Cultura

Arcadi Espada: "El nacionalismo catalán es intelectualmente esterilizante"

El periodista y escritor Arcadi Espada, promotor y portavoz de la plataforma Libres e Iguales, que presentó el martes un duro manifiesto contra "el secesionismo catalán", carga contra el nacionalismo e insiste en que este es un tema que deben discutir todos los españoles.

El periodista y escritor Arcadi Espada.
El periodista y escritor Arcadi Espada.

En el manifiesto Libres e Iguales no hay ni una coma que pueda entenderse como una tregua: “El nacionalismo promueve la derrota de la democracia”. Así de claro lo dejaron los 50 intelectuales, periodistas y políticos que el pasado martes elevaron su voz contra las pretensiones soberanistas de Cataluña y así de contundente lo explica el periodista y escritor Arcadi Espada, promotor junto a la diputada popular Cayetana Álvarez de Toledo de la plataforma en la que se han incorporado ya más de 7.000 personas. A su juicio, no hay vuelta de hoja: “El nacionalismo es el problema más grave que ha tenido España en los últimos 30 años, incluyendo ETA”.

Reivindicar la Constitución Española, rechazar cualquier negociación y aplicar la ley a quienes intenten infringirla son tres de los puntos innegociables del manifiesto firmado, entre otros, por el premio Nobel Mario Vargas Llosa, el filósofo Fernando Savater o el escritor Félix de Azúa. La alusión al referéndum soberanista del 9 de noviembre es más que clara. Sin embargo, algo más importante se desprende de este manifiesto: se trata del peso que cobra, contrapuesto con otro, presentado al día siguiente, en el que un grupo de intelectuales de centro-izquierda y centro-derecha, proponen una reforma federal de la Constitución.

"No hay nada de inteligente en el nacionalismo".

Aunque Arcadi Espada no quiso entrar a valorar el texto firmado, entre otros, por Baltasar Garzón, Ángel Gabilondo o José Antonio Zarzalejos, sí deja caer, acaso como premeditada boutade: “Estoy seguro de que los nacionalistas no son ni serán federalistas”.Sobre este y otros aspectos del debate sobre Cataluña, entre ellos el papel de los hombres de letras como ciudadanos, comentó en esta entrevista concedida a Vozpópuli.

-El manifiesto no puede ser más directo: “el nacionalismo es una derrota a la democracia”. No da cuartel al tema independentista. No se plantea siquiera la negociación.

-España ha contemporizado demasiado con el nacionalismo, no solo desde le punto de vista político sino desde el punto de vista moral e intelectual. No hay nada de inteligente en el nacionalismo. Es una ideología agresiva, siempre antidemocrática y profundamente reaccionaria.

"Hasta que no sacamos el manifiesto, el debate parecía pertenecer sólo a Cataluña"

-Si comparamos el manifiesto Libres e Iguales con el otro, el que aboga por la reforma federal, pues es obvio que ambos están en las antípodas.

-He leído muy por encima ese otro manifiesto. Yo creo, sin entrar en discusiones conceptuales, que lo interesante es que, por fin, en España, los españoles hablen de este asunto. Hasta que no sacamos el manifiesto, el debate del nacionalismo parecía pertenecer sólo a Cataluña, como si ese debate se circunscribiese solo a una parte de España. Lo fundamental para empezar a discutir es que quienes estén directamente implicados en esa hipótesis fantasmagórica participen en el debate. Estoy seguro, sin embargo, de que los nacionalistas no son ni serán federalistas, pero más allá de eso, hay que hacer entender que el nacionalismo es el problema más grave que ha tenido España en 30 años, incluyendo el terrorismo de ETA.

-El manifiesto reprocha a las élites un excesivo pasividad y “resignación”. ¿Es una queja dirigida a Mariano Rajoy?

-No. En realidad hablamos de las élites. No se trata de rebajar la culpa que pueda tener yo o cualquier otro, y aunque creo que el gobierno tiene una actitud política correcta, no tiene una actitud pedagógica adecuada sobre lo que el nacionalismo significa para España. Sacamos el manifiesto porque ni el gobierno ni la oposición han llevado a España la intensidad del problema en toda su dimensión. Este asunto rebasa la cuestión gubernamental para trasladarse a los ciudadanos. Entre los ciudadanos existe incluso una inesperada apatía. De ahí que el primer objetivo de nuestro manifiesto fuera la movilización, porque más allá de la discusión en tertulias y debates, entre la gente impera una especie de cansancio y hartazgo ante el avance del nacionalismo.

"Sacamos el manifiesto porque ni el gobierno ni la oposición han llevado a España la intensidad del problema"

-Es inevitable, acaso cíclica, la discusión sobre los hombres de letras y pensamiento que pasan a la acción.

-Desde el punto de vista del hombre de letras y de cultura hay una reflexión que va más allá de lo político y que pasa por el hecho de que el nacionalismo es intelectualmente esterilizante. No hay nada inteligente en el nacionalismo. Es una ideología de la naturaleza, por así decirlo, que desde el punto de vista conceptual no tiene interés. Significa ‘yo tengo más derecho que tú’, y eso intelectualmente no tiene valor. Es un artefacto rudimentario intelectualmente. Llega un momento en que si no plantas cara a telebasura, pues te come; como si no plantas cara a la política basura, como el nacionalismo. De lo contrario, te comen las arañas.

-¿Qué esperáis de este manifiesto?

-Hemos tenido una respuesta mucho mayor a la que esperábamos. Por la rapidez y la precariedad con la que todo esto se ha hecho. Miles de personas se han dirigido a nosotros en la Web, a pesar de los ataques siniestros que hemos sufrido esta noche. Además de eso, el manifiesto pretende crear ese suelo transversal de españoles libres, que no obedece a si somos más keynesianos o menos, y que se sostiene en un sustrato de participación real. Se trata de llevar a toda España esta discusión.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba