Cultura

Wylie, el chacal, y Balcells: el cortafuegos contra Google, Amazon y Apple

La última operación en el mundo editorial ocurrió en marzo con la venta de Santillana por 72 millones de euros a Penguin Random House. Pero esto es otra cosa. Los dos mayores agentes literarios –el chacal, Wylie, y Balcells, la madrina de García Márquez- se unen en una estrategia para muchos lógica: defenderse de los conglomerados y los drones.

Carmen Balcells con el Premio Nobel Mario Vargas Llosa.
Carmen Balcells con el Premio Nobel Mario Vargas Llosa. EFE.

Hasta hace poquísimos días, Andrew Wylie todavía negaba la noticia. “Pasamos un año y medio negociando, pero no llegamos a un acuerdo. A Carmen Balcells le habían dicho que yo era un ladrón”, eso fue lo que dijo el chacal, uno de los agentes literarios más importantes del mundo, en Argentina. Lo hizo en una entrevista concedida al diario El comercio ante la pregunta sobre el inminente acuerdo comercial que uniría su agencia con la de Carmen Balcells, la mujer detrás del boom de la novela latinoamericana de los años 60. Pero no por mucho negarlo la noticia se hizo esperar.

El pasado miércoles 27 de mayo salió a la luz pública la firma de un acuerdo entre ambos para formar una agencia internacional: Balcells & Wylie, una firma que habrá de convertirse en la más poderosa de la literatura; y por dos razones muy concretas: mientras Andrew Wylie agrega a su larguísima lista de clientes –entre ellos Philip Roth o Jorge Luis Borges- nombres fundamentales de la literatura en español –a saber, Mario Vargas Llosa o Gabriel García Márquez- que le permitirán a Wylie entrar a un mercado que se le resiste, Balcells conseguirá en cambio asegurar y poner a buen resguardo su larguísimo catálogo de glorias literarias. Es un ganar-ganar.

La mayoría de los editores y especialistas ven en este movimiento empresarial una decisión lógica –acaso inevitable- en medio de un mercado editorial en el que Amazon, Google y Apple se imponen como los competidores más desleales. El propio Wylie es uno de los más entusiastas en el discurso contra estas trasnacionales y ha manifestado su entusiasmo ante cualquier cortafuegos con esta empresas, incluyendo por supuesto movimientos como el que recientemente protagonizaron Prisa y Penguin, con la venta de los sellos literarios de Santillana (Aguilar, Alfaguara, Punto de Lectura, Suma de Letras y Taurus) por 72 millones de euros.

“Creo que la fusión entre Penguin y Random House y la asunción de Alfaguara por el grupo es algo bueno. Creo que con una editorial grande que tenga una cuota importante del mercado se solucionan algunos problemas y Amazon no puede eliminar esta editorial porque es demasiado grande y un cliente demasiado importante para Amazon”, dijo Wylie, de ahora en adelante socio de la Balcells.

¿Fue rescatada la agencia de Balcells?

Ya hace casi un año, Carmen Balcells había anunciado su próxima jubilación, prevista para junio de 2014. De ahí que hubiese ciertas prisas al momento de poner en marcha las negociaciones con Andrew Wylie. Balcells decidió entonces vender parte de su negocio y designar a alguien capaz de sucederla. El elegido fue Guillem d’Efak, quien se mantiene al frente de la agencia la cual, según ha publicado el periodista Peio Riaño, enfrenta deudas de cerca de un millón de euros, una situación que convocó el capital de muchos interesados, entre ellos el del publicista Miguel Barroso –secretario de Estado de Comunicación de José Luis Zapatero, socio de Roures y esposo de Carmen Chacón-.

Durante la administración socialista, el Ministerio de Cultura, del que era responsable Ángeles González Sinde, el Estado compró a Balcells una cantidad importante de documentos, manuscritos y cartas que resumían 50 años de relación con sus autores y que formaron parte de un acuerdo de 3.000.000€.

Wylie y Balcells juntos dan mucho de qué hablar. Él es ambicioso y tiene todavía mucho por recorrer en la industria. Hijo de un editor y de una heredera de la banca, nació en Boston en el año 1947. Ella, la Balcells, a sus 84, ya va de vuelta de todo: descubrió al Gabo y a Vargas Llosa; revolucionó el México y la Barcelona del boom. Él tuvo una educación privilegiada en un internado de Concord, New Hampshire, y de ahí saltó a Harvard. Lector de Homero en griego, pensó en dedicarse a la edición literaria, pero Joseph Fox, el editor de Truman Capote, lo disuadió de la idea y le recomendó hacerse agente literario. Y eso hizo. Convencido de que vivirá 200 años, está dispuesto a llevarse la parte de la tarta que le falta.

Balcells & Wylie quedaría conformado por un catálogo envidiable que incluye autores clásicos del siglo XX como Vladimir Nabokov, Yasunari Kawabata, Jorge Luis Borges o Italo Calvino; premios Nobel como García Márquez, Orhan Pamuk, Kenzaburo Oé, Czeslaw Milosz, Mario Vargas Llosa o Mo Yan; autores clave del momento como Philip Roth, Milan Kundera, Roberto Calasso, Antonio Muñoz Molina, Javier Cercas, Juan Marsé, Salman Rushdie, Roberto Bolaño, Isabel Allende, Amos Oz, Claudio Magris; y nombres con gran potencial como Colum McCann, Teju Cole, Helen Oyeyemi o Chimamanda Adichie, Taiye Selasi, Paolo Giordano y un largo listado de autores hispanohablantes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba