Con Lupa

Avergonzados de ser españoles

Escribir estos días en España es abrirse las venas en canal. Contemplar en la madrugada de ayer la rueda de prensa de Mariano Rajoy en el fin de fiesta de la cumbre mexicana del G-20 fue lo más parecido a un suplicio para cualquier español en sus cabales. Espectáculo difícilmente descriptible del hombre incapaz de decir dos frases seguidas sin consultar sus notas, sin mirar la chuleta, inseguro, impreciso, titubeante. La viva imagen de un Neville Chamberlain redivivo, dispuesto a vender a los españoles desde el Munich de Los Llanos la inexistente victoria de unos acuerdos de paz con la canciller alemana, una Angela Merkel que se ha negado en redondo a dar su brazo a torcer y que se ha mostrado inflexible con un Gobierno que, desde la óptica germana, simplemente no solo se muestra renuente a cumplir con su deber, a hacer los deberes, sino muy dispuesto a traicionar la palabra dada, a decir digo donde dijo Diego.

Rajoy es el hombre superado por las circunstancias, es la imagen del administrador competente de la cosa pública para tiempos de paz, tiempos de bonanza, que ahora se encuentra completamente fuera de foco, porque él es el anti líder por naturaleza. Una desgracia para España. Otra más, recordatorio del fracaso de nuestra clase dirigente a lo largo de la sediciente democracia. Las desdichas empezaron con aquel Felipe González cuyo largo mandato acabó en un interminable rosario de escándalos; que siguió con un José María Aznar que, con mayoría absoluta, enloqueció en los últimos años de su segunda legislatura; que prosiguió con un Zapatero convertido en auténtico Atila para los intereses de España y los españoles, y que lleva camino de culminar con un Rajoy del que, amigos o enemigos, esperaban infinitamente más en términos de templanza, coherencia y, sobre todo, eficacia.

Todo se ha venido abajo al mismo tiempo. Todo el edificio constitucional se tambalea como un castillo de naipes a punto de derrumbarse. Es el caso de Su Majestad el Rey que, con su elefante a cuestas, se escapa a Arabia Saudí para no tener que hacerse la foto con el pío presidente del Supremo y del CGPJ cogido in fraganti gastando la pasta del erario en su asueto personal marbellí; es la gran banca que, en unión de Telefónica, corre en auxilio del primer grupo de comunicación del país –al parecer en el despacho de Soraya Sáenz de Santamaría- para evitar su ruina, porque este es un sistema de socorros mutuos, en el que los protagonistas y beneficios de la transición están para protegerse y ayudarse mutuamente. Son los partidos mayoritarios, convertidos en ollas a presión. Lo publica hoy este diario (Federico Castaño): José Blanco se enfrenta a Rubalcaba porque cree que el líder del PSOE no está defendiendo las aspiraciones de su protegido Conde-Pumpido para ocupar plaza en el Constitucional. Y ¿por qué el interés de Pepiño? Porque barrunta que su “caso Campeón” acabará en tales predios, y sabe que del TC es fácil salir bien librado (preguntar por Albertos, Botín y otros) si se tienen allí agarraderas bastantes.

Es el PP, jaula de grillos sin cuento, hoy al mando de una señora a la que cuesta trabajo imaginar superando las tradicionalmente difíciles oposiciones a la Abogacía del Estado, y que hoy tiene al partido sumido en un silencio aborregado. Es el Gobierno, para qué contarles, y los prohombres del Gobierno y del partido, caso de Ruiz-Gallardón, caso de Arias Cañete y tantos otros, agazapados, escondidos en plena tormenta mientras la nave amenaza con irse contra las rocas de la intervención. Es la corrupción que todo lo inunda. Y no me refiero tanto a la corrupción dineraria, que también, sino a esa otra quizá más dañina en términos de moral pública que reviste la forma del silencio cómplice, de la violación sistemática de la ley, del incumplimiento de las obligaciones inherentes al cargo con grave perjuicio para la colectividad (caso de Fernández Ordóñez y la  dramática situación de la banca española); es la corrupción de la cobardía, del miedo a denunciar; la corrupción del compadreo, del hoy por ti mañana por mí.

La nueva corte de los milagros

Es el sistema el que ha entrado en colapso. No se trata de revelar ningún secreto. No hace falta ser un Valle Inclán para relatar los abracadabrantes sucesos de esta corte de los milagros que habitamos. Cualquier lector –lo demuestra a diario esa mayoría de gente culta que se asoma a los foros de VP- es muy capaz de describir de forma tanto o más expresiva, más sintácticamente brillante, el drama del país que nos ha tocado vivir. Entiendo la frustración de tantos españoles sensatos que, creyendo formar parte de un país del primer mundo, una nación de ciudadanos libres y responsables de sus actos, se encuentran de repente con que el edificio vital en el que moran con los suyos hace agua, amenaza ruina, porque aparentemente todo, del Rey abajo todos, todo, se ha mostrado y demostrado una filfa, un gran engaño, un profundo embeleco. La desilusión de una vida; el fracaso de millones de vidas.

Hoy, cuando tantos españoles, a derecha e izquierda, parecen haber perdido la esperanza en un Gobierno que apenas apunta las reformas se queda petrificado semana tras semana en la laguna de la nada porque siempre “la están peinando”; hoy, cuando tantos conciudadanos creen que ya no queda más salida que la intervención del país por la “troica de negro”, los 26 periodistas que hacemos Vozpopuli queremos transmitir a nuestros lectores la voluntad de seguir mostrando al Gobierno Rajoy nuestro humilde pero decidido apoyo crítico, para animarle, urgirle, obligarle si es preciso a hacer el trabajo para el que fue elegido por mayoría absoluta, en el convencimiento de que, con o sin euro de por medio, España necesita profundas y urgentes reformas para dotarse de una economía competitiva, capaz de satisfacer la exigencias de las nuevas generaciones.

Sabemos que es tarde, que se ha perdido mucho tiempo, y que cada semana que pasamos en baldío más difícil resulta salir del atolladero, pero no desesperamos. Es cierto que esas reformas implican sufrimiento –si bien temporal- para millones de ciudadanos y pérdida general –igualmente temporal- de nivel de vida. Por eso ese apoyo solo puede mostrarse con dos condiciones. La primera es que la carga de los sacrificios se reparta de forma equitativa. La segunda y más importante es que, una vez superado el trauma, cueste más o menos años, el Gobierno entonces en el poder -de grado o por fuerza, en el Parlamento o en la calle- se comprometa a abordar un saneamiento integral del sistema, con apertura de un proceso constituyente que dé paso a una nueva Carta Magna capaz de alumbrar una democracia digna de tal nombre, y un país más libre, más abierto, más reñido con la corrupción, más amigo de la investigación y la cultura, más justo, más liberal… Un país con unas instituciones, empezando por la primera, de las que los españoles podamos presumir orgullosos. Un país del que nunca, como ahora, volvamos a sentirnos avergonzados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba