Cultura

Mapa de librerías en Madrid: una guía para cartografiar cuán grande es la burbuja editorial

El grupo Contexto –que reúne un conjunto de editoriales independientes- ha elaborado una lista con las librerías de Madrid. El inventario, ampliable y mejorable según sus propios responsables, demuestra un dato contradictorio: se han creado más librerías de las que han cerrado sus puertas. ¿Cómo es eso posible en un sector que tiene cinco años de caída de ventas? 

Tipos infams, en Malasaña, es un nuevo modelo de "librería como punto de encuentro", aseguran los responsables del mapa.
Tipos infams, en Malasaña, es un nuevo modelo de "librería como punto de encuentro", aseguran los responsables del mapa. Tipos Infames

Un mapa de librerías de Madrid, ¿es posible levantar un croquis semejante? Para el Grupo Contexto sí. El conglomerado editorial formado por los sellos independientes Libros del Asteroide, Impedimenta, Nórdica, Periférica y Sexto Piso ha elaborado una cartografía librera de Madrid en la que aparecen inventariadas 122 librerías, la mayoría de ellas distribuidas en 7 de los 21 distritos de la ciudad.

El asunto tiene tela, por varios motivos. El primero de ellos, el criterio. Según el mapa publicado en 2013 por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), que reúne a 1.600 librerías en todo el país, en España existen en la actualidad 5.898 establecimientosque expenden libros. Sin embargo, el hecho de que se vendan libros no quiere decir que se trate de una librería. Ya pueden ser papelerías o quioscos.

Las librerías españolas venden 26% menos con respecto al mismo periodo en 2011

Justamente por ese motivo, las cifras de las librerías en España son desiguales. Algunos hablan de 3.500; otros de 4.600. ¿Dónde está la cantidad real entre unas y otras? ¿Todo establecimiento que vende libros puede considerarse una librería? ¿Hay más librerías hoy que hace diez años? ¿Que sean más significa que la demanda sea mayor? No necesariamente.

Según CEGAL, en 1999 existían 3.795 librerías en toda España, casi mil menos de las que se contabilizaban en 2013. ¿Realmente hay más o quiere decir esto que hay más ahora contabilizadas? Si se examinan los datos por año, 1.255 librerías –un 28,9%- abrieron sus puertas entre 1980 y 1999. Las más jóvenes –que iniciaron su actividad en el año 2000- alcanzan en cambio el 15%.

Una cosa sí es innegable, sean más o menos, las cifras del sector no pueden ser más claras. Según el Barómetro de ventas de librerías en España, durante el segundo cuatrimestre de 2013, las librerías españolas vendieron un 26% menos con respecto al mismo periodo en 2011. La caída del poder adquisitivo es elocuente y ha dejado ver sus consecuencias en todos los ámbitos.

Pongamos que habla de Madrid

El mapa de librerías trazado por Contexto se dedica prácticamente al centro Madrid, capital de la que es, a día de hoy, la tercera comunidad autónoma, por detrás de Andalucía y Cataluña, con más establecimientos de este tipo, en total 517. ¿Qué criterios siguieron entonces los de Contexto para llegar a su inventario de 122? ¿Son los mismos que los de Cegal? Pues no.

¿Con respecto a qué se construye este mapa? ¿Tiene un parámetro para detectar si hay más o menos librerías?

“Nosotros hablamos con distribuidores, quienes nos señalaron aquellas librerías donde tenían una cuenta de ventas. Lo que indica que no son clientes ocasionales, sino librerías con un criterio específico, establecimientos dedicados exclusivamente a la venta de libros, no papelerías, ni quioscos”, asegura Enrique Redel, de Impedimenta, uno de los sellos que integran Contexto. Sobre ese mismo tema agrega Redel: “En los siete distritos centrales de Madrid, identificamos con esos criterios 122 puntos que incluyen desde librerías independientes hasta grandes cadenas como El Corte Inglés o Vips, donde nos dimos cuenta de que el librero actuaba como un prescriptor, de hecho, muchos libreros independientes vienen de las grandes superficies”.

¿Con respecto a qué se construye este mapa? ¿Tiene un parámetro con el cual comparar para detectar si hay más o menos librerías? Pues no. Y aunque este es el primer inventario que levanta este grupo de editores independiente, sus responsables aseguran haber conseguido un dato paradójico: hay más librerías nuevas. Es decir, son más las que abren que las que cierran.

“Curiosamente sí que tenemos la constatación del cierre de algunas librerías, pero existen muchas otras que han abierto, especialmente en La Latina o Lavapiés, donde ha habido una profusión de nuevos locales. A partir de la idea de librería como punto de encuentro, han nacido más de las que han desaparecido”, asegura Redel, quien alude a un concepto más flexible de librerías que se comportan a veces como café o bar, sitios que venden libros, y que pueden no necesariamente diferenciarse sólo por su fondo editorial, sino por naturaleza más social. Vamos, que igual se puede comprar El plantador de tabaco como un bizcocho o cerveza, una categoría de librería con la que muchos puristas del sector no comulgan en absoluto.

"En Madrid, han nacido más librerías de las que han desaparecido"

¿Libros como Tónicas? ¿Qué me estás contando?

Resulta inevitable plantearse la duda sobre si el posible aumento de nuevas librerías alude más bien a una burbuja editorial que a una racha de emprendimiento. En buena medida refugiados bajo el sistema de colocación de libros con el que acostumbran a trabajar los distribuidores, muchos editores y libreros independientes han conseguido una forma de mantenerse a flote.

Ya lo explicaba hace unos mesesDonatella Iannuzzi, editora del sello de Gallo Nero: “Claro la burbuja nos toca, pero por el sistema de colocación. Por una parte están los grandes sellos, sacando títulos a cada rato, pero para nosotros sacar libros es un sistema de crédito que nos dan las distribuidoras. Vivimos no por la venta, sino por la colocación de libros. Esa es la raíz de la burbuja pero también nuestra forma de tener números positivos mes a mes”.

Sobre este tema –la paradoja de un mercado contraído contra un tejido editorial sorprendentemente amplio- , Enrique Redel presenta su propio razonamiento. En un mercado editorial como el español, que se contrae entre el 30% y el 40% en los últimos cinco años, Contexto -el grupo al que pertenece- ven una luz. Son… ¿optimistas?, una palabra inocentona para algo que podría llamarse también miopía. “Puede, sí, que haya caído la compra de libros en gente que leía esporádicamente. Pero los lectores desatendidos, aquellos que buscaban literatura independiente de calidad, han crecido. Es como al que le gustan los Gin Tonics distintos o las tiendas de productos ecológicos”, segura Redel.

Todo sea dicho, este no es un estudio definitivo, no tiene una vocación exhaustiva sino divulgativa. “No es una guía profesional –explica Redel-. La utilidad de esta guía supone que cualquier lector, ya sea madrileño o extranjero, sepa cuáles son las librerías donde puede encontrar literatura más cercana. No es algo simbólico sino efectivo. Ha sido, claro, una primera aproximación”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba