El Buscón

Pedro J. 'empapela' la web de 'El Mundo' con publicidad de su nuevo periódico

     

Pedro J. Ramírez, exdirector de 'El Mundo'.
Pedro J. Ramírez, exdirector de 'El Mundo'. EFE

El resentimiento que durante tanto tiempo ha manifestado Pedro J. Ramírez hacia su antigua empresa parece haberse extinguido. Eso sí, en pos del buen funcionamiento de su nuevo periódico digital, El Español. Cuando fue destituido como director de El Mundo, acusó a los responsables de Unidad Editorial de haber cedido ante las presiones del Gobierno que exigían su cabeza y de silenciarle con una cláusula que le impedía escribir para otro medio de comunicación en unos cuantos meses. El editor se definió entonces como una víctima de Moncloa, se erigió en abanderado del periodismo libre y comenzó su particular batalla contra la prensa amiga del establishment, entre la que situó al diario que encabezó desde 1989 hasta 2014. Pero ahora parece haber aparcado las diferencias con sus antiguos jefes, pues ha decidido anunciar su cabecera en Elmundo.es. El negocio es el negocio.

La repentina aparición en la edición digital de este periódico del león que Pedro J. ha situado como emblema de El Español ha causado una gran sorpresa entre los periodistas de la corte. Máxime cuando Ramírez se ha mostrado especialmente susceptible con su antigua empresa desde que decidió fulminarle. Sin ir más lejos, a principios de septiembre, cuando Unidad Editorial anunció la salida de su suplemento Papel con el reclamo "dicen que el papel ha muerto, pero nosotros respondemos que Papel está a punto de nacer", el editor saltó como un resorte, al considerar esas frase como un ataque personal. ¿Por qué? Porque la empresa que alberga su nuevo diario se llama NoHaceFaltaPapel, S.L., en referencia a su creencia de que el futuro de la prensa está en internet.

Pero Pedro J. parece haber dejado momentáneamente a un lado estas rencillas por el bien de su nueva empresa, que se encuentra en pleno proceso de expansión y necesita que suba su contador de visitas para conseguir anunciantes y, por tanto, para aspirar a hacer rentable un diario en cuya puesta a punto no ha escatimado en gastos y en el que ha invertido la millonaria indemnización que recibió por su despido. Por esa razón, ha aparecido un banner de su periódico en Elmundo.es. Eso sí, habría que ver hasta qué punto beneficia esto a la cabecera de Unidad Editorial, que ha confiado su futuro a su edición digital ante la debacle que está sufriendo el periódico. Sólo en el último año, sus ventas se han reducido un 20%.

Lo que parece claro -así se desprende de este asunto- es que Pedro J. ha modulado algunos de sus principios en los últimos tiempos. Basta con observar el documento en el que se reflejan las "obsesiones" de su nuevo periódico para cerciorarse de este hecho. En su primera edición, presentada en agosto, Ramírez hacía un llamamiento a los poderes públicos para "fomentar el pluralismo en vez del duopolio" en la televisión española en abierto. En su segunda versión, que salió a la luz en octubre, simplemente exigía "fomentar el pluralismo" y eliminaba el término "duopolio". Este Buscón ha podido saber que a Atresmedia y a Mediaset no les hace ninguna gracia que les definan con esta palabra, lo que ha llevado a Pedro J. a retirarla de su declaración de principios, puesto que necesita de estas cadenas para airear sus exclusivas. Y porque también quiere que sus periodistas sean invitados a sus tertulias. Éstas son mis obsesiones pero, si no le gustan, tengo otras.

Los problemas de El Español

Mientras Ramírez maquilla sus principios fundacionales de forma más o menos velada, la puesta a punto de su proyecto sigue en marcha. Su primera edición "en pruebas" vio la luz el pasado 7 de octubre y, desde entonces, ha publicado varias exclusivas de la corrupción en Cataluña y algunas más o menos polémicas sobre la Casa Real o sobre los líos de Moncloa.

Su redacción está compuesta por casi un centenar de personas, aunque no se puede decir que reine una total armonía en el grupo, puesto que existen manifiestas desavenencias entre los miembros de su cúpula directiva. En un lado de la trinchera se encuentra la pareja conformada por Eduardo Suárez y por su hija, María Ramírez, que es partidaria de potenciar los reportajes en profundidad y los artículos más asociados a las publicaciones dominicales. En el otro, se sitúa Fernando Baeta, hombre de confianza de Pedro J. en El Mundo que apuesta porque El Español se centre en la actualidad "pura y dura" y sus periodistas concentren sus esfuerzos en la búsqueda de exclusivas relacionadas con la política y la corrupción.

Su editor transmite en público que todo su equipo persigue el mismo objetivo y que los problemas más graves a los que se han enfrentado son los informáticos. Pero a este Buscón le han llegado testimonios de varias fuentes que afirman que la relación entre algunos de los responsables del periódico no es ni mucho menos cordial. Eso sí, ya se sabe que, por muy fuertes que sean este tipo de desencuentros, siempre hay espacio para el perdón y para el olvido. Que se lo pregunten a Pedro J., que ha decidido invertir una parte de su dinero en publicitarse en su antigua empresa. La que le traicionó.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba