Cultura

Una exposición revela al Miró que leyó a Dostoiévski e inspiró a Bretón

Este viernes se inauguró en Hamburgo una muestra que reúne una selección de cien obras y más de 250 libros de artistas ilustrados por Miró (1893-1983). Desde el Miró incapaz de concebir la imagen separada de la palabra, hasta su  amistad con Tristan Tzara, Paul Éluard o André Bretón.

Miró. Cercle rouge, étoile (1965)
Miró. Cercle rouge, étoile (1965)

La biblioteca de Joan Miró debía tener las baldas algo combadas. El pintor atesoraba en ella cerca de 1700 volúmenes: Dostoiévski, Freud, Jung, Rimbaud, Nietsche, Goethe. La pintura y la palabra escrita eran para él una misma cosa: ambas habitaban la métrica como categoría estética. Su relación con la literatura y así como la amistad que sostuvo con destacados escritores vanguardistas, son el hilo conductor de una exposición inaugurada en Hamburgo este viernes.

Titulada Miró. Painting as poetry, cuya traducción al castellano podría acercarse a Miró, la pintura como poesía, la exhibición se presenta en el centro de exposiciones Bucerius Kunst Forum. En ésta se incluyen alrededor de cien obras de todos los periodos creativos del artista, la influencia literaria en su obra y la manera en la que Miró sirvió de inspiración a los poetas de su entorno, entre ellos André Breton, principal exponente del surrealismo.

La exposición, que reúne además una selección representativa de los más de 250 libros de artistas ilustrados por Miró (1893-1983), explica cómo del juego con la palabra y la imagen nació su lenguaje pictórico. Los pintores surrealistas entendían las palabras como impulso para sus asociaciones y Miró influyó de forma determinante en la idea de que la combinación de texto e imagen es central, señala el centro de exposiciones en un comunicado.

Su llegada a París, en 1920, con 27 años, de su Barcelona fue un punto de inflexión en su proceso creativo. "Su nuevo comienzo no estuvo marcado por el contacto con otros pintores, sino por el intercambio con escritores", explicó la directora del Bucerius Kunst Forum, Ortrud Westheider. Miró, que leía con devoción, debe su principal estímulo de su amistad con autores vanguardistas como Tristan Tzara, Robert Desnos, Paul Éluard y Michel Leiris y de su relación con sus amigos literatos surgieron numerosos proyectos en común.

 La muestra, organizada en colaboración con la colección de arte de Renania del Norte-Westfalia de Düsseldorf, reúne obras de colecciones como la Succesió Miró y la Fundación Miró de Palma de Mallorca, la Fundación Miró en Barcelona, el Museo de Arte de Filadelfia, el MoMA de Nueva York y la Tate Gallery de Londres. Podrá visitarse hasta el 25 de mayo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba