El Buscón

Sánchez a Bono, delante de las cámaras: "Ven aquí que esta imagen les va a gustar"

Tres generaciones del PSOE, con muchos ministros, se reúnen para escuchar a Antonio Carmona, la esperanza socialista para hacerse con la alcaldía de Madrid.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y el expresidente del Congreso, José Bono
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y el expresidente del Congreso, José Bono EFE

La conferencia que pronunció el martes Antonio Miguel Carmona, el candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid, en el Hotel Ritz reunió a tres generaciones de socialistas: la de Felipe González, de José Luis Rodríguez Zapatero y la de Pedro Sánchez. Hubo ministros de los dos primeros y miembros de la Ejecutiva de Sánchez.

Carmona quiso unir en una misma sala a todos e incluso llamó a muchos de ellos personalmente para que acudieran a la charla. La mayor parte aceptó el ofrecimiento y asistió a la conferencia de un candidato que aún no tiene contrincante en la derecha. Sin embargo, los socialistas, como los propios miembros del PP, ya dan por descontado que la candidata popular será Esperanza Aguirre. “Con ese planteamiento estamos comenzando a trabajar”, decía uno de los colaboradores de Carmona después de la charla.

Una de las frases más curiosas de la mañana en el Ritz fue la que pronunció el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, cuando se encontró en el hall a José Bono. El expresidente de Castilla-La Mancha fue protagonista hace algunos meses de una cena con José Luis Rodríguez Zapatero y el secretario de Podemos, Pablo Iglesias. Esta reunión no sentó bien en Ferraz.

A pesar de ello, la gente de Sánchez dice que las relaciones con José Bono son buenas, algo que no se puede decir de otros líderes socialistas. Pedro Sánchez le dijo a Bono en presencia de decenas de fotógrafos y cámaras: "Ven, que esta imagen les va a gustar". Zapatero llegó el último a la conferencia, de hecho hubo que esperarle para empezar. Cruzó sólo miradas con Joaquín Leguina, con quien no mantiene precisamente una buena relación, mientras saludaba efusivamente al resto de compañeros socialistas.

El que tuvo mala suerte fue el secretario general del PSM-PSOE, Tomás Gómez, que se sentó solo porque el invitado asignado a su mesa decidió no asistir. Algunos quisieron ver en esa imagen la soledad del candidato del PSOE a la Asamblea.

Ya entrada la charla entró el nuevo presidente de los empresarios madrileños, Juan Pablo Lázaro, de quien no se tiene noticias de que no se hable con Gómez, como sucedía con su antecesor, Arturo Fernández. Antonio Carmona le echó una mano a su secretario general, herido por el sobrecoste millonario del tren de Parla. “No pondría una mano por Tomás Gómez, pondría las dos”, dijo Carmona.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba