Cultura

Las princesas de Disney van en silla de ruedas o reciben una paliza del príncipe azul

El artista Alexsandro Palombo ha impulsado campañas que buscan despertar conciencias a través de imágenes emblemáticas. En ellas señala desde la violencia de género hasta la invisibilidad a la que ha sometido la cultura Pop a determinados colectivos.

Una de las imágenes realizadas por el artista italiano y divulgadas en su blog Humor Chic.
Una de las imágenes realizadas por el artista italiano y divulgadas en su blog Humor Chic.

Cenicienta cambia la zapatilla de cristal por una prótesis; el Príncipe Azul empuja la silla de ruedas en la que reposa Blanca Nieves y Pocahontas mantiene el equilibrio –posee solo una pierna- con una muleta. El artista italiano Alexsandro Palombo ha decidido someter el universo Walt Disney a un ejercicio de realidad. Las princesas pueden, perfectamente, sufrir una discapacidad, tal y como ocurre a miles de mujeres y hombres en todo el mundo.

Disney, la mayor factoría del fueron felices y comieron perdices –o incluso los perpetradores de raras reivindicaciones de un mundo hiperbólico donde dominan el más fuerte, el más guapo, el más bondadoso (nunca hay medias tintas, vacilaciones, dudas)-, se ha caracterizado casi siempre por una cinematografía que poquísimas veces reivindica la diferencia o la heterogeneidad.

Partiendo de esa idea, el artista y activista por los Derechos Humanos italiano ha dibujado a las princesas de Disney con algún tipo de discapacidad. Retratadas bajo el rótulo¿Te gustamos todavía?, Blanca Nieves, La Sirenita, Mulan, Pocahontas o La Bella Durmiente se muestran más humanas, más reales."¿Alguna vez has visto a un protagonista con discapacidad en una película de Disney", se pregunta en su blog, Humor Chic. "¡Seguro que no porque la discapacidad no coincide con los estándares de Disney!"

Esta no es la primera vez que el artista se vale de figuras icónicas del cine o los dibujos animados para colocar una reivindicación sobre el tapete. Ya lo hizo en una serie donde denunciaba la violencia de género y el maltrato utilizando para ello, de nuevo, a las princesas de Disney o figuras de los dibujos animados -desde la Mujer Maravilla hasta Marge Simpson- agredidas por sus parejas e incluso una donde denuncia la anorexia y los trastornos de alimentación generados por el canon de belleza y delgadez impuesto por el discurso publicitario y la moda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba