Cultura

Miguel Munárriz: "Los catálogos de las editoriales se han convertido en una cuenta de resultados"

Es poeta, pero ha sido también periodista, gestor cultural y ha vivido, desde dentro, el mundo editorial español. Miguel Munárriz, socio de la Agencia Literaria Dos Passos, publica nuevo libro de poemas: 'Va pensiero'. Sea, pues, ocasión para hablar de poesía en un país en el que cada vez se leen y se compran menos libros.

Miguel Munárriz, fotografiado por Asís G. Ayerbe.
Miguel Munárriz, fotografiado por Asís G. Ayerbe.

Los poemas los puso el tiempo, las imágenes Julio Estrela y Luis Eduardo Aute la música. Es una forma simple pero efectiva al momento de explicar Va pensiero(Legua Editorial), un libro objeto que reúne los poemas que el periodista y escritor Miguel Munárrizescribió durante años y que encontró por casualidad en una carpeta de su ordenador. De aquello no salía un poemario, asegura, pero sí una buena excusa para hacer una obra conjunta.

Y acaso porque dos cabezas piensan más que una, seis ojos deberían ver mejor que dos, incluso cuando quienes los aportan son miopes –Munárriz, Estrela y Aute acumulan unas cuantas dioptrías-. A mitad de camino entre el gesto político –el coro de los esclavos del Nabucco de Verdi en el título algo adelanta-, el apunte sentimental o un dietario en verso, Va pensiero es un libro que pretende lo poético como hecho natural, acaso colectivo… de ahí que reúna poesía, imagen y música.

'Va pensiero' es un libro objeto que reúne los poemas escritos por Miguel Munárriz en los últimos años.

Nacido en Asturias, Miguel Munárriz tiene una larga trayectoria en el mundo cultural español. Poeta y antólogo, ha publicado libros como Poesía para los que leen prosa (Visor, 2004). En la década de los noventa estuvo al frente de la comunicación de las editoriales del Grupo Santillana: Alfaguara, Taurus, Aguilar y El País-Aguilar y también coordinó La Esfera, suplemento cultural de El Mundo.

Pero no se detuvo allí, durante un tiempo –cuando pensó que los ‘capitostes culturales’ del Ayuntamiento de Madrid tenían un plan serio, dice él- dirigió el Teatro Fernán Gómez-Centro de Arte. Hace más de diez años, además, fundó con Palmira Márquez la Agencia Literaria Dos Passos, cuyo crecimiento en estos años ha sido notable y manifiesto.

Munárriz ha visto mucho y sabe de lo que habla. Quizá por eso su pesimismo exagerado, teatral y deliberadamente tragicómico, aunque no exento de verdad: “Los grandes catálogos de las editoriales se han convertido en una cuenta de resultados”… “España es un país que mira para otro lado cuando oye la palabra poeta”… “Todos los poetas actuales son epígonos de un gran autor”… “¿Dónde está hoy ese poeta de 30 fundamental?”… Estos son algunos temas de los que Munárriz conversa con Vozpópuli.

"Los grandes catálogos de las editoriales se han convertido en una cuenta de resultados"

-Va pensiero tiene una vocación política, a ratos. Aunque a veces pesan más, pero mucho más, el humor y el amor. ¿Qué es este libro?

-Es como la vida. Hay política pero también nostalgia, reflexión, desamor, juego y humor. Estos poemas estaban guardados en un archivo del ordenador. No los consideraba tan importantes como para extraer de ellos un poemario. Por eso pensé en un libro de conjunto, que lo mejoran Julio Estrela y Eduardo Aute.

-¿Por qué recuperarlos? ¿Para qué?

-Más que recuperarlos, los encontré. Había pasado el tiempo, había abandonado muchos de los poemas y al releerlos dije: pues no están mal, son simpáticos. A no ser que seas un genio, no puedes pretender escribir algo sin dejarlo sedimentar

-La poesía suele ser más propicia para esperar y sedimentarse que la prosa.

-Son formas distintas. Hay muchos escritores que tienen novelas en la cabeza durante mucho tiempo y un buen día, la bordan. Pero la poesía es algo que está ahí y que no puedes forzar. Un escritor no se sienta ante una mesa y dice: voy a escribir mi poema del día, como si fuera el folio diario. El poema tiene unas claves secretas.

"Un escritor no se sienta y dice: voy a escribir mi poema del día, como si fuera el folio diario".

-Volviendo al dueto amor y la política. ¿No cree, por el entusiasmo y lo empalagosos que pueden llegar a ser, ambos conceptos son perniciosos para la poesía?

-Siempre existe tiempo para el amor, porque te toca en lo más hondo. Nadie dice no tengo tiempo para el amor, de la misma forma que nadie dice que es apolítico. Puedes dejar de interesarte por la política, pero el mismo hecho de perder interés es un gesto político.

-Hay quienes dicen que ya ni se escribe ni se lee poesía. ¿Cómo ha cambiado el panorama de la poesía en los últimos 20 años?

- Hace 20 años no llevábamos una vida tan volcada hacia fuera, tan llena de aparatos táctiles y electrónicos que nos despistan. Sin darnos cuenta, hemos entrado en esa manera de pensar. En ese período que dices, de unos 20 o 30 años, no se ha dado una nueva generación de poetas importantes. Nosotros venimos de las generaciones del 98, del 27, del 50; de los Novísimos. A partir de ahí todo se diluye. Lo que hay ahora es un desparrame de poetas jóvenes, mayores, de cualquier edad, que escriben todo tipo de poesía. No es una poesía a la que le duela España, como a la de los poetas del 98; ni destellante como las del 27 o incluso comprometida como la del 50. Ahora hay un campo libre donde todo cabe.

-¿Eso es bueno, malo, pésimo?

-Puede ser un declive. Un lugar en el que ya no sea posible encontrar nada importante pero también el caldo de cultivo para que algo aparezca. Todos los poetas actuales son epígonos de un gran autor. No hay una voz fuerte y propia. Pienso en Cernuda o Lorca, que tenían una obra ya a los 20 o los 30 años. ¿Dónde está hoy ese poeta de 30 años que sea fundamental? ¿O su grupo de compañeros de generación?

"Lo que hay ahora es un desparrame de poetas jóvenes, mayores, de cualquier edad, que escriben todo tipo de poesía"

-¿Qué fue primero: el huevo o la gallina? Uno podría pensar que se escribe poca poesía, pero también podría ser porque no se publica.

-No estoy de acuerdo. Yo viví en una época en la que se editaba menos poesía. No era tan fácil acceder a los grupos editoriales, allí sólo llegaban los poetas consagrados. Nosotros comenzamos haciendo autoedición, revistas… En cambio, al menos hasta el año previo a la crisis, comenzaron a surgir muchas más posibilidades de acceder a ese mundo: encuentros, recitales, congresos de poesía.

-¿Entonces?

-Vivimos en España, un país que mira para otro lado cuando oye la palabra poeta. Estamos como en un agotamiento cultural y eso es lo mismo que ocurre en la política: el deterioro del bipartidismo, las esperanzas que depositan algunos en los grupos más pequeños…

-Pero si hasta tenemos un poeta, Luis García Montero, en estas elecciones…

-A diferencia de tantísima gente mucho más inteligente que yo, que siempre ve esperanzas en el ser humano, yo no veo ninguna. Porque estamos perdiendo constantemente la oportunidad. La hemos perdido después del 75. Hemos hecho una transición, mejor o peor, y la hemos vuelto polvo. Tenemos que regenerarlo todo: la política está llena de mafias, de mala educación, de corrupto. ¿Dónde quedó la ilusión por esa democracia? No me extraña que la gente se retire y no quiera saber nada. Pero lo que hay que hacer es todo lo contrario: involucrarse, tomar partido… Aun así, sigo sin ver esperanza alguna ni aquí ni en ningún lado. Me parece que hay que escapar de una buena vez de este mundo.

"Estamos como en un agotamiento cultural y eso es lo mismo que ocurre en la política"

-Si continúa escribiendo, entonces tan escéptico no es.

-En lo que no tengo confianza es en el hecho de que el ser humano arregle este mundo. Más bien tengo miedo que aparezcan unos salvadores. Me gustaría que hubiésemos acertado en una vida democrática plena, donde se respetaran las normas y las leyes. La gente dice, como si nada, ‘yo pirateo lis libros’. No podemos vivir en un mundo así. Nadie está apoyando que las cosas marchen mejor.

-Existía ya antes de la crisis un cierto desprecio por aquellos que se dedicaban a la cultura. ¿Cree que ha aumentado la mezquindad hacia los creadores?

-Vivimos en una sociedad mezquina. El gobierno grava con el 21% de IVA a las artes escénicas, donde está, entre otros, el cine. Los exhibidores, para incentivar al público, se inventaron estos días de la fiesta del cine. Entonces vemos esas colas tremendas para ir a ver una película pagando tres euros en lugar de seis… ¿Esa gente es más pobre si gasta tres euros más?

-Las entradas pueden llegar a costar hasta 9 euros, la verdad.

-No son los tres euros. Lo que realmente fallaes la sensibilidad, laeducación, la cultura. España es un país de chiste, un país al revés. Tenemos tanta variedad de culturas, acentos, gastronomías… Y al final nos estamos destruyendo nosotros mismos.

"Esas colas tremendas para ir a ver una película pagando tres euros en lugar de seis… ¿Esa gente es más pobre si gasta tres euros más?"

-Hablemos de libros. Se publica mucho más de lo que el mercado puede absorber, ¿cuánta morralla hay que publicar para que salgan las cuentas?

-Se publica demasiado. Comenzaron a hacerse tantas tiradas y ediciones pequeñas, porque las grandes editoriales… (otra cosa son las de nuevo cuño, de las que habría que hablar aparte) tenían que publicar muchos títulos al año. En un país que no es comprador habitual de libros, necesitaban dirigir el tiro hacia todos los que son potenciales compradores. Se publicaban tantos porque no se vendía mucho de cada uno. El drama ocurre ahora. Yo trabajé en Alfaguara y Taurus en los años noventa. En aquel entonces había autores que vendían muchísimo. Eso ya no existe. Ocurren pelotazos, sí, como 50 sombras de Grey… pero ha desaparecido.

-Vamos un momento al catálogo de DosPassos. La apuesta no es precisamente la de autores de bestseller. ¿Riesgo o capricho? Lo segundo no podría, porque habría quebrado…

-Es una apuesta arriesgada, sin duda, porque se basa encontrar un autor con calidad. Pero el mérito, y debo decirlo aquí, le corresponde a mi socia: Palmira Márquez. Hicimos la sociedad hace ya muchos años, en 2003. Pero yo siempre me mantuve fuera: trabajé en un periódico, luego en editoriales, en un teatro. Es ella quien realmente se ha lanzado por esa vía. Cuando llegan manuscritos buenos, hay una apuesta por ellos. Palmira sabe que sus autores no son escritores de masas, pero no le importa, porque sabe que está apostando por la buena literatura. Es el caso de José Vales, que ganó el Premio Nadal este año… con su segunda novela. Ese jurado vio una gran calidad y apostó por ella. Es ahí donde nos toca a todos regenerar el panorama de los premios literarios, publicar nombres nuevos…

"Palmira Márquez sabe que sus autores no son escritores de masas, pero no le importa. Está apostando por la buena literatura"

-¿Se puede hacer tal cosa con la concentración editorial? Muchos pequeños sellos, los sellos prescriptores, han sido absorbidos…

-Claro, da un pánico tremendo. Sólo hay dos grandes grupos, pero también dentro de cada uno hay sellos más propicios. Lo que creo, sin embargo, es que esa concentración no trae nada interesante ni para los escritores ni para los editores. Da la impresión de que se está amalgamando todo de tal forma, que hemos perdido la perspectiva. Los lectores, los grandes lectores, también han desaparecido. Al igual que los editores. Quienes hicieron Plaza & Janés, el Club Bruguera, el premio Nadal, eran editores con nombre y apellido. Carlos Barral, por ejemplo. Publicaban buenos autores y tenían trato directo con él. De esos quedan pocos, muy pocos.Ahora los catálogos de las editoriales se han convertido en una cuenta de resultados.

-¿Cómo era la Alfaguara de los noventa, aquella de Juan Cruz, cuando entró usted a trabajar?

-En aquel entonces, aunque yo estaba en la dirección de comunicación de los distintos sellos que componían el grupo, me metía muchas veces en el trasfondo de cómo se hace un libro. Y en el fondo, porque hay que decirlo, cuando no llegabas a los objetivos editoriales el corazón se te ponía a cien … ¡porque es un producto! Pero en aquel entonces todavía era distinto, y eso fue ayer.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba