El Buscón

Prohibido enchufar los móviles en Plaza de Castilla: declara la testigo principal del caso Rato

Juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid.
Juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid. EFE

Lunes. 12 horas. Juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid. Octava planta. Ciudadanos anónimos, imputados, letrados, personal de limpieza y mantenimiento sí pueden recorrer el pasillo sin problemas. Los periodistas, no.

La razón es que allí está declarando como testigo ante el juez Antonio Serrano-Artal, la jefa de la Oficina Antifraude de Hacienda Margarita García Valdecasas por el denominado 'caso Rato'. En el pasillo desde el que se accede al juzgado, una decena de informadores pendientes de 'rascar' algo de su testifical.

Sin embargo, los periodistas tienen prohibición de acercarse a la puerta del juzgado de Instrucción Número 31 y así se lo hacen saber dos vigilantes de seguridad de la empresa privada encargada de velar porque reine la paz en los juzgados de Instrucción de la capital. No obstante, el momento más surrealista se produce cuando un redactor de una radio decide poner a cargar la batería de su 'smartphone' en un enchufe ubicado en el pasillo de la octava planta; obviamente, en el espacio en el que sí pueden permanecer los informadores.

El periodista dueño del móvil estaba respetando a rajatabla las normas

En ese momento, un vigilante de seguridad con un 'walkie talkie' en mano le dice al citado periodista que tiene que desenchufar su teléfono inteligente ante el asombro del resto de compañeros de los medios de comunicación. La pregunta del millón ¿por qué? "No se puede consumir electricidad y son órdenes de mi jefe de servicio".

Huelga decir que el periodista dueño del móvil estaba respetando a rajatabla las normas que hay en los juzgados de Plaza de Castilla que impiden hacer vídeos o fotografías con cualquier tipo de dispositivo (cámara de televisión, de fotografías, móviles, etc.).

Lo más chocante de todo es que aunque pueda parecer disparatado, es la segunda vez que este Buscón presencia cómo en los juzgados de Madrid se le llama la atención a un periodista por cargar la batería de su teléfono dentro de esta partida judicial. Ya ocurrió cuando declaró el conde de Fontao en marzo de 2013 por el caso Nóos y un escolta de la Casa Real amenazó a un informador de acusarlo de un "delito de sustracción de los fluidos eléctricos" por tener enchufado su dispositivo a la corriente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba