Cultura

El libro de artista resucita: pasa del abandono editorial al interés como objeto de lujo

Una muestra en Ivory Press o la aparición de sellos como Ártika arrojan renovada luz sobre un objeto que hace un siglo inventaron los vanguardistas. En un momento donde algunos cantan el fin del papel, una tendencia comienza a abrirse paso: el libro como objeto no sólo artístico, sino también de lujo. ¿Qué hay detrás de esta resurrección?

Una imagen del libro sobre Jaume Plensa editado por Ártika.
Una imagen del libro sobre Jaume Plensa editado por Ártika.

Ya lo decía Mallarmé: todo cuanto existe en el mundo debe ir a parar a los libros; una frase sin duda premonitoria de la resurrección que se produciría un siglo más tarde. Porque a pesar de que todos cantan su muerte, el libro en papel sigue ahí: voluntarioso, incluso para reflexionar sobre sí mismo como objeto de arte.

Así lo demuestra Books beyond Artists, una muestra dedicada a los libros de artista y su papel en la historia del arte hasta nuestros días. Comisariada por Elena Ochoa Foster, esta exposición se conecta con Blood on Paper (Victoria and Albert Museum, Londres, Reino Unido, 2008), también comisariada por Ochoa Foster, directora y fundadora de Ivorypress y Rowan Watson, quien trabaja este tema desde hace casi 20 años.

Porque a pesar de que todos cantan su muerte, el libro en papel sigue ahí: voluntarioso

La idea del libro como contenido y contenedor alude a una síntesis plástica cuya expresión más perfilada es el libro de artista. ¿A qué se llama un libro de artista? ¿En qué se distingue de un simple volumen, de un libro ilustrado o de un fotolibro? ¿Es un libro o una obra de arte? Estas son algunas de las preguntas que han planteado éstas y muestras anteriores como Libros (y otras publicaciones) de artista: 1947-2013, en la Fundación Juan March.

Para entender el recorrido que plantea esta exposición, conviene tener como punto de partida la intensa relación que desde hace al menos dos siglos –aunque podamos encontrar ejemplares de este tipo incluso en el siglo XVIII y XIX- une al objeto bibliográfico con el objeto de arte. El sentido literal de la expresión tuvo su origen en publicaciones de principios del siglo XX como Un coup de dés, de Stéphane Mallarmé, y también en los experimentos de los futuristas italianos y rusos, especialmente estos últimos. Existen colaboraciones históricas entre artistas y poetas como el libro de Aleksandr Ródchenko realizado junto a Vladímir Mayakovski, pero también las de Octavio Paz o Stéphane Mallarmé de la mano de pintores como Robert Motherwell o Balthus.

El diálogo entre literatura y pintura; escultura y libro; artefacto y objeto aparece en muchos ejemplares exhibidos.

El diálogo entre literatura y pintura; escultura y libro; artefacto y objeto aparece en muchos ejemplares exhibidos en esta exposición, por ejemplo:Constellatios, deJoan Miró y André Breton, o Poésies de Henri Matisse y Stephane Mallarmé. Hay versiones como la que hizo Peter Sacks de El proceso de Kafka. Además, claro de fotolibros de Henri Cartier-Bresson, Sophie Calle, Miguel Rio Branco o Ai Weiwei.

La muestra de Ivory Press cuenta con ediciones provenientes de colecciones privadas y estudios de artistas como de Reino Unido, Francia, Suiza, Austria, Estados Unidos, Alemania y España. Pero también con fondos de diversas instituciones y entidades, como el Victoria and Albert Museum,la Fundació Antoni Tàpies (España) y el Brodsky Center (EE. UU.).

Un sector abandonado por grandes y pequeños editores

¿Qué puede caracterizar a un libro de estos? Pues el gesto que proviene de su propia concepción y elaboración. Desde el plegado del papel en libros como los de Ed Ruscha, John Baldessari, Lucio Fontana o Hiroshi Sugimoto, hasta el uso de materiales naturales como en la edición de Richard Long.

Hace poco menos de una semana, el grupo Planeta presentó Artika, un sello editorial centrado en la realización de ediciones limitadas y numeradas de grandes libros de artista. Lejos de ser libros convencionales son, según ellos mismos describen, “valiosas obras de arte cuyo diseño exclusivo está inspirado o diseñado por el propio artista”.

Uno de sus proyectos más vistosos es 58, una edición de libro- escultura original de Jaume Plensa. Se trata de una tirada de 998 ejemplares con números arábigos y 200 en numeración romana, todos ellos firmados, uno a uno, por el propio artista. El cofre que contiene el libro se despliega en una escultura de díptico –sostenida por un imán- firmada con bajorrelieve de Plensa. Concebido como libro de gran formato, este propone un recorrido visual por los últimos años de trabajo del artista.

"El mercado del libro de artista es muy pequeño para los grandes sellos y económicamente inviable para los independientes".

Si algo resulta vistoso de Ártika es lo que su irrupción supone. Se trata de un grupo editorial grande, orientado al gran público, que ahora ha decidido entrar a jugar en un mercado –el del libro de artista- normalmente desatendido por los grandes conglomerados y los sellos independientes: es muy pequeño para los primeros y económicamente inviable para los segundos. Dentro del amplio abanico del libro como objeto, existe el llamado libro de lujo, que entiende el libro como síntesis entre un contenido excepcional reunido en un soporte que soporte la calidad de lo que en él hay impreso.

“Aparte de los libros de erudito, modelo Phaidon, no hay ninguna editorial que se arriesgue a crear libros hermosos y perdurables editados con calidad y contenidos ociosos. No existen libros-objeto que quieras atesorar y que resulten gratos y divertidos de leer. O basura mainstream o lujo para estudiosos. No se edita lujo para el esparcimiento”, asegura Pedro Muñoz Aradilla, emprendedor y empresario vinculado a la cultura, quien actualmente prepara un proyecto de este tipo de manera independiente.

La pregunta, en ese caso, sería: ¿tras la contracción de 30% del  sector después de cinco años? ¿Hay mercado para eso? ¿Se ha impuesto el libro como objeto al tan cacareado libro electrónico? ¿Es inmortal el papel? Hay quienes, como Muñoz Aradilla, piensan que sí: “Líneas editoriales como IvoryPress, Reel Art Press o Ártika demuestran que la tendencia no es que esté invirtiéndose, es que es bicéfala: lo fácilmente consumible y olvidable, en descarga free o en streaming. Las joyas de calidad, en un envase precioso para conservar y coleccionar. Simple”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba