Cultura

La curiosa interpretación que 28 artistas catalanes hacen de los monumentos

Casi una treintena de creadores reinterpretan el papel del monumento histórico, hasta hacerlo desaparecer. Se trata de Nonument, en el MACBA. Hay distintas propuestas: desde la escalera de Antoni Arola hasta el preservativo con el que se envuelve el mástil en el que ondea la bandera catalana junto al Born…

Hay quienes podrían pensar que el asunto echa leña al fuego, más aun si consideramos que quedan apenas dos días para la celebración Diada. Depende de cómo se mire, esta puede -o no- ser una oportunidad para ampliar la mirada o al menos así lo pretende el Museo de Arte contemporáneo de Barcelona (MACBA), el cual ha invitado a 28 artistas para reinterpretar el lenguaje y la tradición del monumento en el espacio público, un trabajo ahora reunido en la exposición Nonument.

La muestra se inscribe en el programa del tricentenario de la Guerra de Sucesión española. El criterio comisarial busca mezclar formatos, propuestas, edades y lecturas a partir de todos los soportes posibles: dibujos, maquetas, publicaciones, objetos, textos, vídeos y performance.

Nonument, que inaugura la programación expositiva del MACBA en el Convent dels Àngels, cuenta con obras de Francesc Torres; Muntadas; Miralda; Antoni Llena; Rogelio López Cuenca y Elo Vega, Alicia Kopf; Sílvia Gubern; Terence Gower; Antonio Gagliano; Curro Claret; David Bestué; Itziar Barrio o Antoni Arola.

Las propuestas son tan diversas como la escalera que propone Antoni Arola que une la plaza de Sant Jaume con el primer piso del Palau de la Generalitat, la propuesta de restauración del monumento a Prim, destruido por los anarquistas en 1936, o el preservativo con el que se envuelve el mástil de 17,14 metros en el que ondea la bandera catalana junto al Born, creado por Álex Giménez y Jorge Rodríguez-Gerada.

Rogelio López Cuenca y Elo Vega presentan en la exposición Proyecto Quilombo/1: Antonio López, una propuesta de relectura crítica y reactivación política del significado de los monumentos y lugares de memoria de la ciudad de Barcelona vinculados a la explotación colonial y, específicamente al tráfico de esclavos, que comienza con la estatua del primer marqués de Comillas, Antonio López.

"Es una exposición algo monacal, pero poco monumental", según Pep Bohigas, ha asegurado el comisario de la muestra, quien ha señalado que la exposición se completa con una serie de entrevistas a personas que "piensan" críticamente la ciudad, así como el papel del arte dentro de los actuales entornos urbanos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba