Con los leones

Bildu hace una gran caja en Guipúzcoa

En el remolino del cese “definitivo” de la violencia hay aspectos de la realidad que pasan desapercibidos, pero van a marcar el futuro. Uno de ellos es el aumento de la recaudación que engorda las arcas de la Diputación de Guipúzcoa desde que la izquierda abertzale accedió a ella después de las elecciones del 22 de mayo. Nadie se atreve a dar números, pero es un dato a tener en cuenta ahora que el mal llamado ‘impuesto revolucionario’ parece que ha pasado a mejor vida y los empresarios vascos respiran más tranquilos.

 Esta es la apariencia. Pero hay gente informada que dice que si se recauda mucho más es porque el miedo se ha disparado. Es lógico que no sea plato de buen gusto que tus datos personales y familiares (DNI, domicilio, trabajo, ingresos…) caigan en manos de gestores públicos que hasta hace dos días, como quien dice, no habían salido del ambiente de las herriko tabernas.

 A Mariano Rajoy le va a tocar pilotar esta realidad y el día a día de un País Vasco en el que el previsible fin de ETA va a terminar de enderezar la recomposición del mapa nacionalista, engendrando un discurso institucional radical e independentista.

 La herencia de Zapatero no es manca. Y si Rubalcaba fracasa, podremos comprobar, incluso, la solvencia de la ley de Murphy: uno de los aspirantes al futuro liderazgo del PSOE es Patxi López, de compras con su mujer en Nueva York cuando ETA enterraba cuarenta años de horror. Cuestión de reflejos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba