Cultura

El Thyssen tira de fondo de armario, mientras la baronesa da largas a Wert sobre la cesión de su colección

Integrante del grupo Los Fauvistas (las fieras), en el que participaron entre otros Henri Matisse, el pintor y diseñador francés Raoul Dufy protagoniza una muestra retrospectiva en el Museo Thyssen. Carmen Thyssen aprovecha la ocasión para dar declaraciones ambiguas sobre la cesión de su colección privada.

Un hombre ante la obra "La reja" (1930) que forma parte de la primera gran retrospectiva del pintor fauvista Raoul Dufy en Madrid desde 1989, que se muestra en el Museo Thyssen-Bornemisza.
Un hombre ante la obra "La reja" (1930) que forma parte de la primera gran retrospectiva del pintor fauvista Raoul Dufy en Madrid desde 1989, que se muestra en el Museo Thyssen-Bornemisza. EFE.

El Thyssen tira de fondos propios. Después de presentar exhibiciones ambiciosas como la que dedicó al surrealismo en 2013 y a Cezánne en 2014, echa mano del fondo de armario para salir al paso a la temporada que comienza. Lo hace a partir de los cuatro cuadros del artista francés Raoul Dufy que se exhiben en las paredes del museo y que pertenecen a la colección privada de Carmen Thyssen-Bornemisza, quien ha aprovechado la ocasión para dar largas –una vez más- a un pronunciamiento definitivo acerca de la cesión gratuita de ésta al Ministerio de Educación, Cultura y deportes.

Considerado como uno de los grandes de la Escuela de París, Dufy  –quien formó parte del grupo post-impresionista Los Fauves, las fieras-, este pintor, ilustrador y diseñador textil se caracterizó por desarrollar una obra volcada completamente en el color y la experimentación con la potencia de éste en distintos soportes.

Después los surrealistas y Cezánne, el Thyssen echa mano del fondo de armario para salir al paso a la temporada que comienza.

A pesar de la recuperación que se hizo de la obra de Dufy en 2003 con motivo de los 50 años de su muerte, el pintor francés sigue siendo un gran desconocido, según  Guillermo Solana, director artístico del Thyssen. Con la intención de aportar una visión menos plana de su obra, el museo pretende mostrar a un pintor "más matizado, introspectivo, intimista e incluso melancólico", pero en el que el placer de la pintura sigue presente.

El comisario de la muestra es JuanÁngel López-Manzanares, conservador del museo, pretende construir un relato del inquieto y versátil artista a través de 93 piezas procedentes de colecciones privadas y museos, como el Centro Pompidou de París, que ha cedido 36 obras. Entre algunas de las piezas que se exhiben pertenecen la versión que hizo de El bestiario de Guillaume Apollinaire. Ilustró también obras de Stéphane Mallarmé y André Gide. Además, claro de sus dibujos, óleos, estudios y otros formatos.

El Thyssen sin embargo, resiente la desaparición de uno de sus grandes patrocinadores –Fundación Caja Madrid- y busca alternativas de financiación. Entre éstas figuran, por ejemplo, la aportación que ha hecho la aportación de 150.000 euros aportados por la Comunidad de Madrid.

Según el museo, desde 1989 no se había organizado en España una retrospectiva sobre Dufy.

Según el museo, desde 1989 no se había organizado en España una retrospectiva sobre Dufy, "por lo que este era un buen momento para ponerle en valor y hacer una nueva interpretación de su obra", comentó López-Manzanares,  que se ha referido a ésta como “una exposición sencilla" con una concepción cronológica que transcurre en cuatro apartados en los que ha querido plasmar una serie de ideas.

La primera de ellas va encaminada a mostrar a Dufy como un gran maestro. "Era uno de los más dotados, gran dibujante con mucha sensibilidad del color y de los materiales, con los que experimentó para lograr una pintura fluida y brillante. Un óleo que se acerca a las cualidades de la acuarela", aseguró el comisario a la Agencia Efe. Otro de los apartados destacados es aquel en el que se reúnen las escenas de muelles y mercados que Dufy pintó en Normandía, Marsella y Martigues y que lleva por título Del impresionismo al fauvismo.

Sorprendido con los cuadros de Cèzanne, Dufy estilizó su lenguaje pictórico, un cambio que se aprecia en las obras exhibidas en la sala dedicada al periodo constructivo, algunas de ellas pintadas en L'Estanque, junto a Georges Braque, de quien fue compañero en la Escuela de Bellas Artes de París.

La versatilidad de Dufy lo impulsó a trabajar otras técnicas y soportes.  Desde las cerámicas hasta los diseños textiles, como los que trabajó para Paul Poiret, uno de los diseñadores franceses más destacados del siglo XX y eterno rival de Coco Channel. También realizó xilografías y produjo un número de tapices y diseños para piezas de alfarería, incluidos en la muestra.

 Carmen Thyssen-Bornemisza aseguró estar "hablando todavía" con el Ministerio de Cultura para ceder nuevamente su obra al Estado.

En el apartadoLa luz de los colores se exhibe pinturas de después de la Primera Guerra Mundial imbuidas por la naturaleza serena de la Provenza. El ambiente musical de su infancia está presente también en obras de sus últimos años. En algunas de ellas, el negro, que utiliza para representar la máxima luminosidad, alcanza mayor protagonismo y su serie "El carguero negro" puede ser interpretada, según el comisario, "como el presentimiento de su muerte cercana".

La baronesa se lo está pensando

En la presentación ante la prensa, la baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza aseguró estar "hablando todavía" con el Ministerio de Cultura para ceder nuevamente su obra al Estado de forma gratuita, al acercarse la fecha en la que se renueva este acuerdo. Al ser preguntada por el estado de las conversaciones con el ministerio, al cumplirse un año de la última renovación, la baronesa ha explicado que "más adelante se sabrá" si se produce el acuerdo. "Todavía estamos hablando de lo que va a ocurrir", dijo.

Hace poco menos de dos semanas, sin embargo, trascendió que tanto Carmen Thyssen como el ministerio de Educación, Cultura y Deportes llevan las negociaciones dentro de la "más absoluta normalidad institucional", por lo que decidieron demorar hasta el mes de mayo el inicio de las conversaciones sobre el futuro de su colección privada, que se exhibe en el Museo Thyssen-Bornemisza. Cada año, alrededor del mes de febrero, la baronesa suscribe con Cultura la renovación por un año de la cesión gratuita al Estadode su colección privada, compuesta por 460 obras, de las que 240 se exhiben en el museo junto a la del barón Thyssen. Este sería el tercer año consecutivo consecutivo de una cesión gratuita.

Se demoran hasta el mes de mayo el inicio de las conversaciones sobre el futuro de sucolección privada.

Esas renovaciones se añaden al periodo de doce años desde que se firmó la primera concesión para que la colección privada de Carmen Thyssen se exhibiera en el museo madrileño. En 2011 cuando el tema de la renovación de la cesión de su colección llegaba al plazo final de decisión, llegó a su punto más álgido. La baronesa rechazó a finales de 2010 una oferta del anterior Ministerio de Cultura, dirigido por Ángeles González-Sinde, para alquilar su colección durante dos años por una cantidad fijada en base al cálculo que se estableció para el alquiler de la colección del barón Thyssen antes de que fuera comprada por el Estado en 1993.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba