Cultura

Comienza el desembarco de los tesoros suizos en Madrid: el primero, Picasso

Picasso vuelve una vez más al Prado gracias al préstamo de diez pinturas fundamentales del artista malagueño por parte del Kunstmuseum, de Basilea, que cierra sus puertas por obras de remodelación.Además de los diez Picassos del Prado, el Kunstmuseum de Basilea ha cedido al Museo Reina Sofía unas 170 piezas de 170 maestros de los siglos XIX y XX.

Dos operarios cuelgan el cuadro "Los dos Hermanos" (1905) de Pablo Picasso en la presentación de la Exposición del pintor malagueño en el Museo del Prado.
Dos operarios cuelgan el cuadro "Los dos Hermanos" (1905) de Pablo Picasso en la presentación de la Exposición del pintor malagueño en el Museo del Prado. EFE.

Obra destacada de la época rosa de Picasso, pintada en 1906 en Gósol (Lérida), Los dos hermanos cuelga ya en la Galería Central del Museo del Prado, que albergará a partir del próximo día 18 la exposición 10 Picassos del Kunstmuseum Basel. Picasso vuelve una vez más al Prado gracias al préstamo de diez pinturas fundamentales del artista malagueño por parte del Kunstmuseum, de Basilea, que cierra sus puertas por obras de remodelación.

Junto con Arlequín sentado, fechada en 1923 y en la que el artista retrató al pintor Jacinto Salvado vestido con ropas regaladas por Jean Cocteau, Los dos hermanos forman parte del conocido como "el milagro de Basilea". Ambas obras forman parte de la colección de Rudolf Staechelin. Por motivos económicos, los propietarios se vieron en la obligación de poner a la venta las dos pinturas, y, ante el temor de que salieran del país, el Ayuntamiento de Basilea organizó en 1967 un referéndum para saber si los ciudadanos querían que se compraran las obras.

El resultado fue positivo, y las instituciones públicas aportaron seis millones de francos suizos, mientras que los 2,4 millones restantes se lograron por aportaciones populares. Enterado de este hecho, Picasso decidió regalar cuatro obras a Basilea, tres de las cuales también colgarán en la Galería Central del Prado, rodeadas de obras de Tiziano, Tintoretto o Rubens.

Se trata de Hombre, mujer y niño (1906), Venus y amor (1967) y La pareja (1967), que, junto con Panes y frutero con frutas sobre la mesa (1908-9); El aficionado (1912); Mujer con guitarra (1911-14); Mujer con sombrero sentada en un sillón (1941-42) y Muchachas a la orilla del Sena, según Courbet (1950), completarán esta pequeña retrospectiva.

"Formada por obras fundamentales de la trayectoria de Picasso", en opinión de Gabriele Finaldi, director adjunto del Prado, esta exposición se ha podido organizar gracias a la remodelación del museo suizo, "ya que en circunstancias normales nunca se prestarían tal cantidad de obras y tan importantes".A Picasso se le ve en el Museo del Prado "con toda naturalidad", según Miguel Zugaza, director de la pinacoteca. En su opinión, Picasso "funciona muy bien" con los pintores antiguos al tratarse de "un pintor del XIX, desde el punto de vista de su formación, que rompe con la tradición pero que es consciente de pertenecer a ella".

Esta "antológica esencial a través de la colección del Kunstmuseum" contribuirá a que continúe la recuperación de visitantes al museo, que el año pasado supuso un 7 % respecto a 2013 y que este año "está un poco por encima de los datos de 2014". Además de los diez Picassos del Prado, el Kunstmuseum de Basilea ha cedido al Museo Reina Sofía unas 170 piezas de 170 maestros de los siglos XIX y XX.

Este préstamo dará como resultado dos exposiciones: Fuego blanco. La colección moderna del Kunstmuseum Basel, con una selección de más de cien obras maestras de la colección del museo, y Coleccionismo y modernidad, integrada por obras de la Colección Im Obersteg y de la Colección Rudolf Staechelin, depositadas en aquella institución.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba