió el pasado viernes, día 25, con la reposición del controvertido Tannhäuser de Sebastian Baumgarten, que había sido sistemáticamente abucheado desde su estreno, en 2011, y repitió suerte en esta temporada, la última para esa producción en Bayreuth.

Fue una apertura deslucida, por tratarse de una reposición que nunca había gustado -aseguró la prensa-, y además accidentada, ya que a los veinte minutos de abrirse el primer acto hubo que desalojar la sala durante casi una hora para subsanar una avería en una plataforma del escenario, algo inaudito en ese elitista festival, del que tanto disfruta  la canciller alemana. ¡Que no hay que juzgar a esta buena mujer por su afición a recortar... flores y hortalizas en su jardín! ¡Y mucho menos por sus efusivas demostraciones en la grada de cualquier estadio!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba