El Buscón

Javier López Madrid: “Esto es una absoluta locura; no tengo nada que ver, nada, y nada que ocultar”

           

Javier López Madrid
Javier López Madrid EFE

“Pero ¿a cuántos buscastes (sic) para que agredieran a la judía? Salen tíos hasta debajo de las piedras contando que les quisistes contratar y te rechazaron porque no agreden a niños ni a mujeres. Cada vez demuestras que has sido más imbécil. No te podemos ayudar. Esperemos que aunque lo sabe todo el mundo, no puedan demostrarlo. Pide un informe siquiátrico de la judía. No sale a lugares con gente y no sale con sus hijos porque se siente culpable. Un siquiatra tal vez te saque de esto.

Se dice por Madrid que la dermatóloga te plantó y te has obsesionado con ella y que la torturas hace casi un año porque sueñas con follártela. Si lo que nos han contado de tres días en una habitación es cierto, te entendemos. El otro dice que seguía su ritmo. ¿Tú no podías y te dejó? Te avisamos que tu teoría del acoso es imposible de creer. ¿Has necesitado agredirla un año para resolverlo? Todos piensan que la puteas por obsesión y despecho. El juicio va a hundirte y además si no lo gestionas bien te va a llevar a la cárcel. La judía cree que eres un monstruo loco que de normal pasó a sicópata y quiere matarla. Parece dispuesta a todo para salvar a sus hijos.

Si en la visita a su despacho se hubiera resuelto, Villarejo se hubiera quedado sin empleo. Él ya sabía que no era cierto y qué hacer. Villarejo dice que va a enviarte un regalo a gran vía de Malgrats o Pedro el Grande. Madrid es una comidilla y no sales bien parado, porque los que han oído tu versión (por bocazas) dudan y preguntan, y al escuchar los hechos están escandalizados aunque no te lo digan y te den la razón. Se oye que te gusta dar caña a las tías y pegarles y que ya te han sacado de algún lío. Más de uno hablará por pasta. Te va a costar explicar lo que todos han puteado a la judía desde hace un año. Empiezan a correr rumores de que eres un loco y vienen de algunos de tus “amigos”.

El párrafo anterior corresponde al primer mensaje, transcrito tal cual, que figura en un informe de 62 folios que la Guardia Civil –en concreto agentes pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial, Equipo Mujer Menor (EMUME), de la Comandancia de Madrid- entregaron el 9 de diciembre pasado a la magistrada juez del Juzgado de Instrucción nº 39 de Madrid, Belén Sánchez. “Como continuación a mi Oficio de fecha 18 de noviembre de 2014, y número de salida 3066, en relación con las Diligencias Previas Procedimiento Abreviado 487/2014 de ese Juzgado de Instrucción número 39, adjunto se remite a su señoría informe y un (01) CD-R. Dicho informe contiene análisis de activación de repetidores, respuestas de Compañías de Telefonía, así como otras gestiones practicadas. Lo firma el teniente jefe del Área de Delitos contra las Personas”.

Hablamos de la denuncia interpuesta por E.P.R. (la judía de la parrafada arriba transcrita), dermatóloga con consulta en la Clínica Quirón de Madrid y esposa de un reputado cirujano, contra el financiero Javier López Madrid, consejero delegado del grupo Villar Mir e íntimo amigo de los reyes Felipe VI y Letizia, por presunto acoso sexual reiterado que habría comenzado en julio de 2012. El texto reproducido en cursiva corresponde a una de las numerosas “amenazas” que López Madrid, casado con Silvia Villar Mir, habría recibido como consecuencia de su tormentosa relación con quien durante años había sido médico de su familia.

Un informe para demostrar que la denunciante está “loca”

Resulta que el informe de la Guardia Civil que obra en manos de este diario –y los numerosos mensajes que en él se incluyen, todos del mismo tenor- está siendo distribuido por los amigos de López Madrid, con la intención de demostrar que la doctora es una mujer entre enloquecida y despechada, dispuesta a arruinar la vida de un hombre con el que simplemente tuvo un affaire ocasional. El financiero ha contratado los servicios de Estudio de Comunicación (donde trabaja Jesús Ortiz, padre de la reina Letizia), la conocida firma de consultoría de comunicación y relaciones públicas (nada menos que 160 profesionales) que dirige Benito Berceruelo y que fundó el afamado Ladislao Azcona, socio para más señas de López Madrid en la gestora de patrimonios Tressis, recientemente adquirida por el andorrano MoraBanc.

Los 62 folios que la Guardia Civil le ha remitido a la juez Sánchez no aclaran gran cosa. Son, desde luego, un dechado de conocimiento del mundo de la telefonía móvil y, sobre todo, del arte de localizar dónde están los interlocutores de una conversación (ojo al dato). Que si tal llamada se hizo desde tal antena, que si este mensaje se mandó desde aquella otra, que si resulta que las antenas están en la misma zona, cada compañía utiliza una diferente… Todo para concluir, y aquí está el meollo de la cuestión, que la supuesta víctima del acoso sexual puede que también sea la autora de los mensajes que pretenden incriminar a López Madrid, una conclusión a la que los guardias civiles del EMUME llegan casi sin querer, desde luego sin querer decirlo abiertamente, basándose en que el teléfono de la médico y el que realiza las llamadas están siempre muy cerca cuando conectan entre sí, y en que, además, suelen situarse o bien cerca del domicilio de la dermatóloga o del centro médico donde trabaja.

En segundo lugar, que en las dos únicas ocasiones que esto no fue así coincide con los momentos en los que E.P.R. denunció haber sufrido supuestos seguimientos por parte de vehículos desconocidos. Una, en la localidad madrileña de San Martín de la Vega, y la segunda, en la soriana de Quintana de Gormaz. Sucesos estos a los que los agentes tampoco dan mucha credibilidad.  Y, en tercer y último lugar, por el lugar dónde se adquirió la tarjeta de pago de la compañía Lebara desde la que se lanzaban las amenazas contra López Madrid: muy cerca del domicilio de la madre de la doctora. Se trata, pues, de un informe que no afirma nada con rotundidad pero que lo dice todo gracias a un alarde de mapas, localización de antenas y perspicacia de picoleto.

¿Qué hace en medio el célebre comisario Villarejo?

Desde luego el informe de la Guardia Civil no aclara en absoluto qué pinta en este lío el comisario José Villarejo, convertido en convidado de todos los banquetes de escándalo que estos días se celebran en España (es parte, como se cuenta en este diario, de la guerra policial abierta en torno al apartamento propiedad del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en Guadalmina). Pero tampoco despeja las dudas sobre el hecho de que algunos de los supuestos mensajes amenazantes ideados por la médico contra el financiero se cursaran estando la aludida fuera de Madrid o de vacaciones en República Dominicana, por ejemplo.

El financiero es hoy un hombre al borde de la desesperación, que se considera víctima de una locura obsesiva urdida por una mujer dispuesta a amargarle la vida: “No tengo absolutamente nada que ocultar, nada, y desde luego nada que ver con esa denuncia, y creo que van a ir apareciendo cosas determinantes que van a aclarar todo muy pronto. Sí, naturalmente que estoy mal, muy mal, y que quiero que se aclare todo, que se sepa todo. Pregunte usted donde quiera: puede hablar con mi mujer; puede hablar con mi suegro; puede hablar con mis amigos, esos amigos a los que acosaron; puede hablar con mis hijos, bueno, con ellos no porque ya han sufrido mucho. Puede hablar con quien le dé la gana, que le dirán la verdad. Sí, claro que sí, no tengo nada mejor que hacer ahora con mi vida que aclarar este embrollo y recuperar mi honor”. Un folletón sin precedentes, en suma, con ramificaciones muy peligrosas para personajes muy destacados de este país.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba