Con los leones

El Tesoro americano en La Moncloa

Se llama Lael Braynard y llegó a Madrid el lunes con el encargo de Timothy Geithner, responsable del Tesoro estadounidense, de conocer los planes del Gobierno español sobre el rescate. Le recibió en La Moncloa el jefe de la Oficina Económica, Álvaro Nadal, el portavoz habitual que Mariano Rajoy utiliza para transmitir a los responsables económicos de los diferentes gobiernos la posición de España en el endiablado tablero europeo. Nada contrastado se conoce de la conversación entre ambos, pero lo que sí está plenamente confirmado es que los planes de Rajoy son del máximo interés para Obama, temeroso de que en su campaña electoral le impacte el euro en forma de misil. Mario Dragui colocó hace quince días el primer escudo con la apertura del BCE a la compra de deuda, Angela Merkel dobló la protección concediendo a Portugal un respiro para cumplir con los ajustes comprometidos y el Tribunal Constitucional alemán dio ayer el paso decisivo para que la moneda única no se vaya al garete.

La campaña demócrata tiene mucho que agradecerle a los europeos y a España puede venirle de perlas en las próximas semanas que los mercados le den una tregua, pues la compra barata de tiempo es en estos momentos lo que necesita Cristóbal Montoro para terminar de hacer los recortes que permitirían acabar el año con el déficit comprometido con Bruselas y, de paso, evitar que el Gobierno salte por los aires.

La visita de Braynard ha estado rodeada de la máxima discreción, igual que la que están girando estos días a los dos grandes partidos los fondos de inversión americanos más importantes que operan en España. ¿Acudirá Rajoy al rescate? ¿Cumplirá con el déficit? ¿Siguen teniendo las comunidades autónomas suciedad bajo las alfombras? Estas son las preguntas que más repiten mientras respiran en el entorno de La Moncloa aires algo más optimistas que antes del verano. A fin de cuentas, el BCE ha movido ficha y, en el mejor de los mundos posibles, tal vez a España podría bastarle con demostrar que el bazuka que Dragui ha puesto a su disposición está cargado de munición aunque no llegue a utilizarla.

Hay cerca de 700.000 millones depositados en los bancos que esperan el regreso de la confianza para volver a activar la economía. A nadie le interesa la catástrofe y Estados Unidos sigue siendo un país muy poderoso con alto poder de penetración en las más altas instancias europeas. Quien le iba a decir a Rajoy que uno de sus más eficaces aliados iba a ser Obama.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba