Con los leones

Un vicepresidente económico que no sea ‘bizcochable’

Hay determinados empresarios y algunos banqueros que no están acostumbrados a llamar al político de turno por teléfono y a que éste les responda con días de retraso. Genera cabreo porque están habituados a dirigentes solícitos, prestos al favor y a la transacción de enmiendas cuando el Congreso tiene abiertas sus puertas. Si se cumplen los pronósticos de las encuestas, Mariano Rajoy llegará virgen al poder porque no se le conoce afinidad alguna con grupo económico o de interés concreto, aspecto que genera en los ambientes financieros una mezcla de nerviosismo y desorientación.

Muchos empresarios, pues, desconocen de qué pie cojea el líder del PP y esta es una impresión extensiva a su actual equipo económico. Cristóbal Montoro, Álvaro Nadal, Fátima Bañez… no tienen buena entrada en algunos círculos empresariales y financieros, precisamente porque han desatendido algunas llamadas de gente importante o las han respondido con retraso cuando en el Parlamento se han discutido leyes sensibles en la legislatura recién finiquitada.

Algunas voces del PP atribuyen, precisamente, a determinadas factorías de opinión la campaña que hace tiempo se ha puesto en marcha para desprestigiar a quienes han sido leales a Rajoy desde el minuto cero de su agitada andadura y proclaman su independencia como señal de distinción. Como compañeros de viaje de esta campaña de descrédito –que si no hablan bien idiomas, que si son blandengues, que si no dan la talla… – se cita a determinados sectores de CEOE, del Círculo de Empresarios, de la AEB y de otros lobbies que han activado sus tentáculos para influir en el nombramiento del próximo vicepresidente económico.

Rajoy ya ha anticipado que vencerá la tentación tan de moda de la tecnocracia y es consciente también de que para presidir en la tormentosa etapa que se avecina la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos o el Consejo de Política Fiscal, hace falta alguien con mucho conocimiento, pero también con peso incuestionable dentro del PP para que nadie le tosa.

Estas y otras razones invitarían a descartar que vayamos a tener dentro de un mes un vicepresidente económico ‘bizcochable’ y permeable, por tanto, a los intereses de los grupos de presión. Que así sea.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba