Cultura

2015: ¿rebrota el frenesí de los museos en España en plena campaña electoral?

Desde el Centre Pompidou en Málaga –que se presenta la semana próxima en ARCO-, pasando por el Museo Universidad de Navarra hasta el Museo Carlos de Amberes o el Museo del Diseño de Barcelona. ¿Vuelve la desmesura o esta vez es distinto?

Sede malagueña del Pompidou. Su inauguración está prevista para el primer trismestre del 2015.
Sede malagueña del Pompidou. Su inauguración está prevista para el primer trismestre del 2015. EFE.

Hubo un momento en España en el que los arquitectos hacían milagros: complejos culturales desmesurados -fueran o no necesarios-; ciudades de la cultura; centros de arte… Nuevas catedrales con las que los ayuntamientos pretendían rubricar su progreso en el skyline del erario público. Pero entonces llegó la crisis, y las grandes creaciones se convirtieron en onerosos cráteres para las finanzas públicas.

Desde hace un par de años, la aparición de nuevos proyectos vuelve a poner el tema en el candelero. Unos han sido producto de un acuerdo entre instituciones, otros son el resultado de una iniciativa privada: desde el Centre Pompidou Málaga, que será presentado el miércoles próximo en ARCO, hasta el Centro Botín de Arte o el Museo Carlos de Amberes, que arrancó su andadura como centro artístico el pasado mes de octubre bajo el auspicio de la Fundación Carlos de Amberes.

"No diría, por tanto, que sea un rebrote de aquel frenesí. O, al menos, no en todos los casos", asegura Llàtzer Moix

Hay quienes piensan, como Llàtzer Moix, quien ha trabajado este tema ampliamente en el libro Arquitectura milagrosa, es necesario contextualizar la aparición de estas nuevas instituciones. La proliferación de museos en España hace unos años coincidió con un ciclo de bonanza económica y con los deseos de muchas ciudades o comunidades autónomas de dotarse con este tipo de instituciones para ponerse en el mapa. Sin embargo, para Moix, el ciclo ha cambiado y, con él, las condiciones. Son casos con motivaciones distintas y no conforman, a juicio de Moix, un todo comparable al de otras épocas.

"No diría, por tanto, que sea un rebrote de aquel frenesí. O, al menos, no en todos los casos", asegura. "Navarra tiene como base una donación de una familia que lleva decenios de relación con el mundo artístico y posee fondos muy considerables. El DHUB (Museo de Diseño de Barcelona) es un proyecto con muchos años de gestación y coherente con una ciudad que tiene a gala ser capital de diseño", aclara el periodista cultural y ensayista.

Hubo un momento en España en el que los arquitectos hacían milagros: complejos culturales desmesurados, fueran o no necesarios

De la nueva oleada de museos, uno de los casos más llamativos es el de Málaga, que ha apostado por ese hechizo de lo cultural como marca –y ha decidido sacar pecho con su propio Pompidou, la primera sede fuera de Francia del Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París, cuya apertura está prevista para el primer semestre de 2015.El proyecto fue presentado en París en septiembre de 2014, con la presencia de la ministra de Cultura y Comunicación francesa, Aurélie Filipetti; el presidente del Pompidou, Alain Seban, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. Entonces las obras estaban paralizadas.

"Quizás el Pompidou de Málaga responde más al interés local por convertir la ciudad andaluza en una capital artística, reivindicando su papel como tal en un área con mucho turismo, pero distribuido a lo largo de toda la Costa del Sol", ha asegurado Llatzer Moix a VozpópuliSituado en la esquina de los muelles 1 y 2 del puerto de la capital malagueña, el proyecto plantea un espacio expositivo que habrá de funcionar en El Cubo, un edificio acristalado que se convirtió en la manzana de la discordia. A mediados de agosto de 2014, Puertos del Estado ordenó al Ayuntamiento de Málaga paralizar las obras en el edificio, una cesión que hicieron las autoridades portuarias al Ayuntamiento, que había sido sometido a modificaciones e intervenciones no consentidas por la concesionaria, Muelle Uno. Era necesaria, entonces, la certificación de un arquitecto municipal que justificara que los trabajos iniciados no afectan al inmueble de cara a una tasación final que permita el Ayuntamiento pueda utilizar la sede.

Superados los escollos, el Centre Pompidou Málaga inaugurará su espacio de 6.300 metros cuadrados, dedicado a exhibir unas 70 obras del espacio del Beaubourg parisino que conformarán la exposición permanente. El acuerdo inicial fija una colaboración de cinco años entre ambas partes y que puede ser prorrogable. El Pompidou aterriza en una ciudad con dos grandes apellidos a los que hacer frente: el museo Picasso y museo Carmen Thyssen, inaugurado en 2011 para exhibir algunas obras de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

Superados los escollos, el Centre Pompidou Málaga inaugurará su espacio de 6.300 metros cuadrados

Sin embargo, Centre Pompidou Málaga no es el único proyecto en su tipo. El pasado 22 de enero, en Pamplona, se inauguró el Museo Universidad de Navarra. El espacio, de 11.000 metros cuadrados y diseñado por el arquitecto navarro Rafael Moneo, se compone de 14 salas expositivas, un teatro con 750 butacas, tres talleres, dos aulas, biblioteca, oficinas, almacenes, restaurante y otros servicios. Además de a las artes visuales, el centro navarro abre sus puertas a las escénicas y musicales.

Dos colecciones vertebran y promueven la creación del centro: la de María Josefa Huarte, que contiene medio centenar de pinturas y esculturas de artistas como Palazuelo, Oteiza, Tàpies, Picasso, Kandinsky, Rothko o Chillida; y el fondo fotográfico de la Universidad de Navarra, compuesto por 14.000 fotografías y 100.000 negativos que abarcan del siglo XIX hasta nuestros días, que incluye además el legado artístico del fotógrafo José Ortiz-Echagüe.

El tercer proyecto, éste en cambio de capital privado, es el Centro Botín, una institución impulsada por la Fundación Botín no como un museo, sino un centro de investigación científica y social que apoyará a su vez las artes plásticas y la cultura a través de exposiciones temporales así como un programa de talleres y seminarios. Ubicado junto al Ayuntamiento de Santander y la Autoridad Portuaria de la capital cántabra, el edificio ha sido diseñado por el arquitecto genovés Renzo Piano.

El tercer proyecto, de capital privado, es el Centro Botín, una institución impulsada por la Fundación Botín

El Centro Botín debía de inaugurarse el verano pasado –las obras comenzaron en 2012-, sin embargo, la nueva fecha está prevista para agosto de 2015. Se estima que posee una superficie de 6.000 metros cuadrados repartidos en dos edificios (este y oeste) conectados entre sí. El edificio oeste albergará las exposiciones, mientras que el ala este se dedicará a los talleres de artes y seminarios. También habrá un auditorio con capacidad para 300 personas. Promovido y financiado por la Fundación Botín con 77 millones de euros, el centro lo construye OHL. Está previsto que atraiga cerca de 200.000 visitantes al año, con una actividad que contribuirá al mantenimiento de 650 empleos en Cantabria.

Pero las aperturas e inauguraciones no quedan ahí. Otros espacios dedicados al arte también han abierto sus puertas recientemente. Uno de ellos es el Museo Carlos de Amberes, en Madrid, dedicado a los maestros flamencos y holandeses, y que arrancó su andadura como centro artístico el pasado mes de octubre bajo el auspicio de la Fundación Carlos de Amberes. El proyecto contó con la colaboración del Museo del Prado, el Museo de Bellas Artes de Amberes, Patrimonio Nacional de España y el gobierno de Flandes. Durante los últimos 26 años, la Fundación ha organizado más de 50 exposiciones entre las que destacan La Tregua de los Doce Años, Los tapices de Pastrana, El Toisón de Oro o La Paz de Utrecht.

El Museo del Diseño de Barcelona, inaugurado a finales del pasado año, se incorpora a la lista. Conocido en catalán como el Museu del Disseny de Barcelona, éste depende del Instituto de Cultura de Barcelona, y nace a partir de la integración de las colecciones del Museo de las Artes Decorativas, el Museo de Cerámica, el Museo Textil y de Indumentaria y el Gabinete de las Artes Gráficas. El denominador común de todas las colecciones que se unen para formar el Museo del Diseño es el objeto como eje del discurso. La colección incluye cerca de 70.000 piezas hasta ahora clasificadas bajo la denominación de artes decorativas o artes aplicadas, y que abarcan desde el siglo IV a. C. Con un presupuesto inicial de 100 millones de euros, el museo está ubicado en la plaza de las Glorias y dispone de 25.000 metros cuadrados de superficie útil.

El Museo del Diseño de Barcelona, inaugurado a finales del pasado año, se incorpora a la lista

El Instituto de Cultura de Barcelona también auspició el Museo de Culturas del Mundo, que inauguró apenas hace unos días, en enero de 2015. Destinado a la difusión y conocimiento de la creación artística de culturas extranjeras, la institución de aloja en los palacios Nadal y del Marquès de Llió –edificios de los siglos XIII y XIV, respectivamente- situados en la calle Montcada. El museo exhibe una selección de los 2.300 objetos de arte que componen la cesión que la Fundación Folch ha hecho al Ayuntamiento de Barcelona durante veinte años. Junto con esta selección, también se exponen objetos procedentes de la Fundación Arqueológica Clos, de la Colección Duran/Vall-llosera y del Museo Etnológico de Barcelona.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba