Cultura

No hay ningún español entre los 200 coleccionistas más importantes del mundo

En 2012 quedaban dos y en 2013 apenas uno: Alicia Koplowitz. Este año no hay ni un solo español en la lista que publica la revista Art News. En ella aparecen los doscientos coleccionistas de arte más influyentes en todo el mundo.

En 2005 algunas casas de subasta regresaron a España. Tres años más tarde, el mercado estaba completamente abatido.
En 2005 algunas casas de subasta regresaron a España. Tres años más tarde, el mercado estaba completamente abatido.

Cada verano, la revista Art News publica la lista de los doscientos coleccionistas de arte más influyentes en todo el mundo. En 2013solo quedabauno: la empresaria madrileña y miembro del patronato del Museo del Prado, Alicia Koplowitz. Este año no hay ni uno solo. A pesar de haberse mantenido muy sólida en ediciones anteriores gracias a su gusto por los maestros clásicos y modernos, Alicia Koplowitz esta vez se cae de la lista.

Hay quienes han querido apuntar a Ella Fontanals Cisneros en una lista patria de mecenas. Pero no aplica. La coleccionista de origen cubano no se ha nacionalizado española, aunque sí es cierto que su fundación se mueve entre España y Suiza. Tampoco figura como española su cuñada, la venezolana Patricia Phelps de Cisneros, a pesar de formar parte del patronato del museo Reina Sofía. De hecho, ambas aparecen como coleccionistas venezolanas, lo que coloca a ese país incluso por delante de Mónaco o Noruega.

101 coleccionistas son estadounidenses. Alemania tiene 13 y Suiza 12. Reino Unido 10, Francia con 8 y China 7

De la lista total, 101 coleccionistas son estadounidensesAlemania tiene 13 y Suiza 12. Reino Unido figura con 10 coleccionistas como Charles Saatchi y Francia con 8, entre los cuales destacan especialmente François Pinault, comerciante de firmas de lujo y dueño de la casa de subastas Christie's, así como Bernard Arnault, de LVMH.

Las economías en crecimiento no se quedan atrás. China le pisa los talones a Francia con 8 coleccionistas; Brasil aparece con cuatro por delante de Rusia con –que saca pecho con Abramovich-, Hong-Kong, Japón, México y Holanda. Catar aparece con un solo coleccionista: la jequesa Al Mayassa bint Hamad bin Khalifa Al Thani, quien en 2012 pagó más de 191 millones de euros por la pintura Los jugadores de cartas, de Paul Cezánne, y fue considerada por la revista Art& Auction como la persona con más poder dentro del coleccionismo de arte.

Desbandada española, poderío emergente

De los cuatro que alguna vez fueron incluidos, se han caído casi todos. Alicia Koplowitz es la más reciente en caer. La empresaria madrileña, que heredó junto a su hermana Esther las compañías de las que surgiría la actual FCC, es conocida por su gusto por los maestros del siglo XVIII y XIX español. Durante estos últimos años, ha sido más que conocida la compra que hizo Koplowitz del lienzo Maja y celestina en el balcón, del maestro Goya, el cual fue valorado, aproximadamente, en 18 millones de euros.

Alicia Koplowitz, Plácido Arango, Juan Abelló... todos se han caído de la lista

Plácido Arango, ex presidente del Grupo Vips, ex consejero del BBVA y antiguo presidente del patronato del Museo del Prado fue eliminado de la lista en 2013. En años anteriores figuraban nombres como el de Juan Abelló, quien posee un notable museo particular disperso en cinco casas, o José Luis Várez Fisa, coleccionista especializado en antigüedades, maestros clásicos y arte español moderno y contemporáneo, quien en 1999 vendió al Estado por 12 millones sus tesoros arqueológicos.

En esta lista, elaborada por los editores de Art News y expertos del mundo del arte, han sido incluido en los últimos años un grupo de nuevos coleccionistas que se han consolidado: Roman Abramovich, dueño del Chelsea Football Club; a Benedikt Taschen, de la prestigiosa casa editorial; al publicista y coleccionista Charles Saatchi o al millonario mexicano Carlos Slim y las venezolanas Ella Fontanals Cisneros y Patricia Phelps de Cisneros, esta última se incorporó el año pasado como patrono del Museo Reina Sofía. Junto a estos nombres, se perfila un potente y cada vez más grande grupo de coleccionistas asiáticos.

Coleccionismo en España, diez años de esplendor y declive

En el año 2005 la casa de subastas Christie's volvió a España después de 30 años de ausencia. Para celebrarlo, convocó una subasta memorable que alcanzó ventas de 5,2 millones de euros. En aquel entonces, el coleccionismo tenía un latido algo menos irregular que en los días que corren.

Además de las fundaciones con solera -la Fundación Juan March, por ejemplo- en ese entonces las empresas comenzaban a destinar capítulos específicos al arte, tal era el caso de Fundación Telefónica, la Fundación Focus-AbengoaAltadis, la Colección Afinsa –una iniciativa afectada por la presunta estafa del Fórum filatélico- , la Fundación Coca-Cola –que llegó a tener más de 300 obras reunidas en 10 años, el Museo Unión Fenosa, incluso la inmobiliaria catalana Hábitat desarrolló este tipo de iniciativas.

Aquellos tiempos: en el año 2005 la casa de subastas Christie's volvió a España después de 30 años de ausencia.

Existía un grupo relativamente compacto de empresarios coleccionistas comenzando por el galletero Eugenio Fontaneda (fallecido en 1991 y cuya colección de arte antiguo se guarda en el palentino Castillo de Ampudia) o Francisco Daurella (del grupo catalán Cobega y creador de la Fundación Fran Daurel, de Barcelona, que cuenta con un fondo artístico de más de 3.000 obras de arte), hasta empresarios como Lluís Bassat, el hotelero Jordi Clos i Llombart (Cadena Derby), otros miembros de la familia Daurella(Foto Colectania), Javier Godó Muntañola (editor de La Vanguardia), los hermanos March (Fundación Juan March), la familia asturiana Masaveu, o Joaquín Rivero Valcarce (presidente del grupo inmobiliario Metrovacesa y propietario de más de 300 obras de arte español).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba