Con los leones

Ninguna luna de miel es eterna

España va a perder soberanía fiscal en Europa y las comunidades también van a ceder parte de su autonomía al Gobierno central para garantizar que no gastan más de lo que ingresan. Es una buena noticia porque su encaje final se inserta, además, en el horizonte lejano de 2020, lo que puede permitir una cierta flexibilidad en periodos de recesión como el que ahora está en capilla. Los controles que regirán para los gobiernos regionales no están teniendo demasiada contestación, más allá de los ruidos testimoniales procedentes de Cataluña y el País Vasco, porque el horno no está para bollos y las arcas autonómicas y municipales atraviesan dificultades extremas. De lo contrario, Artur Mas nunca hubiera venido a comer a la mano de Cristóbal Montoro, el único que puede ayudarle a resolver sus problemas.

Si la ley de Estabilidad que este viernes estudió el Consejo de Ministros se hubiera planteado en época del tripartito catalán de Montilla o con Ibarretxe en el sillón de Vitoria, España entera hubiera ardido en llamas y algunos medios de comunicación estarían desbordados de titulares explosivos. Asistimos, pues, a una época de contención que viene propiciada también por el dominio que ejerce el PP sobre la mayoría de las comunidades y grandes ayuntamientos. Afortunadamente, Cataluña ha salido del escaparate nacional y las andanzas de Amaiur por Madrid se han reducido al escalón de la anécdota. La crisis lo invade todo y la inquietud ciudadana nada tiene que ver ya con las peleas territoriales sino con la eficacia real de las medidas que va a adoptar el Gobierno para crear empleo.

Por eso es importante que de cada Consejo de los viernes nazcan soluciones. Son tantas las expectativas creadas que lo único imperdonable sería que la bicicleta se frene. Si todo sale como el Gobierno anuncia, la reforma laboral y la reforma del sistema financiero permitirán un pedaleo constante en las próximas semanas/meses. La inercia de la anterior legislatura obliga a la premura y enfrenta a Mariano Rajoy contra el tiempo. Ojalá esto sea el inicio del inicio, como ha anticipado Soraya Sáenz de Santamaría, porque ninguna luna de miel dura eternamente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba