Cultura

El Ayuntamiento de Madrid cierra la Galería Oliva Arauna, una de las más prestigiosas

La galería, una de las más conocidas y respetadas en el arte contemporáneo español, ha sido precintada por el Ayuntamiento de la capital "por no respetar la fachada original del edificio". Fernando Villalonga, del gobierno de las Artes, reconoce que conocía el caso y lo tacha de "inaceptable".

El Ayuntamiento de Madrid cierra la Galería Oliva Arauna, una de las más prestigiosas
El Ayuntamiento de Madrid cierra la Galería Oliva Arauna, una de las más prestigiosas

Una de las galerías de arte más importantes de España y con presencia habitual en ARCO, Oliva Arauna, con casi treinta años de trayectoria y sede en la madrileña calle de Barquillo, ha sido precintada por el Ayuntamiento de la capital "por no respetar la fachada original del edificio".

Alrededor de las doce y diez de la mañana de ayer, una pareja de policías municipales acudieron a precintar al establecimiento, donde ya les esperaba la propietaria de la galería, Oliva Arauna.

La medida ha sido calificada de "inaceptable e inasumible" por el delegado municipal de Las Artes, Fernando Villalonga, quien ha reconocido que conocía el caso y que ha intentado, aunque sin éxito, que no se llegara a una situación extrema".

"Es un asunto de los técnicos de Urbanismo. Una decisión que no comparto. Si hay que manifestarse ante la sede de la galería, yo seré el primero", recalcó Villalonga.

La medida ha sido calificada de "inaceptable e inasumible" por el delegado municipal de Las Artes, Fernando Villalonga.

Con el precintado de la galería, ordenado oficialmente por las autoridades municipales el pasado 6 de junio, se pone fin al contencioso que Arauna ha mantenido con el Ayuntamiento de Madrid y que ha durado siete años. Su origen está en la decisión de la galerista de realizar cambios en la fachada del edificio, a nivel de calle, tras instalar en él su negocio.

Arauna ha asegurado que el Ayuntamiento le ha "denegado una y otra vez" la licencia de apertura, y ha acusado a la Comisión de Patrimonio Artístico de Madrid (CIPAM) de hacer su propia "interpretación" de la ley. La zona en la que está situada la galería tiene una especial protección ambiental y arquitectónica.

Con bastante temple "a pesar de lo desagradable" de la situación, Oliva Arauna ha asegurado  que, cuando les compró a sus anteriores dueños el local, en el que había un restaurante, nadie le facilitó "planos ni fotografías de época" del edificio.

El origen está en la decisión de Arauna de realizar cambios en la fachada, a nivel de calle.

Ha reconocido que cambió la fachada del establecimiento en cuanto lo compró porque, a su juicio, era "horrible", pero se centró únicamente en el aspecto decorativo, ya que "los huecos" quedaron intactos. Villalonga se ha mostrado, en sus declaraciones, de acuerdo con la estética actual del edificio, con una entrada acristalada opaca, enmarcada en negro y que da acceso a la galería.

El precinto municipal, según la resolución del Ayuntamiento, sólo "desautoriza la actividad de galería de arte"."Ahora me dedicaré a pensar en lo que voy a hacer, no he hecho planes", ha afirmado la galerista, que tenía prevista para mañana la presentación de tres nuevas exposiciones de Miguel Río Branco, Per Barclay y Alfredo Jaar.

Un hecho al que Arauna ha restado importancia, ya que se trata de obras que pertenecen a la galería y que "no son nuevas", a pesar de ser insólitas, y por tanto no supondrá un desbarajuste para los autores.En lo que respecta a los artistas asociados a su galería, entre los que figuran Jorge Molder, Gabriele Basilico o Kristoffer Ardeña, Arauna ha expresado el "apoyo" que ha recibido de todos ellos a pesar de la "incertidumbre".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba