Cultura

Eslava Galán: Cervantes fue feminista antes de que la palabra existiera

En su más reciente novela, ganadora del Premio Primavera, Eslava Galán recrea el encarcelamiento de Cervantes y el papel de la duquesa de Arjona y una joven detective, Dorotea de Osuna, para hallar al escritor.

Juan Eslava-Galán.
Juan Eslava-Galán.

Miguel de Cervantes fue un hombre muy feminista para su época, mucho antes de que ese palabra existiera, ha asegurado Juan Eslava Galán, que recupera esa faceta del autor de Don Quijote en su novela histórica y de intriga Misterioso asesinato en casa de Cervantes.

Una obra que ha sido recientemente galardonada con el Premio Primavera de Novela entre las más de 900 obras presentadas a la decimonovena edición de este galardón, por tratarse, según el jurado, de "una intriga muy bien construida, escrita con una riqueza de lenguaje extraordinaria y por un autor que conoce a la perfección el mundo de Cervantes".

Un Cervantes que, en la etapa que recrea la novela, vive en Valladolid y ha fracasado como escritor de teatro, aunque la primera parte de El Quijote le ha procurado cierto éxito, explica Eslava Galán, cuya novela parte de un hecho cierto: la aparición de un hidalgo asesinado ante la casa de Cervantes y sus hermanas, quienes fueron encarcelados de inmediato.

A partir del encarcelamiento de Cervantes, se inicia la ficción cuando la duquesa de Arjona, gran admiradora de Cervantes, requerirá los servicios detectivescos de la joven Dorotea de Osuna, un personaje que el autor extrae de la obra de Cervantes, que deberá investigar disfrazada de hombre para intentar exculpar al escritor.

A través de la tarea detectivesca de Dorotea el lector asiste a un retrato de la España del Siglo de Oro: un país agotado por las guerras, lleno de prejuicios y en el que esta mujer se rebelará para escapar del papel secundario al que la sociedad la relega.

"Cervantes tiene una visión de la mujer adelantada para su época y apuesta por mujeres independientes, inteligentes y que saben valerse por sí mismas", señala Eslava Galán, que explica que sus hermanas piensan y actúan así y que por eso, despreciativamente, las apodaban "las Cervantas".

A través de éstas y de Dorotea, Eslava Galán ha querido reivindicar la cultura de esas mujeres "que no se dejaron manejar como era corriente en la época" por una sociedad y una Iglesia que las consideraba poco menos que prostitutas.Por eso, el autor cree verosímil la trama de su novela, en la que una joven vestida de hombre demuestra la inocencia de Cervantes en el caso del asesinato de Gaspar de Ezpeleta.

El autor ha procurado reflejar cómo era la Corte de Valladolid en esta novela, donde aparecen detalles costumbristas de la ciudad y de su vida cotidiana, desde la vestimenta a la gastronomía de la época, usando un léxico propio de la tradición literaria española, emparentada con el Siglo de Oro que retrata.

El libro de Eslava Galán se publica cuando se cumplen cuatrocientos años de la publicación de la segunda parte de El Quijote, y próximos a conmemorar, en 2016, el cuarto centenario de su fallecimiento, acontecimientos que se unen al posible hallazgo de los restos del escritor en el Convento de las Trinitarias de Madrid.

Un descubrimiento "venturoso" tras la realización de una tarea multidisciplinar "impecable", ha recalcado el autor, que ha confiado en que haya cierta "voluntad política" en "rascarse un poco el bolsillo" para finalizar esos trabajos


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba