Cultura

La cultura en tiempos electorales I: el Pompidou y el Museo Ruso apuran su llegada a Málaga

Con ésta, ya es la tercera vez que Francisco de la Torre se presenta a la reelección como alcalde de Málaga, cargo que ocupa desde mediados de los noventa. Después de mucho correr ha conseguido inaugurar las filiales malagueñas del Pompidou y el Estatal Ruso antes del 24 mayo.

Una imagen del Cubo, sede del Centro Pompidou en Málaga.
Una imagen del Cubo, sede del Centro Pompidou en Málaga.

A tiempo llegará Francisco de la Torre para cortar la cinta de sus dos proyectos museísticos estrella: la filial española del Centro Pompidou –que se edificó contrarreloj y en medio de obstáculos legales resueltos en tiempo récord- y la sede en Málaga del Museo Ruso de San Petersburgo. El primero abrirá sus puertas el 28 de marzo; el segundo el 25 del mismo mes. Es decir, casi cinco semanas antes de las elecciones regionales del 24 de mayo.

En los últimos once años de mandato, De La Torre ha impulsado los más diversos proyectos. Algunos llegaron a buen puerto, de otros ya nadie recuerda si en verdad permanecieron abiertos o llegaron acaso a inaugurarse. En una ciudad como Málaga, que en los últimos años ha visto crecer museos como setas -el Thyssen de Málaga, el Museo Picasso o el CAC-convendría estudiar la naturaleza política de estas decisiones.

Una revisión a la hemeroteca deja al descubierto algunos reveses y coincidencias, por no decir relevos, olvidos y prisas. En mayo de 2014, el Ayuntamiento sacó pecho con un principio de acuerdo con el Museo Estatal Ruso de San Petersburgo –cabe aclarar que no se trata del Hermitage- , por el que el edificio de Tabacalera de la capital acogería a partir del primer trimestre de 2015 una sede de este museo en la ciudad.

Apenas dos años antes, en 2012, en plena campaña electoral de Javier Arenas a la Junta de Andalucía, el entonces candidato popular prometió una sede del museo del Prado en Málaga, justo en el mismo sitio. Resulta curioso –además- porque es justamente ese edificio el que debía acoger el frustrado Museo de las Gemas, un complejo dedicado a tres museos –el de las gemas, y otros dos por construir, de biología y geología- que debía de estar listo e inaugurado en 2012, cosa que no fue posible debido a la falta de licencias administrativas, permisos de acceso, luz, ni condiciones mínimas de acondicionamiento.

Un repaso más lejano dentro de la misma hemeroteca vuelve a demostrar con cuánto entusiasmo –y poquísima planificación- gestionan los populares los proyectos culturales de la ciudad. En 1997, el Museo de Bellas Artes de Málaga –que posee una colección de más de 2.100 obras, incluyendo las 115 cedidas por El Prado- se vio obligado a abandonar su sede, el Palacio de Buenavista, para dar paso al Museo de Picasso. La que entonces conformaba la colección del Bellas Artes –uno de los museos provinciales más importantes de toda España- fue embalada y puesta a resguardo en el Centro de Colecciones del Parque Tecnológico de Andalucía, a la espera de que el Ministerio de Cultura asignara un lugar.

Yo inauguro, tú inauguras, él inaugura

Situada en la esquina de los muelles 1 y 2 del puerto de la capital malagueña, la primera sede fuera de Francia del Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París funcionará en El Cubo, un edificio acristalado que se convirtió hace unos meses en la manzana de la discordia entre el ayuntamiento y la concesionaria.

A mediados de agosto del año pasado, Puertos del Estado ordenó al Ayuntamiento de Málaga paralizar las obras en el edificio –estas habían comenzado apenas el 4 de agosto -. El edificio, una cesión que hicieron las autoridades portuarias al Ayuntamiento, sufría modificaciones e intervenciones no consentidas por la concesionaria, Muelle Uno. Era necesaria, entonces, la certificación de un arquitecto municipal que justificara que los trabajos iniciados no afectaban al inmueble de cara a una tasación final.

Los informes se entregaron y aunque la respuesta por parte de las autoridades portuarias fueron sin duda rápidas, tampoco lo suficiente, ya que, a un día de la gran presentación del proyecto en parís en septiembre de 2014, todavía no habían dado el visto bueno para reanudar los trabajos. Y así se presentó: sin los permisos. Sin embargo, el asunto ha quedado resuelto. Y no es para menos. A De La Torre le corre prisa: la franquicia malagueña del Pompidou tenía que estar lista antes del 24 de mayo. Y al parecer así será. Las más de ochenta obras que componen la colección permanente del Centro Pompidou de Málaga –por las que el Ayuntamiento ha pagado un millón de euros según el acuerdo institucional con los franceses-, llegaron a la ciudad esta semana.

Del otro lado, está el Museo Ruso de San Petersburgo, que anunció este martes que abrirá el próximo 25 de marzo su primera filial europea en la ciudad española de Málaga (sur). Según información proporcionada por la misma institución, la exposición permanente estará formada por unas cien obras de la pintura rusa del siglo XV al XX, que incluirá a artistas como Repin, Serov, Kandinski o Chagall, informó el museo en un comunicado. Hay que mencionar que éste en nada tiene que ver con el Hermitage, que fue fundado por orden del último zar ruso, Nicolás II, y abrió sus puertas al público en 1898.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba