Cayo Lara

La necesaria tarea de comunicar

Siempre es alentador comprobar cómo el empuje de nuevos proyectos se abre camino en medio de la dura realidad que nos envuelve; la realidad nuestra más inmediata y esa otra de la que tenemos conocimiento por lo que se nos cuenta a través de los medios de comunicación. Es evidente que la política, la economía o la cultura caminan juntos y por ello es necesario –siempre lo fue, pero hoy constituye una urgente prioridad- impulsar medios de comunicación que permitan abrir nuevos horizontes, y más aún cuando se trata de información y de actualidad.

Ningún país, ninguna democracia, puede permitirse el lujo de no tener unos medios independientes. Pero cuando esa circunstancia sufre algún menoscabo, siempre es mejor tener a nuestra disposición muchas y diversas voces que nos ayuden a contrastar esa realidad que nos ha tocado vivir. El derecho a la información, un derecho constitucional que detentan los ciudadanos, debe ser garantizado para un buen funcionamiento de la democracia. Una ciudadanía bien informada podrá participar más y mejor en las decisiones, y a ello han de contribuir los medios de comunicación: como vigilantes de los que gestionan la cosa pública y como garantes de que la información de lo que ocurre les llega a los ciudadanos.

Ofrecer una información rigurosa, con una clara separación entre lo que es la información y la opinión, prestar un servicio de calidad y proporcionar a los ciudadanos los datos necesarios y más relevantes para interpretar la realidad han de ser los objetivos más importantes de un medio de comunicación.

En el apartado de la comunicación, internet ofrece un excelente panorama para los nuevos medios. En este sentido las posibilidades técnicas que ofrece la red son magníficas, pues en ese terreno se igualan las posibilidades. Hay ejemplos extraordinarios de medios de comunicación digitales que, respaldados con muy pocos medios, pero empujados por la fuerza de una enorme confianza y laboriosidad se han convertido en referentes internacionales, por la calidad de sus informaciones y por la brecha que supone su presencia entre los gigantescos grupos de comunicación.

Así pues, con el mayor de los alientos que soy capaz de transmitiros, os animo en vuestra tarea de comunicar y de decir lo que ocurre. Los tiempos convulsos que hoy vivimos necesitan de una información veraz y de profesionales que se atrevan a contarla.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba