El Buscón

¿Esconde el caso López Madrid una guerra entre policías con pedigrí y detectives privados?

    

Son días de hedor a cloaca en esta España nuestra tan corrompida. La decapitación de Ignacio González tras su enfrentamiento con el ya célebre comisario José Villarejo, incluida la publicación de grabaciones de conversaciones privadas, demuestra hasta dónde llega el poder de determinados personajes que se mueven en las sombras. También en estos días, como saben muy bien los lectores de Vozpópuli, se habla permanentemente de un escándalo sexual que ha revolucionado a la jet set. Ahora resulta, según le cuentan a este Buscón, que es probable que el caso que enfrenta a Javier López Madrid y Elisa Pinto esconda o incluya una guerra entre policías y detectives. Si no quieres sopa, toma dos tazas. 

En su entrevista en este diario, la dermatóloga aseguró que el yerno de Juan Miguel Villar Mir había presumido ante ella de haber contratado al famoso comisario Villarejo por indicación de Francisco Granadospara que este comisario, que ya ha demostrado poseer gloriosas informaciones, le ayudase a salir indemne. Ese extremo, por otra parte casi imposible de demostrar, no es nada si se compara con lo que ahora le cuentan a este Buscón. Al parecer, habría involucrados en el caso determinados detectives que trabajarían para hacer daño a algunos de los implicados.  

Las fuentes de este Buscón no se atreven, a pesar del anonimato, a decir claramente qué estarían haciendo estos turbios personajes que parecen sacados de una novela negra sueca

Así, a los whatsapps de contenido sexual, a los correos electrónicos picantes, a los dos apuñalamientos y al largo etcétera de detalles escabrosos del caso, habría que sumar una pelea entre bastidores entre policías más o menos legales y alguna agencia de investigadores. Lo que faltaba. Las fuentes de este Buscón no se atreven, a pesar del anonimato, a decir claramente qué estarían haciendo estos turbios personajes que parecen sacados de una novela negra sueca. Pero, eso sí, lanzan preguntas para que los buenos entendedores saquen conclusiones.

¿Cómo es posible que en una misma causa existan pruebas tan contradictorias entre sí? ¿Por qué la doctora afectada se ha visto obligada a denunciar ante el Ministerio de Interior el cúmulo de errores, unos policiales y otros judiciales, acaecidos durante la instrucción? ¿No huele a que algunas de todas las evidencias que obran en la causa hayan sido prefabricadas por alguien para inducir a creer una determinada versión? ¿Hasta dónde llegan los tentáculos de determinados agentes del orden que tanto aparecen ahora en los periódicos? Contesten ustedes, si es que pueden... 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba