OPINIÓN

Soy el Rey. ¿Qué pinto aquí?

Felipe está preocupado, nunca pensó que la situación se tornaría tan complicada, al menos eso le habían dicho.

Soy el Rey. ¿Qué pinto aquí?
Soy el Rey. ¿Qué pinto aquí? EFE

Martes 3 de octubre. El rey Felipe se encuentra en su despacho. Está esperando la visita del presidente Mariano para analizar los hechos ocurridos en Cataluña.

Felipe está preocupado, nunca pensó que la situación se tornaría tan complicada, al menos eso le habían dicho, pero los fantasmas de sus ancestros le vienen a la cabeza, y le susurran constantemente: “No cometas el mismo error que nosotros…”

De repente, un asistente llama la atención del rey.

—Majestad. El jefe de la casa real solicita permiso para ser recibido. Le acompaña el presidente del gobierno.

—Muchas gracias. Por favor, hágales pasar.

Jaime cruza el umbral de la puerta acompañado de Mariano, se estrechan la mano y toman asiento.

—Buenos días Señor. ¿Ha dormido bien? —pregunta Mariano

—La verdad es que no. ¿Buenos días… dice usted, señor presidente? —contesta Felipe

—Le encuentro un poco tenso esta mañana Majestad. —pregunta Jaime.

—¡Claro que estoy tenso! Ustedes me aseguraron varias veces que el problema catalán no tendría trascendencia, y ahí tienen el resultado. —responde Felipe.

—Majestad, no tiene por qué preocuparse. El gobierno tiene la situación controlada. —comenta Jaime.

—Por favor Jaime. ¿Está usted ciego? La ONU nos apercibe, la Comisión Europea nos anima a no usar la violencia y a dialogar, la prensa internacional piensa que somos unos bárbaros, los separatistas han ganado la batalla mediática gracias a vuestra incompetencia y el parlamento de Cataluña está decidido a aprobar la declaración de independencia. ¿A esto le llama usted tener la situación controlada? —señala Felipe

—Señor, créame que es así. Tenemos el apoyo de los partidos mayoritarios. —argumenta Mariano.

—Mire presidente. Jamás en la historia de España se ha producido una situación en la que las instituciones del Estado, en lugar de hacer frente a sus deberes constitucionales y de protección de los derechos humanos más elementales de sus ciudadanos, hayamos permitido la violación sistemática de los mismos por un grupo independentista sin razón jurídica o histórica alguna que los ampare, provocando un grave conflicto en la sociedad. —añade Felipe

—Los independentistas no tienen nada que hacer, Majestad, debe confiar en nosotros. —contradice Jaime.

—Me temo que mi confianza en ustedes se está erosionando. Soy el rey de España, el jefe del Estado, garante de su unidad y permanencia, y me corresponde arbitrar y moderar los conflictos entre instituciones. Ante un golpe de Estado en toda regla que constituye la mayor amenaza para la unidad de España debo actuar, de lo contrario estaré abandonando mis deberes constitucionales. —afirma Felipe.

—Por favor, Majestad, no haga caso de esa disparatada teoría. Ya le hemos explicado que su tarea de “arbitrar y moderar” es un mandato que solo cabe interpretar en privado y nunca en público. —apunta Jaime.

—Mire Jaime. Empiezo a estar bastante cansado de esas palabras. También me molesta especialmente que el gobierno me haga los discursos y me diga constantemente dónde tengo y no tengo que ir. Si no puedo ejercer mis funciones de jefe del estado ¿qué pinto aquí? —pregunta Felipe.

—Majestad. Su figura es fundamental para mantener el orden institucional. La ciudadanía le adora. —insiste Jaime.

—¿De qué sirve eso si tengo que contemplar cómo mi país se desmorona sin poder hacer nada porque los mismos políticos que han provocado los problemas me constriñen mis obligaciones constitucionales? En ocasiones me planteo si no sería mejor prescindir de esta figura monárquica con relevancia menguante y sustituirla por un jefe del estado votado por los ciudadanos. En definitiva, convertir esto en una república. —sugiere Felipe.

—Señor. No diga tal cosa. Le reitero que el gobierno tiene el asunto bajo control y usted debe mantenerse al margen. —repite Mariano.

—No estoy de acuerdo presidente. Ante un golpe de Estado público y abierto, ante la persecución, la intimidación y el atentado diario contra los derechos humanos más elementales de los catalanes no nacionalistas, a los que usted ha abandonado a su suerte, y ante el creciente sentimiento separatista provocado por sus disparatadas políticas, mi obligación constitucional es inexcusable y en estos momentos tiene que ser más publica que nunca. —dice Felipe

—Pero… Majestad, esto no debe ser materia de su competencia. —discrepa Jaime.

—Lo siento, pero no estoy de acuerdo. He tomado una decisión irrevocable. Hoy mismo realizaré una intervención pública a las nueve de la noche en todas las televisiones del país anunciando que el próximo sábado al mediodía lideraré una gran manifestación civil en la ciudad de Barcelona sin ningún tipo de escolta policial o militar. Convocaré a todo el pueblo catalán, que hablará en masa nunca ante conocida y le mostraremos a los independentistas la realidad ante sus propios ojos, que no es otra que Cataluña es, y siempre será, parte de España. —afirma Felipe.

—Señor. Debo insistir es que recapacite. —susurra Mariano.

—Mire, señor presidente. En su día ya me provocó especial sonrojo su inexplicable actitud cuando declinó la formación de gobierno, algo inaudito e impropio de un candidato. Ahora, tras su nefasta gestión del asunto catalán, le sugiero que presente la dimisión para que otra persona pueda dirigir el país con garantías. Y una cosa más. Ante todo, por favor, déjeme hacer mi trabajo, porque si no lo hago, tendré bien merecido mi destino y mi destierro. —sentencia Felipe.

PD: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Hoy les dedico el tema “Here I Go Again” de Whitesnake https://youtu.be/WyF8RHM1OCg

Nota Importante: Que los árboles de Cataluña no nos impidan ver el bosque. La deuda pública ha crecido nuevamente hasta los 1,58 billones de euros batiendo todos los registros. Mariano ha aumentado la deuda desde que llegó a la Moncloa en nada menos que 626.000 millones de euros. En cuanto al empleo, en septiembre 5 de cada 100 contratos fueron indefinidos a tiempo completo


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba