Como la vida misma

Valor y precio

Con ser viejo el debate respecto al valor que aporta el asesoramiento financiero y el de su justo precio, no por eso deja de ser una cuestión muy relevante tanto para los profesionales que prestamos dichos servicios como para los clientes que nos los demandan.

La sensación general (y desde luego la mía en particular) es que existe una gran diferencia entre el valor que como profesionales ofrecemos y la percepción del mismo por parte de nuestros clientes así como una discrepancia - cuando no incomprensión - respecto al precio a pagar por nuestro asesoramiento financiero.

Hay un aspecto que por sí solo aporta un valor innegable respecto a nuestra labor profesional y es que en muchos casos, la mayoría de las personas no se han parado a averiguar lo que realmente esperan de su vida económica y, por consiguiente, a determinar una serie de objetivos financieros significativos a alcanzar.

Como profesionales financieros, nosotros tenemos la capacidad de identificarlos y poner todo nuestro conocimiento y expertise a disposición de nuestros clientes haciendo más probable la consecución de los mismos. Esto aporta y añade un valor considerable a nuestra labor profesional.

Pero es que tras estos últimos tiempos de ansiedades, turbulencias y descalabros financieros diversos, nuestra labor profesional suma enteros, pues no solo identificamos y ordenamos los objetivos financieros de nuestros clientes, sino que, cuando nos reunimos con ellos y les ponemos en orden sus asuntos financieros, transformamos su ansiedad por un sentimiento de tranquilidad.

Respecto al tema de los honorarios profesionales, lo que sería natural, es decir el pago por un servicio profesional, la respuesta habitual es la de que se trata de una meta poco menos que imposible pues el cliente ni está acostumbrado ni se va a acostumbrar a pagar por servicios de este tipo que bancos e intermediarios financieros ofrecen "gratuitamente".

Siendo indiscutible que esto último es una percepción claramente equivocada, la aguda crisis financiera en la que seguimos instalados y sus consecuencias en el patrimonio y la confianza de los inversores ha provocado que cada vez sean más los clientes que están dispuestos a pagar por una planificación de sus finanzas profesional, independiente y sobretodo libre de conflictos comerciales y/o de intereses para lograr sus objetivos económicos.

Por otra parte, los beneficios económicos obtenidos de la ayuda que como asesores financieros profesionales y regulados prestamos a nuestros cliente a la hora de diseñar, implantar y seguir su plan de inversión suelen superar con creces a las comisiones pagadas por lo que su valor es mucho mayor que cualquier honorario que podamos recibir.

En todo caso, desengáñense, los tiempos del asesoramiento financiero gratuito e invalorable han acabado. Y es que como me decía un querido profesor de finanzas: "Si eres bueno en esto, no lo hagas gratis".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba