Cultura

El Congreso aprueba la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual sin acuerdo, ni método

La Comisión de Cultura del Congreso ha aprobado este martes por 22 votos a favor y 20 en contra el proyecto de ley de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que pasará al Senado para seguir su tramitación. El debate, caótico e insualmente concurrido, acorta el recorrido de un instrumento esencial para el sector.

El presidente de la Comisión de Cultura, Juan Manuel Albendea (i), durante la reunión que aprueba el proyecto de ley de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual
El presidente de la Comisión de Cultura, Juan Manuel Albendea (i), durante la reunión que aprueba el proyecto de ley de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual EFE

Hubo tantas enmiendas para discutir -170- como tan pocos acuerdos y, claro, tan poco debate... Si es que a eso pudo llamársele debatir. En una sesión inusualmente concurrida –y especialmente caótica- de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, se aprobó este martes –con 22 votos a favor y 20 en contra- el proyecto de ley de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, que pasará al Senado en septiembre para continuar su larga y farragosa tramitación.

Como la Ley de Mecenazgo, la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual ha sido uno de los grandes proyectos de los populares y, sin embargo, sus demoras y postergaciones han sido innumerables. Casi tanto como las interrupciones, chascarrillos y errores que dominaron el debate de este martes, en el que, se supone, debía de perfilarse una discusión final para sacar adelante acuerdos sobre el texto.

En medio de una votación confusa, apresurada e interrumpida -la desbandada de algunos diputados fue progresiva y vergonzante (“Vota tú por mí, que se va el AVE”, se escuchaba)- , luego de tres horas de sesión (y sin consenso) se incorporaron 20 enmiendas, algunas de ellas volcadas en reforzar la Comisión de Propiedad Intelectual puesta en marcha por la Secretaría de Estado de Cultura y otras encaminadas a profundizar “los mecanismos de transparencia” en el funcionamiento  de las entidades que gestionan los derechos de autor.

Visiblemente insatisfecho, Carlos Gorriarán, de UPyD, se refirió a esta como una ley "conservadora y reaccionaria", con la que el gobierno pretende "salvar" a las empresas editoras de prensa y a los grandes grupos de comunicación "que no han querido adaptarse al mercado digital". Así dijo al valorar la llamada" tasa de Google", una compensación a los editores por el uso de sus contenidos por parte de los agregadotes y buscadores de noticias.

Sobre ese tema, el portavoz socialista José Torres Mora criticó que no se hiciera extensiva esa propuesta a los periodistas entendidos como creadores.“No parece sensato que el editor pida que el derecho sea irrenunciable para él pero que él haya hecho renunciar a ese derecho al periodista", dijo sobre un tema que, aseguró, se llevaráal Senado.

Algunos, entre ellos Ascensión de las Heras, de Izquierda Plural, y Rafael Larreina, de Amaiur,  se refirieron a esta como una ley que da la espalda a la socialización del conocimiento.  La expresión alude al no reconocimiento que hace la ley de las licencias de Creative Commons y Copy Left.

Otro tema sobre el que los partidos –entre ellos PSOE, PNV, UPyD, que no el PP- mostraron alguna coincidencia, fue el de la compensación por copia privada, la cual -según Izquierda Plural- debería de estar a cargo de las operadoras y no de los Presupuestos Generales del Estado. Tras ser eliminado en 2011, el canon por copia privada ha pasado a ser sufragado con dinero público. Las críticas de los parlamentarios señalaban la poca coherencia de que todos los ciudadanos pagaran por copias privadas individuales.

Tras un brevísimo –por no decir nulo- debate y una rápida negociación de media hora, la votación transcurrió en medio de una total confusión. Enmiendas que parecían votarse doblemente –o no votarse- a causa de la falta de atención de los responsables de la comisión, además de un completo desinterés político, dominaron un largo y todavía infructuosa epidosio en el camino a la aprobación de una legislación de la que dependen las industrias culturales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba