OPINIÓN

El Banco de España se hunde en el fango de la corrupción política

Nuestro Banco de España, otrora garante de las finanzas españolas, hoy se ahoga en el fango de la corrupción, sirviendo como coartada a los desmanes de la clase política.

El Banco de España se hunde en el fango de la corrupción política.
El Banco de España se hunde en el fango de la corrupción política. Europa Press

Los ciudadanos estamos más que hartos de ver como los políticos convierten a diario las instituciones públicas en herramientas para perpetuar la corrupción sistémica que padece nuestro país.

El Banco de España, que en tiempos fue uno de los bancos centrales con mayor reputación por su elevado nivel técnico y supervisor, no ha escapado a los tentáculos de la clase política, y desde hace años, lamentablemente, navega sin rumbo por los lodazales de la corrupción capitaneado por auténticos piratas con patente de corso emitida desde Moncloa.

El cúmulo de despropósitos que vienen protagonizando los dirigentes del Banco de España en los últimos doce años es de dimensiones siderales

El cúmulo de despropósitos que vienen protagonizando los dirigentes del Banco de España en los últimos doce años es de dimensiones siderales, provocando un daño generalizado en la nación que difícilmente podrá ser revertido mientras los gobernadores sigan siendo nombrados por el presidente del gobierno de turno.

En mayo de 2006, la Asociación de Inspectores del Banco de España envió a Pedro Solbes una carta denunciando el desmesurado optimismo mostrado por el gobernador Jaime Caruana ante la presencia de graves desequilibrios en los bancos y cajas de ahorro, alertando de la inminencia de una crisis sistémica de deuda, técnicamente denominada recesión de balances, provocada por la complaciente actitud de las autoridades económicas y monetarias ante el desmedido crecimiento del crédito.

¿Cómo respondió el Gobierno y el Gobernador títere? Haciendo caso omiso a las advertencias y relegando laboralmente a los ejemplares funcionarios que estaban cumpliendo con su obligación. Las consecuencias ya las sabemos todos. Depresión, millones de empleos destruidos y centenares de miles de empresas quebradas. Una crisis de la que aún no hemos salido con una deuda inmensa imposible de pagar.

Años después, en 2011, los inspectores reclamaron que se garantizara por ley su independencia profesional frente a los órganos rectores del banco central para garantizar el bienestar de las familias y empresas españolas.

Nuevamente hicieron caso omiso y utilizaron al Banco de España como “coartada muda” ocultando que los bancos y las cajas de ahorro estaban quebradas

Sin embargo, los desastres pasados no parecieron ser suficientes para estos políticos nefastos y depredadores. Nuevamente hicieron caso omiso y utilizaron al Banco de España como “coartada muda” ocultando que los bancos y las cajas de ahorro estaban quebradas y para de ese modo permitir estafas a los ciudadanos con el objeto de recapitalizar las entidades mediante productos como las preferentes, las obligaciones subordinadas o la “exitosa salida a bolsa” de Bankia, provocando la ruina a centenares de miles de personas y la puntilla definitiva a la función de supervisión del Banco de España que sería asumida por el Banco Central Europeo en la práctica totalidad tras el inevitable rescate solicitado por Rajoy a la Unión Europea en 2012.

Más tarde, en 2016, los inspectores del Banco de España publicaron una dura carta criticando a la entidad por pasividad, autocomplacencia y, en definitiva, falta de control sobre las entidades financieras.

De nuevo, la clase política desoyó las advertencias y un nuevo terremoto sacudió el sector financiero. El Banco Popular, en tiempos el banco más rentable y solvente de España, es liquidado y vendido en veinticuatro horas al Santander, dejando a miles de accionistas en la ruina y unas enormes dudas en una decisión a todas luces arbitraria. ¿Será el último? Naturalmente que no.

Recientemente, la Inspección del Banco de España alertó en el Congreso de los Diputados de que el nuevo sistema de supervisión "puede conducir a un desastre mayor que el sufrido"

Recientemente, la Inspección del Banco de España alertó en el Congreso de los Diputados de que el nuevo sistema de supervisión "puede conducir a un desastre mayor que el sufrido, ya que no se está llevando a cabo una auténtica supervisión in situ de las entidades de crédito europeas, no se está comprobando con todo rigor el cuadro contable, la conciliación contable, los datos de origen, los datos de balance, etc., desde hace ya casi tres años. Esa es la realidad en la que vivimos y es nuestra obligación desde la prudencia, pero también desde la honestidad para con el Banco de España y para con ustedes transmitírsela.

¿Cómo reacciona el Gobierno y el Gobernador títere? Nuevamente desoyendo las advertencias de los profesionales y represaliando a los funcionarios críticos que detectan debilidades en las entidades financieras supervisadas, apartándolos de sus funciones o penalizándolos en beneficio de los oligarcas bancarios que financian las inmensas deudas de los partidos políticos que en muchos casos acaban siendo condonadas.

Es prioritario que Ciudadanos vele por el correcto funcionamiento del Banco de España

Nuestro Banco de España, otrora garante de las finanzas españolas, hoy se ahoga en el fango de la corrupción, sirviendo como coartada a los desmanes de la clase política y como elemento encubierto para la emisión indiscriminada de Deuda Pública sin control práctico alguno mediante la Circular 4/2011, que permitie al Ministro de Hacienda autorizar las emisiones de Deuda Pública, cuyos excesos entierran en deuda a varias generaciones de españoles, sin el control del Congreso de los Diputados, tal como manda la Constitución.

Es prioritario que Ciudadanos vele por el correcto funcionamiento del Banco de España, exigiendo a Rajoy que cesen estas actuaciones desafortunadas y desarrollando un proyecto para que, cuando dirijamos el gobierno de la nación, se pongan en marcha las medidas necesarias que otorguen al supervisor plenas garantías e independencia para desempeñar su labor.

Como homenaje a la gran poeta española Gloria Fuertes, en el centenario de su nacimiento, les recito una parodia dedicada al Banco de España de su famosa obra “El Camello Cojito”.

El Banco se pinchó

con un cardo en el camino

y el mecánico Mafo le dio vino.

Caruana fue a repostar

más allá del quinto pino....

el intranquilo Mafo

consultaba su "Longinos".

—¡No llegamos, no llegamos

y el Santo Burbujón ha venido!

Son las doce y tres minutos

y tres gobernadores se han perdido-.

El Banco cojeando

más medio muerto que vivo

va despeluchando su felpa

entre los troncos de olivos.

Acercándose a Linde,

Mafo le dijo al oído:

—Vaya birria de Banco

que en Moncloa te han vendido.

A la entrada de la Crisis

al Banco le dio hipo.

—¡Ay, qué tristeza tan grande

con su belfo y en su hipo!

Se iba cayendo la mirra

a lo largo del camino,

Caruana lleva los cofres,

Mafo empujaba al bicho.

Y a las tantas ya del alba

(ya cantaban pajarillos)

los tres gobernadores se quedaron

boquiabiertos e indecisos,

oyendo hablar como a un Hombre

a un Niño español recién nacido.

—No quiero oro ni incienso

ni esos tesoros tan fríos,

quiero al Banco, le quiero.

le quiero, repitió el Niño.

A pie vuelven los tres gobernadores

cabizbajos y afligidos.

mientras el Banco, ya aseado,

le hace cosquillas al Niño.

PD: Hoy les dedico el tema “Kiss From A Rose” de Seal https://youtu.be/AMD2TwRvuoU


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba