Cultura

Los escritores y Hacienda: de la querella por fraude de Falcones a la bancarrota de Lucía Etxebarria

El anuncio de una investigación al autor de 'La Catedral del Mar' por supuesto delito de fraude contra Hacienda pone en el candelero, otra vez, la relación entre Agencia Tributaria y autores. A comienzos de año se habló de una caza de brujas. ¿Cómo paga impuestos un superventas? ¿Por adelanto o por libro vendido al año? ¿A quiénes ha arruinado Montoro?

La escritora Licía Extebarría se vio obligada a participar en un relity para pagar una deuda a Hacienda.
La escritora Licía Extebarría se vio obligada a participar en un relity para pagar una deuda a Hacienda.

La noticia de que la Fiscalía de Barcelona acusó este jueves el superventas Ildefonso Falcones por defraudar y ocultar al fisco ganancias de derecho de autor de 1,4 millones de euros entre 2009 y 2011 sirve de percha para revisar un tema que tiene de cabeza a más de un escritor: los impuestos. Multas, deudas, intereses, desgravaciones rechazadas... Más de uno de estos episodios han llevado a la bancarrota a autores como Ángeles Caso o Lucía Extebarría, quien tuvo que participar hace unos años en un reality de Telecinco para pagar la deuda con el fisco.

Lo que ocurre con el autor de La Catedral del Mar es distinto de los casos anteriores –no es una multa, es una imputación-, entre otras cosas, por el hecho de que se trata de una acusación. Sin embargo, y todo sea dicho, se han dado varios casos de este tipo durante 2015 y hubo incluso quienes hablaron de una caza de brujas fiscal contra determinados novelistas y escritores. Los periodistas Federico Jiménez Losantos y José Miguel Monzón, Wyoming, también fueron objeto de sanciones. Tras la inspección fiscal, Jiménez Losantos se vio obligado a pagar 1,8 millones de euros, mientras que al presentador de El intermedio le tocó saldar una deuda tributaria por 910.000 euros.

¿Cómo tributa un escritor? Pregúntale a Balcells

Hasta febrero de 1999, los autores tributaban exactamente igual que el resto de las personas. Si recibían un adelanto, tenían que pagar íntegramente lo que Hacienda demandaba. A saber: si alguien cobraba un adelanto dos millones de euros, le quedarían unos 800.000 libres para vivir el tiempo que durase la escritura del libro. Al final, insisten algunos, la cantidad de dinero del que disponían para terminar un libro quedaba prácticamente en nada.

Pero entonces llegó Carmen Balcells y todo cambió. Fue ella quien ejerció presión e hizo de lobista para conseguir que el Real Decreto de 5.II.99 aprobase el Reglamento del IRP. En el artículo 6, apartado 3, permitió a los autores no tener que declarar como ingresos de un solo ejercicio los adelantos por una obra, sino que podían declararlos progresivamente, en función de las ventas anuales. A la hora de declarar sus ingresos, los autores tienen varias opciones: hacerse autónomos, constituirse en sociedades anónimas o aceptar un sueldo fijo de una editorial, como hicieron en su momento algunos autores como Francisco Umbral o Antonio Gala.

Entre inspecciones te veas …

"Me han arruinado”, esas fueron las palabras que dijo a la prensa la escritora y ganadora del Premio Planeta 2009, Ángeles Caso, al dar detalles de su impasse con la Agencia Tributaria. Todo comenzó con el premio Planeta, el mejor dotado en España, con 600.000 euros. Según relató la escritora 48% (270.000 euros) del total fue ingresado directamente al fisco. Sin embargo, Caso cometió un error: la escritora desgravó 15.000 euros del premio. Justificó la medida como gastos relacionados con su profesión: luz, calefacción, teléfono, internet y viajes de promoción y documentación. La revisión de esa desgravación hizo que, en 2013, se enfrentada a varias declaraciones paralelas, la devolución de los 15.000 euros, un 50% en concepto de multa y otro 5% en intereses desde 2009. Aquello, que para la autora supuso un “calvario”, fue el motivo de su ruina económica.

Lucía Etxebarria también tuvo que vérselas con Hacienda. En 2013 tuvo que participar en el reality de Telecinco, Campamento de Verano, junto a personajes del papel cuché. ¿Por qué la novelista se ha metido en semejante circo?, se preguntaron muchos. Pues intentar ganar dinero para pagarle al fisco. "No quiero ganar, con aguantar tres semanas suficiente (…)Tengo facturas por pagar", aseguró. En su momento, ella misma explicó sus motivos en una carta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba