Cultura

Así recluta ISIS: "Te quiero por y ante Alá. Eres mi tesoro, y el Estado Islámico es tu casa"

Con el pseudónimo Anna Erelle, una periodista francesa ha escrito el libro 'En la piel de una yihadista', en cuyas páginas la reportera cuenta cómo se hizo pasar por una joven de 20 años para ser reclutada en las redes sociales por una organización asociada al Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

Mélodie acaba de convertirse al Islam. Vive en Francia, tiene 20 años, no sabe muy bien lo que quiere y dice sentirse vacía, sin rumbo. Tras compartir un vídeo de propaganda yihadista en las redes, recibe un mensaje privado en Facebook. Lo escribe el soldado que lo protagoniza: Abu Bilel al-Firansi, un  francés con historial de delitos menores, quien se unió a la guerra santa en Siria hasta convertirse en un activo yihadista.

Pero Mélodie no existe, al menos no como tal.  Es la identidad falsa  que ha asumido una periodista francesa y que responde a un perfil concreto de jóvenes que busca el yihadismo en Occidente a través de las redes sociales. En cambio, Abu Bilel al-Firansi sí es real. En cuarenta y ocho horas Bilel insiste para que Mélodie viaje a Siria. Le pide que se case con él y le promete una vida paradisíaca.

Esta es la historia que la reportera francesa publica con el pseudónimo Anna Erelle y que acaba de ser editada en España por Debate con el título En la piel de una yihadista, y en cuyas páginas es posible leer el testimonio y los casos reales del reclutamiento de jóvenes en las redes sociales por parte del islam.

"Formamos una gran familia, en la que ya tienes sitio. En cuanto termines las clases de tiro, te llevaré a una tienda muy bonita"

"¡Escúchame! Te quiero como jamás he querido a nadie. No puedo imaginarte lejos de mí ni un día más, en medio de todo ese vicio que te rodea. Yo te protegeré. Yo te alejaré de todos los demonios del mundo. Cuando te reúnas conmigo, tú misma te maravillarás de este paraíso. De este país que mis hombres y yo estamos reconstruyendo”, escribía Abu Bilel, quien resultó ser el yihadista francés más cercano a la dirección del Estado Islámico.

"(…)Formamos una gran familia, en la que ya tienes sitio (…) Si supieras lo felices que son las mujeres con nosotros... Antes estaban como tú. Perdidas. La mujer de un amigo mío te ha preparado todo un programa para cuando llegues. En cuanto termines las clases de tiro, te llevará a una tienda muy bonita, la única del país que vende telas de calidad. Te lo pagaré todo. Te crearás tu pequeño mundo con tus nuevas amigas (…) ¡Melodie, esposa mía! Date prisa, te espero", escribe el soldado a la periodista, quien decide hacerle creer que se trata de una joven insegura y solitaria, y le sigue el juego.

Así, durante más de un mes, Anna Erelle intercambia mensajes con este sujeto, de quien más tarde supo que se trataba del jefe de una brigada en Raqqa, bunker del Estado Islámico en Siria, y responsable del aparato de reclutamiento. La periodista, que tiene ya experiencia y ha trabajado el tema de la captación islámica y el yihadismo durante ocho años, cotejó la información con sus fuentes y siguió adelante.

"Te quiero por y ante Alá. Eres mi tesoro, y el Estado Islámico es tu casa"

Sólo se habían visto por Skype, pero Erelle respondió: "¿De verdad me quieres?", escribió replicando el modelo de jovencita insegura que suele sentirse querida y útil al ser considerada por hombres como Abu Bilel, quien responde: “Te quiero por y ante Alá. Eres mi tesoro, y el Estado Islámico es tu casa. Juntos incluiremos nuestros nombres en la historia por construir piedra a piedra de un mundo mejor en el que los kuffar (infieles) no podrán entrar. Si vienes con amigas, te buscaré otro aún más grande. Durante el día, mientras yo esté luchando, te ocuparás de los huérfanos y los heridos. Por la noche estaremos juntos… INsha Allah”.

En los intercambios con Anna Erelle, Abu Bilel se revela como una persona emocionalmente explosiva, alguien con rasgos marcados de fanatismo y una profunda obsesión por  erradicar las costumbres viciosas de Occidente. Según explica la periodista en el libro, este tipo de sujetos abundan en las filas de las organizaciones islámicas: suelen ser personas provenientes de estratos marginales en sus ciudades de origen y que, imbuidos en un discurso religioso confuso, se apuntan a una guerra que los convierte de pronto en héroes. No es fundar un imperio islámico lo que desean, sino desquitarse con la sociedad de la que salieron y a la que, como Bilel, atribuyen todos sus males y desgracias.

Se trata, en toda regla, de una Yihad 2.0. Sin embargo, una de las inconsistencias del libro, acaso el sabor faltante de una historia como ésta, radica en el hecho de que la periodista nunca viaja a Siria. Ni siquiera se lo plantea. Ese aspecto empuja a pensar en quien lee que falta una pieza. Sin embargo, la realidad parece acreditar la verosimilitud del lugar al que Erelle fue a meterse.

Después de un mes de intercambiar mensajes con Abu Bilel, el Estado Islámico descubre el engaño de la periodista. No sólo se han dado cuenta de que miente, sino que probablemente  su intervención pudo haber contribuido con información  a las autoridades, que en esos días desmantelaron dos  redes de reclutamiento yihadista en Estrasburgo y Albertville. Amenazada de muerte por el Estado Islámico, ahora vive en el anonimato y protegida por el Ministerio del Interior francés.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba