Cultura

El alcalde que sólo formaba gobierno con políticos que hubiesen visto 'The Wire'

Todo comenzó como un chiste, pero al final llegó a gobernar. Se trata de Jón Gnarr, el humorista que llegó a alcalde en Islandia en 2009. Este hombre, a quien Noam Chomsky se refirió como su edil favorito, cuenta su experiencia en el libro 'De cómo me convertí en alcalde y cambié el mundo'.

Jón Gnarr.
Jón Gnarr.

Jón Gnarr es un humorista y político islandés. A finales de 2009 creó el “Partido Mejor” (Best Party), una formación política satírica con la que pretendía ridiculizar a los partidos tradicionales. Su campaña tuvo propuestas descabelladas: desde un plan para instalar dinosaurios de Jurassic Park en los parques del centro hasta un parlamento libre de drogas, además, claro, de la garantía de que incumpliría todas sus promesas electorales. Para formar una coalición con el partido Alianza Socialdemócrata llegó incluso a exigir a los políticos como requisito imprescindible haber visto las cinco temporadas de la serie The Wire

Pero los chistes terminaron convirtiéndose en algo serio cuando en 2010, Jón Gnarr ganó las elecciones municipales de Reikiavik, la capital de Islandia, con el 34,7% de los votos (6 de los 15 concejales del consistorio). Fue alcalde desde 2010 hasta 2014. Todo eso –y más- lo cuenta Gnarr en las páginas del libro De cómo me convertí en alcalde y cambié el mundo. Publicado en español por Capitán Swing, el volumen es una bitácora de aquellos días. Gnarr se sirve de la descripción para plantear su visión de una “política más ilustrada para el futuro”.

También apodado Jonny Punk –así figuraba en el currículo distribuido en su momento por el gabinete de prensa de su partido-, el humorista reconvertido en alcalde tuvo una adolescencia bastante agitada: hijo de una familia disfuncional, aspirante a músico punk que pasaba sus ratos libres oliendo pegamento; un chico que pasó de un centro educativo a otro, dando tumbos, hasta que en 1990 emigró a Suecia. Allí trabajó en Volvo y dos años después regresó a Islandia. Comenzó a trabajar de taxista –de ahí sacó los argumentos para los chistes, dice- y de ahí se adentró en el monologuismo.

Su estilo extravagante levantó una ola de interés. Quién era, se preguntaban muchos, este personaje que en plena crisis económica -y con el FMI pisándole los talones- a Europa, llegó a un cargo de representación popular justamente gracias a la mofa y la ironía de los mecanismos políticos tradicionales. Gnarr no sabía nada de política, ni siquiera conocía a los principales líderes mundiales. Aunque aseguraba que lo único que sabía sobre el tema lo aprendió viendo The Wire. Para no saber nada al respecto, tenía una imagen ideológica de sí mismo bastante elaborada: Gnarr se describía como un anarquista, alguien inspirado por Gandhi , Tolstoi , Bakunin y la banda punk británica Crass .

Una vez ya en el cargo de alcalde, Gnarr asistió al desfile del Orgullo Gay de su ciudad vestido de drag queen y, en la cabalgata del orgullo gay del 2012, se vistió como un miembro de las Pussy Riot, para llamar la atención sobre el caso.  En las elecciones municipales de 2014 se negó a revalidar la alcaldía. El Partido Mejor pasó de seis a dos escaños y el vencedor de los comicios fue la Alianza Socialdemócrata, al que decidieron apoyar en coalición.

Para no saber de política, consiguió sentar su posición de manera tajante y no exactamente en temas domésticos. Islandia es miembro de la OTAN y como tal pone a disposición su puerto a otros países miembros a en el caso de que necesiten atracar uno de su buques o recargar combustible. Gnarr se opuso con virulencia a algunas de estas medidas. En varias ocasiones rompió el protocolo y se negó a comer con comandantes de la OTAN  que visitaban la ciudad, no sin la furia absoluta del parlamento islandés... A mitad de camino entre la frivolidad y el desenfado, resulta curioso este comediante convertido en gestor. La aparición de figuras como Gnarr da qué pensar. Pone de manifiesto de qué forma la política comieza a estar dominada y practicada justamente por aquellos que la desprecian.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba