Cuaderno de bitácora

Transparencia versus 'black'

La transparencia es una palabra que está de moda y hay que felicitarse porque en las sociedades en las que abunda también abunda la prosperidad y los elevados estándares de vida. Sin embargo, en España parece un bien escaso y en lo que atañe al mundo de la gestión de activos también, especialmente en algunos segmentos del mismo.

Particularmente llama la atención la diferencia abismal que en términos generales existe entre las gestoras internacionales de fondos y las gestoras de fondos nacionales a favor de aquellas. En un artículo publicado en estas páginas hace unos meses les apuntaba algunas de las razones de por qué la gestión nacional se encuentra en su deficiente estado actual y sólo unas pocas excepciones se salvan.

Estos blogs tienen como objetivo precisamente proporcionar a los lectores trasparencia sobre la industria de la inversión y el asesoramiento. Por ello, vamos a arrojar luz y concretarles de qué estamos hablando con un listado de prácticas o situaciones reñidas con la transparencia y por añadidura en última instancia con los buenos resultados.

Aún existen gestoras que buscan dar difusión mínima fuera de su red aprovecándose del bajo nivel de formación financiera de sus clientes

La primera tiene que ver con las reticencias a proporcionar información al público en general o proporcionar información de baja calidad, incompleta o poco detallada y clara. Puede resultar sorprendente para algunos lectores pero existen todavía gestoras de fondos de inversión pertenecientes a grandes entidades financieras de este país que buscan dar difusión mínima o nula fuera de su red cautiva de distribución aprovechándose de la situación de bajo nivel de formación financiera de muchos de sus clientes. Existen todavía abundantes casos donde existen incluso fondos concretos o determinadas gamas de fondos donde expresamente se busca no proporcionar información alguna fuera del ámbito de unos clientes concretos.

Al escarbar en estos productos como no podría ser de otra manera (así ocurre con la falta de transparencia) se encuentran comisiones abusivas que igualan los máximos legales o si los productos están fuera de la regulación española los superan hasta niveles tan escandalosos como el 3% o 4% anual si todos los costes son tomados en cuenta. Por añadidura, en no pocos de ellos la buena gestión brilla por su ausencia.

Respecto a la claridad de la información suelen faltar dos aspectos clave como son la rentabilidad en contexto del riesgo que se toma o de las referencias para dicha clase de activo y los costes, no sólo en términos absolutos, que por supuesto, sino en términos relativos. Sobre el primer aspecto se responde a una cuestión tan necesaria y fundamental como si se está aportando valor. En lo que respecta a los costes es loable la iniciativa del documento legal DFI (Documento Fundamental para el Inversor) que todo fondo debe proporcionar y que estipula de forma notoria el TER o Ratio de Gastos Totales.

Sin embargo, se echa en falta, y ello afecta a la gestión internacional también ponerlo en contexto, como por ejemplo se hace en los fondos de pensiones en Estados Unidos. Es decir, se trata de responder con claridad a la cuestión de si un 1% por ejemplo es caro o no en el contexto de las comisiones medias de la industria y para esa clase de activo en particular.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba