Cultura

Vox y PSOE ni siquiera mencionan la cultura dentro del programa a las europeas

Aunque el PP tiene propuestas genéricas y poco específicas en esa materia, otros como PSOE y Vox no llegan a mencionar la palabra cultura. La mayoría de los programas electorales de los principales grupos políticos contemplan la reducción del impuesto que grava las actividades culturales y proponen un IVA común en toda la región.

Vox y PSOE no llevan propuestas sobre cultura en sus programas.
Vox y PSOE no llevan propuestas sobre cultura en sus programas.

A poco menos de dos semanas para las elecciones europeas y en medio de una campaña para movilizar votantes, los partidos políticos han puesto en marcha la maquinaria. El asunto sin embargo pinta cuesta arriba, pues sólo el 17% de los españoles sabe en qué fecha se realizarán los comicios. En lo que a cultura respecta, las reivindicaciones son bastantes homogéneas. Excepto el Partido Popular y Vox –que al igual el PSOE no incluye ni una línea sobre la cultura en su programa- la mayoría coincide en tres aspectos básicos: una rebaja del IVA cultural al 4%, así comomedidas para fomentar el mecenazgo y políticas en materia de propiedad intelectual.

Cabe destacar que uno de los programas que aborda de manera más completa y coherente el asunto es el de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), quien propone una fiscalidad cultural común, con un IVA cultural reducido para el conjunto de la Unión Europea, además de la protección de la industria del libro con un IVA súper reducido así como la equiparación del libro electrónico al de papel –Esquerra Republicanarecoge esas propuestas fiscales-. En lo que a Propiedad Intelectual respecta –abogan por una normativa europea-, el partido de Rosa Díez es el único que propone una directiva para el control y transparencia de las Sociedades de Gestión de derechos de autor. Reivindican además una legislación de mecenazgo cultural que tome en cuenta el crowdfunding, este último un aspecto recogido casi en la totalidad de las propuestas, excepto, por supuesto en los documentos del PP, PSOE  y Vox.

Uno de los programas que aborda de manera más completa y coherente el asunto de la cultura es el de Unión, Progreso y Democracia (UPyD)

Izquierda Unida va un paso por delante y propone no sólo un tipo de IVA cultural común, sino también la reducción de este al 4% -Podemos también fija esta cifra-, además de una regulación europea del mecenazgo cultural. Sin embargo, IU tiene una concepción más intervencionista por parte de los organismos comunitarios, que pasa, por ejemplo, por la creación de una Distribuidora Europea de Cine que facilite distribución, promoción y proyección de filmes europeos.

Este organismo estaría “abierto”, según plantea Izquierda Unida, “a convenios con distribuidoras latinoamericanas” que permitan “un intercambio capaz de plantar cara al imperio monocultural de Hollywood”. Plantean algo parecido con la creación de una red de Cines Europeos que “permita la recuperación de salas”.  Esquerra Republicana también propone la creación de un Consejo Europeo de la Cultura, además de la implementación de un fondo económico “para fomentar la difusión y salvaguardar del patrimonio de la cultura tradicional”, así como “un programa de ayudas a la traducción de obras culturales (subtitulado de películas o traducciones de obras literarias entre otros)”.

Esquerra Republicana también propone un programa de ayudas a la traducción de obras culturales

Junto conPodemos, IU son los únicos que se refieren expresamente a las condiciones laborales de los trabajadores del sector, aunque es cierto que Podemos especifica algunas medidas, entre ellas la promoción de un “estatuto europeo del trabajador de la cultura” en el que se garanticen “los derechos laborales, la protección social, la gestión tributaria, los derechos de propiedad intelectual y el autoempleo”. Asimismo, otorgan mayor peso al “control público” en lo que a la comercialización de productos culturales se refiere. Por ejemplo, plantean –de manera muy específica- que los beneficios obtenidos por la difusión y distribución del arte nunca sean superiores a los del artista.

Algo menos intervencionista, Equo no describe lo cultural en un epígrafe específico; trabajan el tema de manera transversal, equiparándolo a la condición de derecho ciudadano: “Defenderemos que se facilite el acceso a contenidos culturales, expresiones y formatos relevantes aun siendo de consumo minoritario. Se propondrán medidas para impulsar modelos de consumo y negocio innovadores (redes colaborativas, micromecenazgo, etc.) que faciliten la difusión y el acceso a una mayor diversidad cultural y la entrada de nuevos actores en el sector, actuando para eliminar la brecha digital y facilitando el uso de los medios virtuales de producción y difusión cultural y de sus diferentes posibilidades”.

El PP mimetiza cultura con marca España y no instrumentaliza medidas de mecenazgo o propiedad intelectual

Equo plantea además la necesidad de “lograr un equilibrio entre la propiedad intelectual y la libre circulación de contenidos en beneficio de los consumidores y usuarios”, a través del impulso de los formatos y procedimientos de creación cultural compartida y colaborativa, libres de derechos de pago. Insisten en un IVA cultural común, así como la creación de “nuevos modelos de negocio y consumo culturales para la protección de la producción cultural europea y el empuje a los intercambios entre los países, no solo para los diversos tipos de contenidos, sino de soportes culturales”.

El caso de los populares españoles no llega a ser tan grave como el de Vox –que no incluye siquiera una línea a temas culturales- pero sí destaca por una retórica que mimetiza cultura con marca España a la vez que no instrumentaliza en ninguna medida concreta en temas de mecenazgo o propiedad intelectual, sus dos grandes deudas desde la campaña electoral de 2011. Los populares apelan a enunciados generales, por ejemplo: “El Partido Popular defiende la importancia de la cultura como un sector estratégico, de presente y de futuro, para la proyección de España”. Insiste el documento en la cultura como herramienta para “la recuperación económica y a la cohesión social”. La única descripción detallada de los populares es el impulso del programa Europa Creativa, el apoyo a la iniciativa de Capital Europea de la Cultura para el periodo 2020-2033 y la protección –no dice cómo, ni de qué manera- “a los creadores y sus derechos de propiedad intelectual”. Mucho más grave, sin embargo, son las poquísimas referencias a temas de investigación e I+D, que las demás formaciones políticas sí incluyen.

Mención aparte se merece el PSOE debido a la total omisión que hacen del tema. "No es prioridad en la Unión", dicen

Mención aparte se merece el PSOE debido a la total omisión que hacen del tema. Según explican desde las filas de la organización, a las elecciones europeas solo pueden llevarse políticas que puedan ser aplicadas en toda la región y, en ese sentido, una propuesta cultural no encuentra cabida, ya que“no está dentro de las prioridades de la Unión como política común, a diferencia por ejemplo, de la educación”.

Excepto su sola mención como derecho, la coalición Los Pueblos Deciden -integrada por Euskal Herria Bildu (EH Bildu), Bloque Nacionalista Galego (BNG), Puyalón de Cuchas, Andecha Astur, Alternativa Nacionalista Canaria (ANC) y Unidad del Pueblo (UP)- no hacen mayores alusiones a un programa de medidas sobre este tema. Mientras que Coalición por Europa, formada por CiU, PNV, Coalición Canaria y los nacionalistas gallegos tienen la reivindicación lingüística y la promoción turística como sus propuestas en lo que a la cultura respecta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba