Cultura

Felipe II, el rey en cuyos territorios nunca se ponía el sol: ni cauto, ni moderado

Geoffrey Parker, el hispanista de la Universidad de Ohio que desde hace más de 20 años investiga y escribe sobre la vida y el reinado de Felipe II, retoma al personaje sobre el que más ha escrito en el volumen ‘El rey imprudente. La biografía esencial de Felipe II’.

Un detalle de la portada de 'El rey imprudente', Planeta.
Un detalle de la portada de 'El rey imprudente', Planeta.

En su reinado se levantó el primer imperio global, aquel donde jamás se ponía el sol. Se convirtió sucesivamente en rey de Nápoles y de Inglaterra; soberano de los Países Bajos y también monarca de España, Sicilia y las tierras americanas conquistadas por su padre, el emperador Carlos V. Reinó además en Filipinas, así llamadas en su honor, y Portugal, además de todas sus posesiones de ultramar. Llegó a tener poder sobre la cuarta parte de la población mundial. Se trata de Felipe II, el llamado rey prudente que, al parecer, no fue jamás tal cosa.

Geoffrey Parker, el hispanista de la Universidad de Ohio que desde hace más de 20 años investiga y escribe sobre la vida y el reinado de Felipe II, retoma al personaje sobre el que más ha escrito. Si luego de dos libros insiste, es porque todavía hay que despellejar un poco más ahí donde ya había hincado el diente. En 1984, Geoffrey Parker publicó una extensa investigación a la que se sumó, en 2010, Felipe II. La biografía definitiva (Planeta). El volumen tenía 1380 páginas y para escribirla Parker consultó más de diez mil documentos escritos por Felipe II, así como a cartas y consejos enviados por su padre.

Este nuevo libro busca despojar al monarca español de la corona virtuosa de la cautela y la moderación

El asunto de esta nueva entrega firmada por Parker, El rey imprudente. La biografía esencial de Felipe II(Planeta), es despojar al monarca español de la corona virtuosa de la cautela y la moderación, para calzarle una bastante más parecida a la que en verdad llevaba y que le apretaba la quijotera hasta convertirlo en un ser colérico, soberbio, con graves y serios complejos –especialmente con la figura de su padre-.

Gracias a la consulta de los millares de cartas dirigidas al monarca, Parker consigue reconstruir numerosos sucesos de los que Felipe II fue protagonista durante su largo reinado. Criado por la reina y por sus hermanas mayores, Felipe II creció sin la presencia constante de su padre Carlos V. Ya en las páginas de Felipe II: la biografía definitiva, Geoffrey Parker asegura que durante esas largas ausencias podría haberse incubado una personalidad obsesiva a causa de una educación muy severa. Inseguro y temeroso, Felipe II llevaba sus decisiones hasta el final incluso aunque sus consejeros le advirtiesen que no debía.

Parker tampoco regatea aciertos a Felipe II: fue capaz de controlar América frente a las revueltas de los Pizarro, pero no supo tener mano izquierda con los protestantes flamencos. Y todo por soberbia, dice el hispanista. De qué le servía tener la mejor red de espías, si al final terminaba haciendo lo que le parecía. Los documentos consultados por Parker contienen los testimonios de su séquito de consejeros, quienes se referían a Felipe II como un hombre desesperadamente lento para tomar una decisión y disperso al momento de posicionarse en los asuntos más urgentes. Era excesivamente detallista y desconfiado, por eso jamás delegaba.

El hispanista insiste en las inseguridades generadas por Carlos V, su padre, cuya alargada sombra de hombre cosmopolita y de acción, así como de héroe en batalla, parecía aguijonearle el autoestima a Felipe II, quien además sentía absoluto rechazo por el campo de batalla. A eso se suma la compleja y accidentada relación que tiene con su hermano bastardo Juan de Austria, así como la excesiva importancia que daba a la religión como variable importante para tomar muchas de sus decisiones. Fue justamente la visión mesiánica de sí mismo, esa certeza de que Dios guiaba sus pasos, la que lo llevó a recibir importantes derrotas políticas.

Ni apología ni escabechina, lo que procura Geoffrey Parker es despojar a Felipe II de los exagerados e imprecisos atributos que le han asignado algunos historiadores y ofrecer una visión tanto biográfica como política del protagonista de un largo reinado. Parker es un especialista en la España de los siglos XVI y XVII. Catedrático de la Ohio State University, antes lo fue en las universidades de Illinois y en Yale, en Estados Unidos; en la Universidad de British Columbia, en Canadá, y en la de St. Andrews, en Escocia. Es autor o editor de treinta y siete libros, entre los que se cuentan El ejército de Flandes y el camino español (1991), La gran estrategia de Felipe II (1998), La crisis de la Monarquía de Felipe IV (2006), La guerra de los treinta años (2007), Historia de la Guerra (2010), Felipe II. La biografía definitiva (2010) y La Gran Armada (2011).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba